La identidad e historia de Alausí se cimentan sobre sus 5 patrimonios

- 06 de octubre de 2019 - 00:00
Las artesanías de Alausí se confeccionan con fibras vegetales e hilos y lana de ganado ovino y de camélidos provenientes de los páramos andinos.
Foto: Roberto Chávez / ET

La riqueza arquitectónica, natural, arqueológica, cultural y ferroviaria de este cantón chimboracense lo convierten en un referente artesanal, artístico y folclórico del país. El próximo mes recibirá el certificado de Pueblo Mágico.

Natural, arquitectónico, cultural, arqueológico y ferroviario. Estos son los patrimonios que se le atribuyen y que caracterizan al cantón Alausí, en Chimborazo.

La conjunción de dichos elementos la convierten en una pintoresca y encantadora ciudad, que día a día recibe a miles de turistas.

Esta localidad es además considerada una clave para la construcción de la identidad andina, debido al legado ferroviario e historia de mestizaje que allí se desarrolló por varios siglos.

El presente trabajo describe de manera detallada los aspectos más relevantes del cantón y a la vez su importancia para la cultura chimboracense y ecuatoriana.

Memorias

Cada fin de semana, Aurio Cevallos, de 83 años, se sienta a un costado de la plaza principal de Alausí.

Disfruta la algarabía de quienes se movilizan por la bella e histórica estación del tren, donde un aciago día estuvo el general Eloy Alfaro antes de viajar a la capital, ciudad en la que encontraría la muerte.

Ponchos, bufandas, chalinas, calcetines y pañoletas de lana son solo algunas de las prendas de vestir que se elaboran y expenden en los talleres (foto).

Don Aurio, como le dicen sus allegados, a veces cierra los ojos y los recuerdos vuelven con solo escuchar la bocina del ferrocarril.

Cuando niño su padre viajaba a Durán, provincia de Guayas, en dicho medio de transporte. Allí trabajaba como jornalero en una hacienda cercana.

Volvía cada 15 días a su anhelada ciudad sobre los rieles. Le traía dulces de panela, bocadillos que eran los preferidos del niño.

“El sonido del autoferro llegando y pitando en la estación local, me traslada a épocas pasadas. Antes, el tren era un medio de transporte necesario, hoy es totalmente turístico pero igual lo disfrutamos, me causa nostalgia por los años de infancia”, sostiene Cevallos.

Cada día don Aurio recorre la estación ferroviaria y sus jardines. Allí suele intercambiar experiencias y anécdotas con los visitantes.

A diario, músicos y grupos de danzas folclóricas de la localidad deleitan a los transeúntes y visitantes con melodías y comparsas muy animadas (foto).

“En muchas ocasiones las conversaciones se desarrollan en inglés, pues me defiendo bien con el manejo de esta lengua. Allí además los artistas pintan los hermosos paisajes que observan desde la estación, convirtiéndose el espacio en una galería a cielo abierto”, acotó don Aurio.

Llegada del ferrocarril

El tren llegó por primera vez a Alausí en septiembre de 1903; empezó así el cambio económico y social de este pueblo que, por su estratégica ubicación, fue punto clave de conexión entre la Costa y la Sierra.

Hoy, este mismo atractivo genera empleos directos, por la visita anual de más de 70.000 personas. Los fines de semana es aún más visible el desarrollo generado por la reactivación y rehabilitación del tren en la localidad.

Sus calles anchas y bien señalizadas reciben a miles de visitantes del país y de Estados Unidos, Japón, España, entre otras naciones, quienes buscan fotografiarse en uno de los tantos espacios artísticos de la localidad.

“Otro de los sitios preferidos de Alausí para hacer retratos es la calle de piedra que rodea la estación y el casco colonial. Allí se suelen hacer muestras de fotografía antigua y óleos”, comenta Maritza Bolaños, guía turística de la ciudad.

Las artesanías, los hoteles, las cafeterías y los mercados se convirtieron en atractivos turísticos y espacios para distraerse en familia.

“Es muy bonito. El comercio está por todas partes y los locales saben aprovechar eso. Como turistas nos gusta llevar recuerdos y aquí hay de todo”, opina la visitante quiteña, Marcia Bustos.

Estadísticas

De acuerdo con Ferrocarriles del Ecuador, cada año se generan en todas las rutas de la empresa más de cinco mil empleos estables relacionados con el sector turístico.

Solo en el tramo Alausí-Sibambe-Huigra, la presencia del tren genera 950 empleos y 122 unidades productivas.

La ruta más solicitada por los visitantes tanto del país como del exterior es la Alausí-Sibambe, la cual tiene un recorrido de 13,5 kilómetros sobre los 2.800 metros de altura.

Ahí está la legendaria Nariz del Diablo, montaña impresionante que cobró la vida de muchos obreros durante la construcción del ferrocarril ecuatoriano.

Dentro del patrimonio natural se incluye la riqueza agrícola que posee Alausí. Destaca uno de los productos ancestrales más nutritivos: la quinoa (foto).

Por eso se lo conoce como “el tren más difícil del mundo”. “Nuestra ciudad es bella. Cada fin de semana llega gente de todas partes del mundo; las artesanías gustan mucho porque se elaboran con fibras vegetales de la zona y también con hilos y lanas de camélidos andinos”, aseguró Rodrigo Rea, alcalde de Alausí.

Datos referenciales

La geografía de Alausí, el cantón más extenso de Chimborazo (1.644 km²), incluye valles tropicales y páramos.

Sus fiestas populares, sobre todo las de San Pedro que se desarrollan a fines de junio, atraen a miles de alauseños que viven en otras ciudades y en el exterior.

En su jurisdicción existen las 35 lagunas del sistema de Ozogoche. Cuenta con atractivos arqueológicos, como el Camino del Inca y las conchas petrificadas en Santa Rosa de Chicho Negro.

De acuerdo con el inventario patrimonial nacional, Alausí posee 155 bienes muy antiguos y de gran valor histórico.

Entre ellos 60 casas con más de 200 años de antigüedad. La notable belleza arquitectónica de Alausí es evidente al caminar por sus calles y plazas.

Influenciada por su temprana conexión ferroviaria con la Costa, esta apacible población andina tuvo gran influencia árabe y barroca en sus viviendas.

“Sobre Alausí se han escrito varios libros, en gran parte de ellos se hace mención a las fábulas populares relacionadas con el ferrocarril. Este elemento es parte de nuestra esencia e identidad”, destacó Grace Molineros, docente local. (I) 



Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: