Más de 20 mil personas disfrutaron del desfile en Ambato

- 03 de marzo de 2019 - 14:32
‘Homenaje a los 50 años del Festival del Folclor’ fue el lema de la carroza que abrió el desfile.
Foto: Roberto Chávez / EL TELÉGRAFO

En Ambato se desarrolló, el domingo 3 de marzo, el evento principal de la sexagésima octava edición de la Fiesta de la Fruta y de las Flores (FFF). Se trató del Magno Desfile, una alegre y colorida parada en la que la reina de la ciudad, Andrea Vanesa Lozada, junto a las autoridades locales, representaciones de ambateños residentes en el extranjero, y decenas de comparsas, rindieron tributo a la urbe.

Como cada año, el recorrido inició a las 09:00 en la esquina de la avenida Cevallos y Unidad Nacional. Allí más de 800 estudiantes de planteles educativos lucieron trajes multicolores y danzaron por más de 15 bloques al son de melodías populares.

“El gozo y energía que los chicos demuestran en este evento es una muestra del tesón y espíritu emprendedor que caracteriza al ambateño; y que luego del terremoto de 1949 le permitieron resurgir de los escombros. Nuestra carta de presentación son las flores, frutas y pan, elementos con los que se engalanan los festivos carros alegóricos”, dijo el alcalde Luis Amoroso.

En esta ocasión fueron 18 llamativas carrozas en las que la soberana de Ambato y sus pares de varias ciudades del país, desfilaron en medio de un ambiente fresco y bajo un cielo nublado.

“Un completo equipo de diseñadores e ingeniosos artistas se encargan, seis meses antes de la fiesta, de crear las maquetas que luego se convierten en los carros alegóricos. Los productos agrícolas con los que se adornan las estructuras provienen de Huachi, Izamba, Montalvo, entre otros sectores insignes de Ambato, así como de cantones tungurahuenses vecinos”, expresó Lissette Naranjo, directora ejecutiva del Comité de Fiesta.

‘Homenaje a los 50 años del Festival del Folclor’ fue el lema de la carroza que abrió el desfile. “En total se utilizaron 74.500 flores para adornar esta enorme estructura; en ella destacan el rostro de un indígena andino, sombreros de trajes tradicionales de grupos que bailan en el Festival del Folclor, la capucha de un diablo-huma, y la máscara de una waricha”, dijo Diana Flores, diseñadora.

Sobre este automotor recorrió la reina de la ciudad Vanesa Lozada, y como es tradición repartió deliciosas frutas y hermosas flores entre los espectadores apostados en las aceras y en las tarimas. Una de ellas se ubicó a la altura de la calle Espejo, sector mercado Modelo, donde bajo sombra pudieron observar la parada alrededor de 60 personas.

El principal graderío se instaló en la tribuna del céntrico Parque Cevallos, lugar donde cada reina, comparsa y bandas de pueblo presentes, hicieron una breve pausa para saludar a las autoridades. Tras el carro de la soberana ambateña apareció la segunda carroza denominada ‘Ambato es Jardín’.

Inmaculada, Bolívar, La Salle, Ambato, Hispano América, Santo Domingo de Guzmán, entre otros planteles educativos de la urbe, participaron del evento, así como las delegaciones internacionales de República Checa, Indonesia, Colombia, México y Perú.

“A más de las 53 mil rosas, crisantemos, margaritas, y girasoles, esta estructura se embelleció con uvillas, claudias, pan, frejol, granos y semillas andinas”, destacó la diseñadora Irma Chimborazo.

La parada duró tres horas, estuvo vigilada por un completo equipo de seguridad integrado por Policía Nacional, ECU 911, Servicio de Gestión de Riesgos, Consejo Municipal de Seguridad y agentes de tránsito.

Un aproximado de 20 mil espectadores disfrutó del desfile, quienes se instalaron a lo largo de la avenida Cevallos y de la calle Bolívar. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: