Un corredor unirá parques para proteger especies

- 31 de julio de 2018 - 00:00
El Corredor de Conectividad agrupa a provincias que están en el sur de Ecuador. Cubrirá 567.097 hectáreas.
Foto: Fernando Machado / El Telégrafo

El proyecto del Corredor de Conectividad arrancó en 2010 y agrupa zonas como los parques Sangay, El Cajas y Podocarpus en la zona austral del Ecuador.

El país construye el primer Corredor de Conectividad de Ecuador para la conservación de la biodiversidad.

El área estará ubicada en el Austro del país y unirá los parques nacionales Podocarpus y Sangay, que están separados por 160 kilómetros en línea recta.

Se trata de una iniciativa del Ministerio del Ambiente (MAE), que consiste en conectar los dos parques nacionales y, a su vez, otras áreas de importancia ecológica. Ese es el caso del macizo El Cajas, ubicado en Azuay.

El proyecto para conformar el Corredor de Conectividad Podocarpus-Sangay empezó en 2010 y participan municipios, universidades, grupos ambientales, organizaciones no gubernamentales (ONG) y empresas de electrificación.

El corredor cubrirá una superficie de 567.097 hectáreas y vinculará a cinco provincias, como Azuay, Cañar, Morona Santiago, Loja y Zamora Chinchipe.

Se trata de un territorio diverso, que se ubica en alturas que van desde los 600 metros sobre el nivel del mar (msnm) hasta los 4.120 msnm. La temperatura varía entre los 5,79 grados centígrados (°C) y 23,4 °C, por esa razón alberga una importante biodiversidad.

El 40% de las especies de aves del país se encuentra en ese sector. De manera específica hay 580 especies de aves, 101 de mamíferos, 162 de anfibios, 45 de reptiles y 31 de peces.

Además, en ese territorio están bajo protección el tapir, el oso de anteojos, el cóndor, el águila andina, entre otros animales.

En la zona nacen, también, importantes cuerpos de agua que aportan en proyectos hidroeléctricos, como el Paute Integral.

El corredor estará conformado por tres tipos de espacios: zonas núcleo, áreas remanentes y áreas de usos de paisaje terrestre, explicó el biólogo Silvio Cabrera.

En las zonas núcleo se encuentran, por ahora, el Parque Nacional Río Negro-Sopladora, el Área ecológica de conservación Siete Iglesias y el Área ecológica de conservación comunitaria Tambillo, que integran las megazonas naturales mencionadas.

El grupo de trabajo identificó las amenazas que existen en el corredor: el cambio de uso de suelo; el crecimiento desordenado de diferentes actividades, entre ellas las mineras ilegales; apertura de vías en ecosistemas frágiles; incendios forestales; presencia de especies exóticas invasoras; extracción y tráfico de fauna y flora silvestre; conflicto gente-fauna, entre otros elementos.

Entre tanto, el ministro del Ambiente, Tarsicio Granizo, dijo que el ordenamiento territorial es uno de los desafíos más importantes en este corredor.

Según datos oficiales, el 77% de este territorio tiene los ecosistemas originales en buen estado.

En el corredor se implementarán proyectos de conservación, investigación, educación, comunicación y producción. En el país se han identificado 11 espacios geográficos para establecer corredores conectivos. (I)

Detalles
Provincias integradas
El trabajo comenzó en 2010, participan municipalidades, universidades y organismos ambientalistas. El objetivo es integrar las zonas del Podocarpus (Loja-El Oro) y El Sangay (Morona Santiago y Zamora Chinchipe).

5 provincias del Austro del país se vinculan a este proyecto para cuidar la flora, fauna y el agua.

Ministro expone proyecto
El proyecto fue presentado, en Cuenca, la semana anterior por el Ministro del Ambiente antes de su declaratoria. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: