Balnearios de agua dulce potencian economía rural

- 18 de febrero de 2019 - 21:37
Los balnearios de agua dulce en Manabí son un atractivo para sus turistas. Aparte de un refrescante baño también se disfruta de buena gastronomía.
Foto: Rodolfo Párraga / El Telégrafo

En las zonas campestres de Manabí hay 25 de estos sitios; en ellos se venden comidas típicas manabitas como tongas, secos y caldos de gallina.

Anita Soza, oriunda de Manta, se siente seducida por los balnearios de agua dulce de Manabí. Sus sitios favoritos son los de Ayacucho, parroquia rural del cantón Santa Ana.

Le gusta disfrutar de la naturaleza y sobre todo le atraen los platos de la gastronomía tradicional de la provincia, entre los que destacan el seco, las tongas y el caldo de gallina criolla. “Con mi familia disfrutamos de las maravillas que hay aquí en Manabí”, sostiene la mujer que para el feriado de Carnaval tiene planificado visitar uno de estos sitios.

Leonardo Hidalgo, director de Turismo del Gobierno Provincial de Manabí, destaca que en la provincia son aproximadamente 25 balnearios grandes de agua dulce. La antesala de estos destinos turísticos, muy visitados los fines de semana y feriados, son las represas Poza Honda y La Esperanza, donde nacen los ríos Portoviejo y Carrizal, en su orden.

Estas fortalezas de Manabí son alternativas a visitar para el próximo feriado, que será de cuatro días. La mayoría de estas localidades rurales cuentan con agendas para atraer turistas y dinamizar sus economías.

Chone promociona sus tierras, pastizales, ganadería y comercio. Ana García, directora del departamento de turismo local, destaca que este cantón tiene muchos balnearios pero se han considerado 12 para desarrollar eventos.

El 3 de marzo, por ejemplo, es la caravana cultural en el balneario San Juan del Búa de Chibunga, habrá juegos populares, presentaciones artísticas; también se desarrollarán programaciones en La Chonta, Gabizam, La Poza y El Bejuco.

Estos lugares resultan atractivos para turistas de Quito, Guayaquil, Cuenca y Salinas, además de visitantes de cantones como Manta, Portoviejo, Bolívar y San Vicente, destaca la funcionaria.

Hidalgo comenta que los ríos de la provincia son una columna vertebral para la gente que vive de ese turismo de fin de semana en cantones como Portoviejo, Santa Ana, Rocafuerte y Sucre. “Son negocios familiares los que se asientan ahí y tienen años. Estos vienen de generación en generación”.

En Pedernales o Jipijapa aunque hay río, no es lo mismo porque no hay flujo constante de agua como sucede en aquellos cantones donde existe aporte de dos represas.

Estos balnearios descongestionan las playas de la provincia. El turismo que llega en su mayoría es interno. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: