Agentes trabajaron sin apuros en el primer día

16 de abril de 2013 - 00:00

Las primeras horas transcurrieron sin mayores complicaciones o sin novedades para los agentes civiles de tránsito que desde este lunes reemplazan a los policías nacionales en el control de tránsito en el cantón Cuenca.

El anuncio de entrar en funciones desde la medianoche del domingo se cumplió al pie de la letra, dos horas antes ya estaban los 227 agentes civiles formados en la estación de la Empresa de Movilidad situada en el sector del terminal terrestre.

Allí el alcalde de Cuenca, Paúl Granda les dio las últimas instrucciones, “no vamos a ser demasiados estrictos, por el momento, pero si vamos a hacer que los ciudadanos cumplan con las leyes”, dijo, agregando que en los primeros días los agentes instruirán a los conductores sobre las normas de tránsito, “y si tenemos que ayudar a las personas lo haremos”, agregó la autoridad.

A la medianoche fueron repartidos por grupos y en las patrullas para que inicien la vigilancia de la ciudad, mientras que desde las 5 de la mañana fueron enviados a sectores calificados como conflictivos por los embotellamientos, tales como: Puente de Gapal, Universidad del Azuay, Universidad de Cuenca, terminal terrestre, redondel  del colegio Sagrados Corazones, distribuidor de tráfico de Baños, Tres Puentes, Universidad Católica, entre otros sitios. En estos lugares ayer el tráfico fue más fluido.

Para Darío Tapia, gerente de la Emov, el tema protocolar ya quedó atrás y desde ayer se está poniendo en la práctica todo lo aprendido durante  casi seis meses, en que los agentes tuvieron que aprender las leyes de tránsito. “Comenzamos con la parte seria, la parte de cuidar vida”, dijo Darío Tapia, tras indicar que les toca enfrentar a una sociedad que por décadas vio el buen trabajo de la Policía Nacional. Para Tapia, si bien los agentes van con una autoridad, “pero la misma nos toca ganar día a día con nuestros trabajos”.

Los agentes de tránsito durante todo el día se desplegaron por las diferentes zonas de la ciudad, incluyendo la vía rápida Cuenca-Azogues, donde algunos de los conductores fueron llamados la atención por no utilizar cinturones de seguridad y en otros casos por conducir en exceso de velocidad.

En la avenida Solano, un patrullero paró a uno de los vehículos que tenía vidrios polarizados, los agentes le advirtieron al conductor que debe retirar las películas del automotor y si en la próxima aparece nuevamente con ellas, procederán  a retirárselas, “son días en los cuales estamos socializando el proyecto con los conductores”, dijo uno de los agentes.

En ese momento algunas personas se acercaron para denunciar a los agentes que habían sido objeto de robo en el centro de la ciudad, donde no hay policías.

Los ciudadanos de su lado se mostraron un poco más cautos al dar el criterio sobre la labor de los agentes, “es muy temprano para dar cualquier opinión”, dijo Renato Carpio en los alrededores de la Universidad del Azuay, donde el tráfico a eso de las 7 de la mañana se torna muy pesado. En este lugar cuatro agentes trabajaron en las primeras horas y pudieron superar los problemas de alta congestión.

Los Agentes de Tránsito trabajarán 8 horas diarias, durante 22 días para tener 8 días de descanso, lo harán por turnos rotativos, ya sea en la mañana o en la noche.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: