Una aventura extrema que fascina a los turistas

05 de mayo de 2013 - 00:00

“Es como estar cerca del cielo”. “Te sientes grande y todo abajo es tan pequeño”, son algunas de las expresiones que sienten las personasmientras cumplen con la vieja ilusión del hombre de  poder volar, y esto gracias a algunos deportes extremos, como el parapente que se practica en el cantón Paute, provincia del Azuay.
El cerro denominado “Cabeza de Perro”, a 600 metros de altura, es el lugar elegido por 15 deportistas del club Azuair,   para practicar el parapente.

José Barrera, quien es parte de este grupo, hace cinco años comenzó este proyecto con un grupo de amigos  y fue desde hace tres   que   trabaja  con turistas nacionales y extranjeros.

Entre 6 y 10 personas acuden los fines de semana al cantón Paute para practicar este deporte extremo. José Barrera explicó que tanto los deportistas como los turistas se reúnen   desde las 07:00 en  en el sector de la Terminal Terrestre de Paute, desde allí en una camioneta ascienden al cerro. Este trayecto dura aproximadamente 30 minutos. Desde hace un mes los vehículos llegan a la punta de la colina. “Antes debíamos caminar la mitad de la montaña para llegar y con todo el equipo”, explicó.

05-05-13-parapente

La preparación toma su tiempo hasta que el viento infle la vela, conocida como parapente, que con otros implementos básicos como silla o arnés, casco, equipo de radio, y un paracaídas de emergencia, permitirán a los turistas volar con  su libertad.

Un deporte con seguridad

“En la mañana es la mejor hora para realizar los vuelos, porque las condiciones climáticas aún no se definen”, dijo Barrera.  

Además, explicó que se trata de una práctica segura si se respetan las condiciones climáticas y “eso conocemos por la formación de las nubes y las ráfagas de viento, sabemos porque tenemos algún tiempo practicándolo”.  Además cuentan con otros equipos adicionales como un  anemómetro  con lo que se mide la velocidad del viento, un GPS en el caso de la visibilidad,  brújula  y un variometro que indica  la altura. “Con todo esto ya nos guiamos en el aire y también para un buen aterrizaje”, dijo.

El deportista explicó que el parapente, a diferencia del paracaídas, tiene la capacidad de planeo lo que significa  que se puede recorrer aproximadamente unos nueve metros por cada metro de altura que se pierde. “Esto nos permite volar en línea recta los nueve metros y bajar uno”. Paute es considerado por los deportistas como el lugar adecuado para realizar este deporte con los turistas, especialmente por el cerro, que posee una explanada que les permite despegar hacia cualquier dirección y los lugares adecuados para el aterrizaje.

Para Julio Torres, quien hace algunos meses realizó parapente, lo más asombroso fue  disfrutar de los  paisajes, mientras que para su hijo lo más atractivo fue volar sobre las casas.“Yo pensaba que uno no podía hacer nada, pero podemos hasta tomar fotos”, dijo. Ellos al igual que otros turistas, quienes sienten miedo de realizarlo, consideran que esto  desaparece al sentir el viento en todo su cuerpo y  al poder estar cerca del cielo mientras los rayos del sol iluminan las diminutivas edificaciones que ven desde el aire. “Cuando uno está arriba, al inicio tienes miedo pero no te importa porque mientras vuelas surge una mezcla de sentimientos que es difícil de explicar. Lo único que haces es disfrutar  y ver de cerca las nubes, que hasta sientes que puedes tocarlas”, describió Juan Carlos Maldonado, tras su primer vuelo  en parapente. “Nosotros  hemos tenido muchos turistas, hay gente que les gusta la adrenalina, otros que quieren  hasta desmayarse”, dijo Barrera, quien recordó a una pasajera singular. “Se trataba de una turista de Francia, de 65 años de edad, quien tomó la decisión de emprender vuelo en parapente, ella tenía esa edad  y al parecer ya había practicado otros deportes extremos y solo le faltaba este”, dijo.

05-05-13-parapente3

Todas las personas, desde niños hasta adultos mayores, pueden realizar este deporte que les permite recorrer el cielo de 10 a 15 minutos a un costo de $ 40. Según los deportistas que realizan este pasatiempo, en la provincia existen varios lugares que facilitan su práctica, entre ellas  Gualaceo en el sector de Bullcay,  en la montaña de Barabón en Cuenca y en Susudel. Todos considerados como seguros  sin embargo los deportistas prefieren practicar solos. Mientras que Paute es el adecuado para realizarlo con turistas por poseer espacios adecuados para el aterrizaje.

Se abren cursos

Para las personas que desean aprender a volar en parapente en la provincia, desde este mes se promocionan cursos gratis de vuelo libre. Los interesados conocerán teóricamente todo lo relacionado con este deporte, además del equipo necesario para poder realizarlo. “Hacemos esto para promocionar  el parapente hasta ahora tenemos 18 inscritos, pero primero debemos saber quienes están interesados”, dijo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP