Sin control el tránsito de vehículos en el nuevo paso elevado

28 de noviembre de 2012 - 00:00

Luego de que el sábado se abrió al tránsito el primer paso elevado de Machala, vehículos pesados, livianos, bicicletas y motocicletas cruzan sin control.

Ayer, por ejemplo, en las denominadas “horas pico”, varios conductores manifestaron que es necesario establecer la verdadera funcionalidad del puente y que se regularice qué tipo de automotores pueden usarlo y cuáles deben tomar las calles contiguas.

Ante ello, la Municipalidad de Machala realiza un monitoreo continuo, para saber qué correctivos tomará en los próximos días. Dueños de carros consultados por este Diario, que entran y salen de la ciudad, hicieron observaciones en el sentido de que los camiones deberían tomar vías alternas.

Para el efecto, sugieren que circule por la ruta El Pajonal, para que entren por la calle Arízaga. Mario Chiriboga, quien transita diariamente por la zona, recomendó que los camiones bananeros ingresen por la ciudadela Ferroviaria, para salir a la vía a Puerto Bolívar y llegar a Autoridad Portuaria.

El Departamento de Tránsito del Gobierno Municipal envió personal para buscar opciones, verificar el funcionamiento del sistema de semaforización y analizar la funcionalidad del puente.

Ello incluye la adecuada ubicación de las paradas de buses que están inmersas en el nuevo Plan Vial de la Municipalidad. Por ahora todos los vehículos pueden pasar. La obra, cuya construcción tardó un año, está en fase de prueba para realizar los ajustes de tránsito que demanden los choferes.

Ayer los buses que se dirigían a la parroquia El Cambio tomaron el paso a desnivel como una opción. Unos fueron por arriba y otros por debajo, sin que esto logre realmente el propósito para el que fue creado, que es descongestionar el tráfico.

En el sector ningún Policía de Tránsito vigilaba. Quienes sí estuvieron fueron  cinco elementos de la Policía Municipal, que permanentemente, desde el domingo, cuidan la obra. El paso elevado le costó a Machala $ 4,5 millones. Tiene 300 metros de largo, 5 de altura y 14,6  de ancho, con dos carriles de ingreso y dos de salida.

En tanto los conductores de los buses interprovinciales exigen la construcción de una terminal terrestre para Machala. Según ellos, sería lo ideal para el descongestionamiento real del tráfico en la ciudad. “Con la edificación de esa obra, los buses ya no tendríamos que cruzar por el centro de la urbe, sino buscar vías alternas”, mencionó Luis Mendoza, chofer de un bus que viaja de una provincia a otra.

El alcalde Carlos Falquez anunció que la terminal está en proyecto. Recordó que tiene los terrenos desde 2011 y que su construcción podría definirse el próximo año.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP