Ecuador, 17 de Junio de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Los saberes ancestrales de los diversos puntos de la provincia se entremezclan en la localidad

Portoviejo, un referente de cultura y de historia

Portoviejo es una ciudad que proyecta su cultura desde su misma gente. Hoy la capital de los manabitas recuerda su fecha de fundación, el 12 de marzo de 1535.
Portoviejo es una ciudad que proyecta su cultura desde su misma gente. Hoy la capital de los manabitas recuerda su fecha de fundación, el 12 de marzo de 1535.
Foto: Rodolfo Párraga / El Telégrafo
12 de marzo de 2016 - 00:00 - Redacción Regional Manabí

Con entonación pausada y segura, la activista cultural de la Dirección Provincial de Manabí, Roxana Delgado, resalta cuatro de las 23 palabras que tiene el coro del Himno a la capital manabita. “Portoviejo la invicta ciudad...”.  

La mujer (que además es embajadora  universal de la Paz en Ecuador  por parte del Círculo de Embajadores de la Paz con sede en Suiza y Francia) dice que ese mensaje significa que Portoviejo nunca ha perdido una batalla.

Continúa en el mismo párrafo y entona “con amor canta el himno de gloria de sus hijos la voz inmortal”. Acota, mientras dialoga de su tierra, que “es poderoso ese Himno, la palabra tiene poder y fuerza, entonces ese mismo loor dice quiénes somos los portovejenses... somos gente de mucha gloria”.

Hoy su tierra está de fiesta. Portoviejo recuerda la historia de aquel 12 de marzo de 1535. Ya  han pasado 481 años de aquel día de fundación de la Villa Nueva de San Gregorio de Portoviejo, por el capitán Francisco Pacheco, bajo las órdenes de Diego de Almagro.

Es una ciudad que se insertó en el desarrollo de la historia nacional.

Roxana Delgado hace hincapié en los portovejenses en esta fecha de fundación, de que cada ciudadano tiene que ser artífice y constructor de su historia, de su legado. “Debemos practicar la cultura de la paz, no la cultura de la queja. Estamos trabajando para las generaciones venideras y para cada uno de los ciudadanos. Desde nuestros lugares de trabajo debemos contribuir, es nuestra obligación como ser humano, como ciudadano del universo, construir en este caso una ciudad mejor”.

Está convencida de que la nueva generación tiene un reto, porque a través del Ministerio de Cultura, desde su creación el 15 de enero de 2007,  se le ha abierto un horizonte y visión diferente.   

“Todos llevamos la camiseta de Portoviejo,  esa fundación que vivieron los españoles yo creo que debería replantearse con una refundación como una ciudad libre, una ciudad de paz, una ciudad de luz que lleva delante esa identidad de ser lo mejor que tenemos para el país. Eso es Portoviejo”.

Carlos Wellington, otro personaje de la capital manabita, habla que su tierra tiene una influencia española tremenda; narra que la esquina de las calles actuales Bolívar y Ricaurte es el punto exacto, según los cronistas, donde se inició el coloniaje. Fue ahí, cerca del río, donde se empezaron a mezclar las creencias ancestrales junto con la copla que venía del Viejo Continente.

De la fusión de los pensamientos autóctonos de los primeros aborígenes,  junto con las tradiciones y costumbres de la Corona española, es el origen del amorfino. “Lo decía alguna vez Raimundo Zambrano, que el amorfino es el alma del montuvio y este mutó de ser  un verso, de decir una palabra a convertirse en un canto y una firma identitaria de esta zona de Manabí, que luego pasaría al pasillo, pasacalle y evolucionar hasta los ritmos actuales”.

Señala que Portoviejo es la capital artística montuvia de todo el país, con personas trabajadoras y honradas, cuyo contrato más importante no es un papel sino la palabra de caballero. “Es verdad que los nuevos ritmos modificaron la cosmovisión que tenía el manabita y comenzaron a ocultar el sentimiento del montuvio por medio de géneros”.  

Mientras habla, lanza uno de los versos y amorfinos que se mantienen y que está pegado en la tradición oral como: “acuérdate bien del día, acuérdate bien del mes, acuérdate de esta tarde en que te besé por primera vez”.   

Expresa décimas de Pedro Florentino Valdez y de Gilbert Alcívar. “Decir amorfinos que han sido recopilados por las hermanas  y mellizas  Véliz Franco, por ejemplo: ‘anoche soñé un sueñito que dos negros me mataban y eran tus lindos ojos que de lejos me miraban... Estas tradiciones con la nueva tecnología las podemos compartir”.

Cuna de artistas

“En sí, Portoviejo es considerado una cuna de artistas, de gente amable y cultural, que se dedica a hacer música, poesía y un sinnúmero de actividades”, es así como resume a su tierra Arnaldo Aguilar, un rockero de 30 años.

“Estos años hemos visto un cambio significativo dentro de la ciudad y a nivel cultural a partir de la Revolución Ciudadana; también el alcalde Agustín Casanova le ha un dado cambio de 180 grados al cantón”.

La cultura rockera siempre ha estado en pos de una mejoría de la ciudad. El Municipio apoyó la movida musical ubicando el letrero ‘Portoviejo Rock City’ en la entrada del cantón.

En la capital manabita ha habido varios grupos que surgieron de los años 70 y 80, entre ellos Lagartija Electrónica, La Rola y más. El sábado pasado hubo un festival internacional, el Alfaro Raymi, el que esperan institucionalizarlo.   

María José Cevallos es una joven artista que resume a su cantón de gente muy hospitalaria que se ha desarrollado con el pasar de los años.  

La capital manabita es una ciudad patrimonial, que conserva esos bienes que hacen trasladar a sus visitantes hacia el pasado. Se destaca el centro histórico, a pocos metros del parque Vicente Amador Flor.

Karina Arteaga, coordinadora del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC), explica que hay 63 bienes inmuebles en la localidad.  Estos tienen historia y se han caracterizado por sus materiales de construcción, entre esos la casa Sara Cedeño Vélez. Este inmueble patrimonial data de 1925.  

El INPC lo rehabilitó hace más de un año, porque se encontraba deteriorado, conservando la arquitectura original. (I)

DATOS

En la sesión solemne de hoy, por la conmemoración de los 481 de fundación española de Portoviejo, el Municipio entregará condecoraciones con énfasis en la temática: Desarrollo económico.

Durante el evento se entregarán algunos méritos a ciudadanos y empresas, como el grado distinción Gran Cruz, San Gregorio de Portoviejo, Gran Collar y otros.

La Villa Nueva de San Gregorio de Portoviejo fue fundada el 12 de marzo de 1535, por el capitán español Francisco Pacheco. Según la historia, la urbe es la primera ciudad asentada en la región litoral ecuatoriana.

La ciudad fue fundada originalmente a 25 kilómetros aproximadamente del emplazamiento actual, en el sector conocido como El Higuerón, y sirvió como punto de avanzada de los conquistadores españoles.

La capital manabita es una tierra cultural donde se mantienen los amorfinos. Hay grupos que lo interpretan como Amorfino Puro de Picoazá, Los Mentaos de la Manigua y Son Montuvio.

Para el artista portovejense Carlos Wellington, el amorfino viene de la fusión de los pensamientos autóctonos de  primeros aborígenes, junto con las tradiciones y costumbres de la corona española.

El portovejense considera que la persona de su cantón es trabajadora, honrada, honesta, cuyo  contrato más importante no es un papel, sino la palabra.

El Ministerio de Cultura ejecuta proyectos como Manabí cree en tu talento, que involucró a todos los cantones de la provincia; “es a través de las artes que se apoya a los jóvenes a redescubrirse”, indicó la activista cultural Roxana Delgado.

Además están los proyectos El amorfino va a la escuela, recuperación de fotos antiguas de Portoviejo. También se ha trabajado en cine. El movimiento cultural ha cogido fuerza en los últimos años. (I)

Contenido externo patrocinado