Píllaro espera su nuevo mercado

01 de junio de 2013 00:00

La construcción del nuevo mercado de Píllaro, que arrancó en enero de 2012, está próxima a concluirse. Está previsto que el 15 de junio próximo el espacio sea entregado a la Alcaldía.

Rogelio Velasteguí, Alcalde del cantón, dijo que la reapertura estaría programada para finales de julio. “El mercado San Juan de Píllaro, además de un centro de comercio, ha sido y es un ícono de la cuna de Rumiñahui. Debido a la antigüedad (64 años) de la estructura, así como por la obsolescencia de su tecnología fue se que inició esta remodelación. Hubo un pequeño retraso en marzo, cuando estaba previsto su terminación. Pese a esto, a mediados del mes próximo ya contaremos con la obra completa”, señaló Velasteguí.

El 95% de la obra está lista al momento y aproximadamente 60 obreros están trabajando en obras complementarias tales como  colocación de la malla de protección y decorativa en el patio de comidas del segundo piso; implementación de lámparas, apliques, tomacorrientes y el sistema contra incendios.

La obra requirió una inversión aproximada de 4 millones de dólares.  Dos millones y medio se consiguieron mediante un préstamo en el Banco del Estado y el resto es financiado por la municipalidad.

Al respecto, el Alcalde resaltó: “Nadie nos ha regalado nada. En la actualidad estamos pagando 800 mil dólares del préstamo. Agradecemos al Banco del Estado, pero cabe recalcar que no nos lo han regalado, solo es un préstamo”.

La edificación consta de tres plantas. En el subterráneo estará ubicado el estacionamiento con capacidad para unos 110 vehículos. En el primer piso funcionarán las secciones de hortalizas, verduras, legumbres, frutas, cárnicos y lácteos. Contará también con un santuario dedicado a San Juan, patrono de la asociación de comerciantes del lugar.

En la segunda planta se ubicarán  tiendas de ropa, sección ferretería, bisutería, productos de aseo y una zona adecuada para la venta de comidas típicas, entre ellas: fritada, yahuarlocro, tortillas de papa, motes, etc. Se prevé que este espacio cuente con una amplia vista de la ciudad a través de una ventana panorámica. También habrá en ese piso, una ventanilla de recaudación municipal,  el Registro de la Propiedad y un cajero automático.

Según Vanesa Lara, secretaria de Alcaldía y Concejo, la reubicación del Registro de la Propiedad al interior del mercado tiene una razón. “Es una estrategia comercial para incentivar la venta de comida típica en el segundo piso, pues cada vez que la gente acuda a esta dependencia a realizar sus trámites, tiene la posibilidad de alimentarse con las exquisiteces de la zona. El mismo fin tiene  la ubicación de la oficina de recaudación municipal en la segunda planta”, señaló Lara.

En el tercer piso se ubicarán tres secciones: locales de comida rápida con su respectivo patio de comidas, oficinas y sede de la asociación de comerciantes adecuada para realizar sesiones y celebraciones. Y finalmente la guardería para el  cuidando de los hijos e hijas  de los vendedores del lugar.

Marcia Sisa, dirigente desde hace 12 años de la Asociación de expendedores del mercado San Juan, expresó que tienen grandes expectativas con el remodelado sitio. “Actualmente estamos recibiendo capacitación en cuanto a relaciones humanas y técnicas de venta para atender de mejor manera al cliente. Tenemos una excelente relación con el Alcalde debido a que antes de la construcción, se tomó en cuenta nuestra opinión y ninguno de los 450 comerciantes de la asociación se quedará fuera del mercado”, afirmó.

Los comerciantes se encuentran ubicados por ahora en un mercado improvisado en la explanada del barrio San Luis.

Mercedes N. una de las vendedores, relató que el “martes próximo todos los vendedores de la sección papas tendrán una reunión en la que se conocerán los costos definitivos por cada puesto y los lineamientos a seguir para la ubicación de cada sección al interior y los detalles para la reapertura que está programada para el 26 de julio del presente año, coincidiendo con las fiestas del cantón”, señaló.

María Chicaiza, vendedora de ropa, explicó que no ha habido mayor inconveniente desde que salieron al espacio provisional. “La feria mayor es el jueves y las ventas son variadas; se vende un aproximado de 20 dólares al día y esperamos vender el doble en el mercado. Lo más importante es que todos los comerciantes que salimos del anterior mercado entraremos al nuevo”, enfatizó la mujer.

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado