Plantaciones, viviendas y pastizales de 5 localidades del cantón guano son afectados por el polvo volcánico

En Chimborazo también perjudica la ceniza

Plantaciones, viviendas y pastizales de 5 localidades del cantón guano son afectados por el polvo volcánico
03 de septiembre de 2014 00:00

Los daños que ocasiona la ceniza del volcán Tungurahua en plantaciones aledañas a sus faldas no se limitan a localidades del lado tungurahuense.

La caída de este material más los fuertes bramidos y tremores causados por el coloso casi a diario también afectan ventanales, casas y cultivos de Chaso Grande, Chaso Bajo, La Palestina, Santa Fe de Galán y Cahuají Bajo, localidades pertenecientes al cantón Guano, en Chimborazo.

Según afirman agricultores de esta última población, el polvo volcánico ha calcinado gran parte de las 35 plantaciones de maíz existentes en el sector.

“La caída del material ha sido permanente desde el pasado 1 de agosto. Llevamos más de un mes con acumulación en las ramas y hojas de maíz que causan retraso en el desarrollo de las plantas y destrucción de la hierba que consume el ganado vacuno, criado por las 35 familias que aún viven aquí y que a la par mantienen las sementeras de maíz”, manifestó Ramiro Mancheno, vecino del lugar.

Allí, la mayor parte de estas personas se dedica al cultivo de este producto, sumado al de granadilla, haba y papa. De igual forma, los granjeros refuerzan esta actividad con la cría de reses.

Mancheno, quien con tristeza observa a diario cómo gran parte de su parcela cultivada con la gramínea ha sido devastada por la ceniza, lamenta además el deterioro del techo de su vivienda y el cuarteamiento de las paredes de un establo donde guarda la hierba para su ganado y gran parte de sus insumos y herramientas agrícolas. “Pedimos que los encargados de la Secretaría de Gestión de Riesgos nos visiten y constaten la situación en la que nos encontramos”, añadió.

Solicitan ayuda

Ramiro Fernández, ganadero del caserío Chaso Grande, cercano a Cahuají, señaló que pese a las graves pérdidas que esta situación representa para la agricultura, ganadería y avicultura del lugar, las autoridades de la provincia y entidades encargadas de atender estas emergencias aún no se han hecho presentes en el lugar.

“Aunque en menor proporción, en Cahuají Bajo algunos vecinos tienen criaderos avícolas, que les representan un ingreso económico extra debido al buen clima del lugar”, expresó.

Gallinas y codornices, sostuvo, son las aves que los vecinos prefieren tener en las granjas y venderlas en ferias de Riobamba y Ambato. “Hemos oído que en Cotaló, Pillate y otros pueblos de Tungurahua, las autoridades del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap), Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi) visitan los cultivos, familias y viviendas afectadas por la actividad volcánica y los moradores reciben ayudas oportunas, y deseamos que esto se replique en nuestras poblaciones”, aseveró.

Este clamor y situación es similar en Chaso Bajo, La Palestina y Santa Fe de Galán, poblados donde también se registra caída de ceniza diaria y en cuyas plantaciones de papa, arveja, haba y zanahoria existe una capa del material de al menos 2 cm.

Las más leídas