Jubilados del Municipio exigen indemnizaciones

09 de abril de 2013 - 00:00

Continúa el drama de los 48 ex trabajadores del Municipio de Riobamba, quienes se apegaron al proceso de jubilación.

De lunes a viernes, este grupo se ubica frente al Cabildo para, a voz en cuello, pedir justicia, pues desde hace dos años y medio solicitan que la entidad les cancele sus indemnizaciones y  jubilación patronal por los años de servicio prestados a la institución.

Dolores Melena, con lágrimas en sus ojos, recordó a su esposo, quien trabajó por 36 años en el Camal municipal y  falleció hace un año sin haber disfrutado del dinero de su jubilación.

Desde entonces, tuvo que hacerse cargo de sus cinco hijos, dos de ellos  menores de edad. “Yo recibo 100 dólares por el montepío y 100 dólares por dos de mis hijos. Eso no es suficiente para poder vivir. Mi esposo sacrificó tantos años en esta  labor que nadie reconoce. Ahora estoy sola y pido el dinero que él ganó trabajando ”, expresó.

De las 48 personas que se apegaron a la jubilación, tres de ellas ya han fallecido, otras no han podido trabajar por su edad, ya que superan los 60 años, y finalmente está otro grupo cuyos miembros  no laboran   a causa de  dolencias y enfermedades que no les permiten salir a buscar un sustento diario, por lo cual se han apegado a sus familias para lograr subsistir.

“Carlos”, por ejemplo, mostró sus desfiguradas manos a causa de una artritis aguda que, según él, se desarrolló cuando trabajaba entre productos fríos y calientes en el Camal de Riobamba. “Con estas dolencias ya no puedo trabajar. Con el frío el dolor se hace más intenso, por lo que ya no puedo hacer nada”, explicó.

En  2011, este grupo de personas se apegó a su derecho de jubilación pues, según dice, el Alcalde Juan Salazar aseguró que existía el dinero suficiente para cubrir estas responsabilidades. “Él (Alcalde) nos dijo que no quería que salgamos arrastrándonos, que nos daría una jubilación justa y digna, pero hasta el momento no se ha cumplido”, manifestó Melena.

Según los reclamantes, Salazar  habría pedido que para cumplir con las demandas, debían desistir de los juicios que se iniciaron en contra de él. Pero pese a que  cuatro ex trabajadores accedieron a esta petición hace un mes,  hasta el momento no se ha cancelado a estas personas, lo que siembra duda entre el resto de los jubilados.

“No descansaremos, estamos dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias, y si en esto tienen que perder la vida el resto de nuestros compañeros, estamos dispuestos a ese sacrificio. Dimos nuestra juventud  a esta institución; no es justo que nos dejen sin nada para vivir y tengamos que mendigar por lo que legalmente es nuestro”, reclamó José Págalo, un ex empleado.

Intentamos recoger la versión sobre este tema del Alcalde de Riobamba, Juan Salazar, pero -según se nos dijo- debido a asuntos de agenda no fue posible contar con ella. Sin embargo, según el Concejal José Luis Aldaz, no existía el dinero dentro del presupuesto municipal, por lo cual el Cabildo  optó por un crédito ante una entidad financiera con el fin de dar solución a estas familias. “Nosotros, como concejales, cumplimos al aprobar que se haga este tipo de gestión para pagarles, pero no podría decir qué ha pasado, pues de ahí en adelante le concierne a la administración municipal”, señaló.

Entre tanto, el abogado defensor de los jubilados,  Carlos Jama, dedujo que la demora  en el pago de las liquidaciones podría obedecer a una estrategia interpretada a partir del Código de Trabajo, que determina que luego de tres años de no demandar los derechos pendientes por liquidación jubilar, el derecho de la jubilación prescribiría desde la municipalidad, aduciendo falta de recursos.

Según los demandantes, por los años de servicio, el promedio de liquidación que se les adeudaba era de  28 mil dólares. Y que con la finalidad de obtener algo del dinero,  incluso  negociaron los montos con el Cabildo, por lo que hoy promediarían los 20 mil dólares.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP