El turismo aumentó en Cotopaxi, Tungurahua y Chimborazo

El tren rehabilitó estaciones, negocios y vidas

El turismo aumentó en Cotopaxi, Tungurahua y Chimborazo
06 de abril 00:00

CHIMBORAZO

La rehabilitación del tren en Chimborazo no solo abrió las puertas al turismo nacional y extranjero, también generó fuentes de trabajo en poblaciones situadas en el trayecto. 25 años transcurrieron para que los riobambeños escucharan nuevamente el arribo del ferrocarril.  

En 2009 iniciaron los estudios para rehabilitar el sistema ferroviario en el Ecuador. Después de revisar el estado de cada tramo, el Gobierno Nacional empezó con la recuperación de  uno de los medios de transporte que se creía perdido.

En 2010 se inició con el tramo Sibambe-Alausí (Nariz del Diablo), en los 13 kilómetros se invirtieron alrededor de 6 millones de dólares. En 2011 se lo reinauguró frente a una población emocionada.

Desde ese año hasta la actualidad se han puesto a disposición de los turistas cuatro destinos: Alausí-Sibambe, Urbina-Huigra, Riobamba-Colta y Quito-Durán. Estos viajes se efectúan en tren, autoferro o en convoy o Tren Crucero.

Este último permite que las personas disfruten cuatro días y tres noches en un tour que parte desde Quito y se interna en los paisajes de la Sierra y realiza una parada en la estación más alta: Urbina.

En ese sitio, los turistas pueden realizar cabalgatas, degustar de la carne de llama, visitar el museo y conocer detalles de Baltazar Ushca, considerado el último hielero del Chimborazo. También se ofertan  artesanías variopintas como las alfombras y tapices de Guano.

Freddy Cabrera, gerente de la filial sur de Ferrocarriles del Ecuador, explicó que el tren ha permitido generar trabajo directo e incluyó a 6.648 como hoteleros, dueños de restaurantes, bailarines, danzantes de las comunas rurales y artesanos. “No queremos que el tren llegue solo a las estaciones y se vaya. También se organizan recorridos en la ciudades a las que arriba. En Riobamba se les brinda hospedaje en hoteles que están listos para recibir a los turistas, se recorren los museos y se promociona a la urbe para que a futuro lleguen más personas atraídas por la variedad de atractivos turísticos”, señaló Cabrera.

De hecho, el tren, sus estaciones y rutas llamaron la atención de 57.000 turistas en 2013, pues ellos disfrutaron de todo lo que ofrece el denominado ‘mejor producto turístico del mundo’ y por lo cual recibió un premio a nivel mundial. Hasta el momento, el Gobierno Nacional ha invertido 356 millones de dólares.

Una de las estaciones más beneficiadas con este plan de remozamiento y repotenciación es la de Riobamba, que está ubicada a un costado de la avenida Daniel León Borja y Carabobo, en el centro.

A su alrededor hay restaurantes, hoteles, locales de comida rápida, heladerías, farmacias y una gran variedad de artesanías expuestas.

Dentro de la estación se encuentra el pasaje artesanal con 10 stands en los que se ofertan continuamente   gorras manufacturadas  en cuerina, trabajos en madera, arreglos florales y fotografías con los trajes típicos de indígenas que residen en los 10 cantones de  Chimborazo.

Ángela Moscoso, quien elabora bisutería con materia prima propia de la zona como los mullos, mencionó que este sitio es estratégico. “Nos va muy bien aquí, pues podemos vender tranquilos y a los visitantes les encanta nuestro trabajo. La promoción mejoró mucho y la economía de las familias”, dijo.

Junto a la estación se encuentra la plaza Alfaro que se utiliza cinco veces por semana, ya sea por instituciones públicas o privadas, con el objetivo de promover eventos artísticos y musicales.

DATOS

Una de las máquinas que despertó nostalgia fue la locomotora 53 que recorrió por última vez en 1980, pero que volvió a rodar  en noviembre de 2013 cuando ingresó otra vez a la estación riobambeña y causó lágrimas. El Gobierno invirtió en su rehabilitación 1 millón de dólares.

Chimborazo es conocida como la capital ferroviaria del Ecuador. Hay rutas establecidas como el Tren del Hielo el cual llega a los páramos de Urbina y el Tren de los Ancestros que avanza la laguna de Colta. Allí los pasajeros pueden visitar la Balbanera que está considerada como la primera iglesia construida por los españoles en tierra ecuatoriana.

Los pasajes para estas rutas varían entre 10 dólares y los tours en el Tren Crucero que tienen un valor $ 1.270 con todo incluido.


 

AMBATO

Cinco recorridos dan movimiento a la estación del ferrocarril en Ambato, en Ingahurco. Está en servicio de 08:00 a 17:30 junto a la terminal terrestre, en las calles Colombia y El Salvador, diagonal a la Universidad Técnica de Ambato (UTA).

El espacio restaurado se compone de 1.200 metros cuadrados y el costo de la obra se calcula en 540 mil dólares. Los funcionarios de la administración laboran de miércoles a domingos, de 08:00 a 16:30.

La parada de ferrocarriles fue inaugurada  el 27 de diciembre de 2012 y recibe las siguientes rutas: Tren del Hielo (tramo II), Tren Educativo, Tren Social, Tren de la Excelencia  y Tren Crucero.

El primero de estos realiza sus recorridos los fines de semana por los típicos parajes del callejón interandino. Se puede apreciar al volcán Tungurahua  y los nevados Altar, Chimborazo y Carihuayrazo. La ruta  pasa por la hermosa estación de Urbina, el punto más alto de toda la línea férrea de Ecuador.

Además, en el cantón Cevallos se visitan dos fábricas de calzado, se degusta la gastronomía local, así como las frutas de los huertos locales.

El Tren Educativo y el Tren Social transportan a grupos vulnerables como niños, adultos mayores y personas con discapacidad. Esto ocurre los jueves.

El Tren de la Excelencia transporta a los abanderados y escoltas de diversos establecimientos del país. Esta travesía, que dura 4 días y 3 noches, incluye paradas organizadas para dormir en hoteles y hosterías, alimentarse en restaurantes de la ruta y cumplir con visitas guiadas con operadores locales. Arriban a los lunes y martes.

El Tren Crucero ofrece un viaje de cuatro días y tres noches para que los viajeros se sumerjan en la historia, cultura, costumbres y tradiciones a bordo de una máquina de lujo en la ruta Quito-Guayaquil, pasando por las estaciones Ingahurco, Cevallos y Urbina.

El chocolate en la estación

Los turistas que arriban a la estación de Ingahuerco, en cualquiera de estas rutas, tienen la posibilidad de degustar el delicioso y tradicional chocolate artesanal ambateño que se fabrica desde hace un siglo en la parroquia de Huachi Chico.

Dentro de la estación funciona una cafetería junto a un amplio salón con grandes ventanales que permiten que ingrese generosamente la luz natural.

Allí, los miembros de la Asociación Artesanal La Chocolatera Ambateña se organizaron para brindar sus productos acompañados con pan, queso y empanadas.

DATOS

El Tren Educativo y el Tren Social se pusieron en marcha gracias al convenio de corresponsabilidad entre Ferrocarriles del Ecuador Empresa Pública (FEPP) y el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).

El Tren de la Excelencia suele llegar a Ambato con un grupo compuesto de 100 estudiantes destacados de diversos colegios del país. La ruta que recorren incluye la visita al cantón Cevallos.

El Tren Crucero ganó el premio Wider World Project o Mejor Producto Turístico fuera de Europa, del gremio de escritores ingleses British Guild of Travel Writers.


 

COTOPAXI

Junto al Parque Nacional Cotopaxi, en la parroquia de Mulalo, a 44 kilómetros de Latacunga, se encuentra el Área Nacional de Recreación El Boliche que cuenta con una estación de ferrocarril a la que arriban turistas de la capital del país, de otras provincias y del exterior.

El Boliche lleva este nombre por ser una formación natural dentro del bosque, que se asemeja a un plato hondo (boliche). Es un área de recreación que tiene un promedio de 600 visitantes por semana. En los fines de semana es muy concurrido por su proximidad a Machachi, Latacunga y Quito.

La carretera que conecta a esta zona natural con las ciudades mencionadas es de primer orden y fue ensanchada a seis carriles. Esto facilita el arribo de visitantes, pero también encierra riesgos para los transeúntes y los animales.

El tren sale desde la estación Eloy Alfaro en el sector  de Chimbacalle (sur de Quito) a las 08:15 los jueves, domingos y feriados. La excursión dura 8 horas y cuesta 30 dólares.

El viaje toma una hora con 30 minutos de ida y un tiempo similar de regreso. Los visitantes cuentan con cinco horas para recrearse en diversas actividades como deportes, caminatas, fogatas y asados en una área específica, etc.

El Boliche tiene una extensión de 1.077 hectáreas y se distinguen dos zonas de vida: el bosque húmedo montano y el bosque muy húmedo. En el primero cuenta con cabañas, sitios para acampar, parqueaderos, alimentación, museos y guías especializados.

Tanto los turistas nacionales como extranjeros gustan de los viajes en tren, pues disfrutan de caminatas a las faldas del volcán, a la laguna Limpiopungo en la que se refleja el coloso Cotopaxi.

En la estación hay muchas historias que contar, los turistas quedan fascinados con su belleza y siempre prometen volver, aseguró Gabriela Fernández, guía del museo de El Boliche, inaugurado en diciembre del año pasado.

Para Fernández, tras el proceso de recuperación que inició el Gobierno, las rutas y paradas  están en camino de constituirse uno de los principales atractivos del país.

El museo son dos vagones antiguos de 13 metros de largo y 2,60 de alto. Antes se utilizaban para transportar carga. Ahora es un centro interpretativo que cuenta los mitos y leyendas alrededor del tren y en la zona.

Ángel Zumba realizó este recorrido hace dos meses con su familia. “Es maravilloso, la fauna y la flora son indescriptibles. No hace falta salir del país para conocer lugares esplendidos”, aseguró. La fauna que prevalece es el chucuri, quindes, lobos, curiquingues, cóndores, venados, quilico, cervicabra, etc.

DATOS

Desde el 12 de diciembre de 2013, funciona el nuevo Museo del Tren en la estación de El Boliche, provincia de Cotopaxi, en la región central del país.

En el Área Nacional de Recreación El Boliche vive un venado de color rojizo con tintes café oscuro y negro, que está en peligro de extinción. Pocos turistas lo han visto y los expertos piden a los visitantes que respeten a esta especie.

Los visitantes pueden comer platos típicos como borrego asado, empanadas de morocho con café negro, caldos de gallina, entre otros, en la cafetería de la comunidad de Romerillos.

Te recomendamos

Las más leídas