El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.1/Dic/2021

Actualidad

Tendencias

Tasaste y El Matal, 2 tesoros en Manabí

07 de septiembre de 2014 00:00

En Manabí hay muchas playas que pasan inadvertidas para los turistas. Quizás, por falta de tiempo o por simple desconocimiento, muchos visitantes pierden la oportunidad de conocer lugares encantadores, como El Matal, una playa de pescadores.

Sus pobladores se enorgullecen al decir que es el segundo Puerto Pesquero Artesanal en la provincia. En este lugar se faenan más de 50 toneladas diarias de pescado de distintas especies, la mayor parte de la producción está destinada a otras partes del país, como Pedernales y El Carmen, etc.

Ubicada a pocos kilómetros de la cabecera cantonal de Jama, esta playa tiene diversas especies de pelícanos, peces, fragatas, cangrejos, gallinazos y muchas otras. Sus aguas son ideales para bucear y para practicar diversos deportes acuáticos. Este lugar es tan apacible que muchas personas deciden permanecer allí, aunque carezca de infraestructura hotelera.

Solo hay algunos restaurantes en los que es posible disfrutar de la comida manabita, siempre sabrosa y variada. A principios de este año, los pobladores de El Matal fueron sorprendidos por fuertes oleajes que destruyeron su malecón. La fuerza de las olas causó serios destrozos en las cabañas de los pescadores, así como en varias embarcaciones que fueron embestidas por el mar.

A pocos kilómetros de Pedernales también es recomendable visitar Tasaste, una playa donde se está el Arco del Amor, uno de los lugares más concurridos por los enamorados. Según los entendidos, se trata de una formación rocosa donde los indígenas de la cultura Jama-Coaque celebraban sus matrimonios. Quienes llegan a este lugar aprovechan para tomarse fotografías. De hecho es un lugar ideal para contemplar los atardeceres.

Además, es considerado uno de los lugares más emblemáticos de Jama. Este sitio está salpicado por cabañas rústicas, donde se expenden platos típicos de la comida manabita. Esta playa se destaca por las rocas que están enclavadas en la arena. El Arco del Amor es, además, una formación geológica de 10 metros de altura aproximadamente. Este balneario manabita tiene un clima subtropical seco.

Verónica Burbano - apasionada con Ecuador

Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado