Quito requiere 61 rutas de transporte en sentido este-oeste

- 16 de julio de 2019 - 00:00
En la actualidad, los recorridos del transporte convencional se cruzan entre distintas operadoras en el 70%. Ello genera competencias por los pasajeros.
Foto: Jhon Guevara / EL TELÉGRAFO

El proyecto para la reforma de la movilidad fue contratado por la Alcaldía pasada. Plantea dividir el territorio en ejes horizontales (norte-sur), diagonales, verticales (este-oeste), rutas a los límites urbanos y corredores a los valles.

El 2 de julio pasado, el secretario metropolitano de Movilidad, Guillermo Abad, presentó a la Asamblea una propuesta para la reforma a la Ley de Tránsito que analiza el Legislativo.

Uno de los planteamientos es que efectivice el funcionamiento de las operadoras de transporte como compañías en lugar de cooperativas.

Jorge Regalado, ingeniero y becario de una especialidad en movilidad, sostiene que el nuevo modelo obligará a la formalizar el trabajo de conductores, ayudantes y personal administrativo.

Según Regalado, el cambio de sistema significa, también, la aplicación de medidas que mejoren el servicio. Por ejemplo, contar con dos conductores por vehículo, lo que mejora las condiciones de trabajo. Además, las compañías deberían tener personal de reserva en caso de bajas médicas o emergencias.

El cambio de modelo organizacional se acompañará de las modificaciones necesarias para que el transporte convencional se acople a la entrada en operación del Metro. 

La Agencia de Ecología Urbana de Barcelona entregó en julio de 2017 un proyecto en ese sentido encargado por el anterior gobierno local.

En la actualidad, los buses convencionales se movilizan en su mayoría de norte a sur y transitan en el 70% de sus recorridos por las mismas vías que otros operadores.

Esto causa competencia por pasajeros a través de rebasamientos imprudentes, carreras en las calles, irrespeto de paradas, etc.

En lugar de ello, el documento propone establecer cinco subsistemas de movilidad caracterizados por la orientación de la circulación y el área de servicio.

El eje norte-sur sería cubierto, en primer término, por el Metro y los actuales corredores municipales como el Trolebús y la Ecovía, con algunos cambios.

A estas unidades se sumarían 196 buses convencionales que cubrirían 13 rutas tales como Quitumbe-La Ofelia, Alonso de Angulo-5 de Junio-Benalcázar-Miraflores y Comité del Pueblo- Avenida de Los Shyris-La Marín.

Setenta y cinco unidades recorrerían la ciudad en cuatro ejes que atravesarían la ciudad diagonalmente; de Quitumbe a La Ofelia y de la av. Morán Valverde a Carapungo, en dos de los casos.

Pero los buses convencionales se centrarían en unir la ciudad de este a oeste y alimentar al Metro y a los corredores municipales. Para ello, la entidad catalana planteó 61 rutas con 673 unidades. 

La propuesta establece, también, seis rutas alimentadoras que partiendo de puntos de confluencia como las terminales Quitumbe, La Marín y La Ofelia sirvan a zonas limítrofes urbanas.

Finalmente, plantean crear cinco corredores que conecten a la urbe con los valles y parroquias rurales.

El organismo catalán calculó que los cambios costarían $ 102,9 millones. Para ello se necesitan estructuras como una terminal en Carapungo y un espacio de transferencia en Miraflores. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: