Proyecto de agua para Quito está listo en 40%, según el Municipio

- 09 de febrero de 2019 - 00:00
Las cuatro estructuras de captación de agua del sistema Chalpi Grande-Papallacta registran, en promedio, un avance del 99% en su construcción.
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

El sistema Chalpi Grande-Papallacta aumentará en 2,2 metros cúbicos por segundo el caudal y asegurará el servicio para los capitalinos hasta 2040.

Las cuatro estructuras de captación de agua del proyecto Chalpi Grande-Papallacta están listas en el 99%. En el río Encantado, que desciende desde la laguna del mismo nombre ubicada en la parte alta de la reserva natural Cayambe-Coca, una cinta de hormigón atraviesa de lado a lado el cauce.

El elemento contiene una rejilla metálica por la que se filtran los aproximadamente 340 litros por segundo (l/s) que se obtendrán de ese afluente amazónico. Algo similar ocurre en tres puntos distintos del cauce del río que presta su nombre al proyecto.

En total, el sistema incrementará en 2,2 metros cúbicos por segundo (m³/s) el caudal de abastecimiento de líquido para la capital y asegurará el servicio hasta 2040.

Fernando Larrea, director municipal de los trabajos, apuntó que la obra es necesaria porque en la actualidad el nivel de producción de agua potable de Quito y el de consumo están casi a la par.

Esto significa que si no se incorpora el caudal extra, en los próximos años la capital podría tener problemas de desabastecimiento, como no ocurre hace 30 años.

A escala general, Chalpi Grande-Papallacta registra un avance del 40% dijo el viernes 8 de febrero el alcalde Mauricio Rodas, durante una visita a la obra.

Esta semana está previsto el zarpe desde el puerto español de Almería de los buques que transportarán los 1.290 tubos necesarios para la construcción.

El arribo de las naves con los alrededor de 15 kilómetros de líneas de conducción de agua está planificado para fines de marzo al puerto de Esmeraldas.

Las tuberías, que en 12 kilómetros tendrán una magnitud de 42 pulgadas y en 3 kilómetros entre 150 y 776 milímetros, transportarán el agua hacia el sistema Papallacta que se conecta, a su vez, con la planta de Bellavista y Paluguillo. La ampliación de este último sistema de tratamiento, también en ejecución, es la segunda fase del proyecto.

Desde allí se entregará el servicio a las parroquias nororientales capitalinas Cumbayá, Tumbaco, Puembo, Pifo, Tababela, Checa, Yaruquí, El Quinche y Guayllabamba.

Para ello se construirá adicionalmente la línea de conducción Paluguillo-Parroquias Orientales. La inversión en todas estas obras es de unos $ 100 millones, de los que $ 70 millones los provee la Agencia Francesa de Desarrollo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: