El alcalde de la capital declaró el estado de emergencia debido a los desastres

Más de 160 bomberos se concentran en Quito

- 17 de septiembre de 2015 - 00:00
Bomberos de la ciudad de Guayaquil escuchan al ministro César Navas, quien les dio la bienvenida. Foto: John Guevara/ El Telégrafo

El alcalde de la capital declaró el estado de emergencia debido a los desastres

Quito-Machala-Riobamba-Cuenca-Ambato-Tulcán.-

El apoyo para Quito de equipo humano y material en distintos cuerpos de bomberos del país se concretó desde ayer.   

Alrededor de 160 miembros de la casaca roja entre guayaquileños, mantenses, machaleños y de otros cantones arribaron a la capital con el único objetivo de sofocar los incendios que afectan varios sectores desde la semana pasada.

Desde el puerto principal los uniformados se desplazaron en dos aviones: un Boeing 727 y un C-130. Otros elementos a bordo de autobombas se movilizaron desde la noche del martes. Ello ante el llamado que hiciera el presidente de la República, Rafael Correa, con el objeto de ayudar a los bomberos quiteños.

En tanto, la Alcaldía de Quito declaró ayer al distrito metropolitano en estado de excepción.

El alcalde Mauricio Rodas anunció la declaratoria en su visita a la parroquia rural Nanegalito (noroccidente), en donde la estación de bomberos fue bautizada como Jonathan Dionisio, uno de los 3 uniformados fallecidos durante un desastre en los bosques capitalinos.  

El martes, Rodas y otros integrantes del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de Pichincha pidieron la aplicación de la medida en 4 cantones (Mejía, Rumiñahui, Pedro Moncayo y Quito) a Paola Pabón, secretaria de Gestión Política (e) del Gobierno Nacional.

No obstante, el Ejecutivo maneja, por ahora, otras alternativas tales como coordinar una posible asistencia de países vecinos.

Así, el ministro coordinador de Seguridad, César Navas, dio la bienvenida al grupo de uniformados procedentes de otras provincias en las instalaciones del Sistema Integrado de Seguridad ECU-911, ubicado en el sector del Itchimbía.

Informó que está previsto que 50 de los bomberos colaboren en la capital y los demás elementos sean distribuidos en otros cantones.

Como ejemplo de ello, señaló que 10 uniformados que llegaban este miércoles de Manabí fueron enviados de manera inmediata a participar en el combate al fuego en el sector del cerro Pasochoa, en donde permanece activo un incendio desde el pasado fin de semana.

El funcionario añadió que el Estado central ha movilizado todos los recursos posibles para combatir las llamas en distintas zonas del país. Ese es el caso de la utilización de 5 helicópteros de la Policía Nacional y el Ejército para la realización de descargas aéreas de agua.

Los siniestros en Chimborazo ocurren en zonas de difícil acceso para los elementos de la casaca roja. Foto: Elizabeth Maggi/El Telégrafo

Por otra parte, 3 hombres, mayores de edad, fueron detenidos alrededor de las 09:00 de ayer por elementos de la Policía y los bomberos en el sector del teleférico, en el occidente de Quito, bajo la presunción de ser incendiarios. En poder de los implicados se encontraron 4 cajas de fósforos, algo similar a una mecha y un spray que se presume utilizaban como acelerante del fuego. Previamente se reportó un conato de incendio en ese sector. Con estas detenciones, son 13 las personas procesadas en la capital por el delito en lo que va del año.

De otra parte, el ministro Navas dijo ayer que, hasta el mediodía, existía el reporte de 15 incendios forestales de consideración en distintas zonas del país, pero ninguno de ellos en la capital. En Zaruma, al menos 400 hectáreas de bosque virgen quedaron reducidas a cenizas. El fuego estaba casi controlado, empero por los fuertes vientos se reactivó el martes. Denis Romero, jefe del Cuerpo de Bomberos de Zaruma, dijo que el incendio lo habría iniciado en la parroquia Guanazán, presuntamente una persona que estaba quemando maleza. Hasta el mediodía de ayer el fuego consumía parte del Cerro de Arcos y Correderos.

Romero explicó que el sitio del flagelo es inaccesible, pues no hay cómo ingresar con un vehículo y está a 4 horas de caminata. Mientras, en Chimborazo, se reportaron 12 incendios.

Miembros del Cuerpo de Bomberos de Riobamba solicitaron apoyo a sus compañeros de Guano, Alausí, Chunchi, Cumandá y Pallatanga, para hacer frente a los incidentes considerados de gran magnitud y en sitios inaccesibles. A través del Sistema Integrado de Seguridad ECU-911, se coordinaron las emergencias suscitadas en las parroquias Yaruquíes, Licto y San Juan de la capital provincial. En el territorio azuayo, las quemas quedaron prácticamente controladas ayer.

El gobernador, Leonardo Berrezueta, indicó que el desastre en el Parque El Cajas ya fue sofocado y que no hay nuevos incidentes. Algo parecido ocurrió en Tungurahua, donde la temperatura bajó y el cielo estuvo nublado. No se reportaron quemas de magnitud y las que había hasta la tarde del martes están apagadas. En Carchi, un centenar de efectivos del Ejército trabajan con bomberos y maquinaria de la Prefectura para superar la emergencia. Las llamas han causado daños en grandes extensiones de pajonales. (I)

RECOMENDACIONES A LOS CIUDADANOS

El humo puede provocar afectación en las vías respiratorias y asfixia. Es recomendable proteger la nariz y boca con un pañuelo humedecido ante su presencia.

La vista también está en riesgo y por ello el Ministerio de Salud Pública sugiere a quienes están expuestos buscar de manera inmediata espacios abiertos y lavar los ojos con abundante agua limpia.

Los efectos provocados por la temperatura y la radiación se relacionan con las quemaduras y deshidratación. Frente a eso es necesario alejarse inmediatamente a zonas seguras, así como beber suficiente cantidad de líquidos.

Hay que tener mayor precaución con quienes padecen enfermedades respiratorias crónicas, grupos vulnerables, mujeres embarazadas, niños menores de 5 años, adultos mayores y personas con discapacidad.
En caso de una emergencia de salud se debe llamar de inmediato al ECU-911. (I)

Tapia instó a denunciar a los pirómanos

Un llamado a denunciar a las personas que han ocasionado los incendios forestales en el país formuló ayer la ministra del Ambiente, Lorena Tapia. Ello ante las grandes quemas que arrasan bosques en diferentes provincias y  en los alrededores de la capital de la República.

La ministra, que estuvo ayer en Guayaquil para presentar el evento ‘Premios Latinoamérica Verde’, junto con el alcalde Jaime Nebot, resaltó la detención de varios ciudadanos, presuntamente responsables de haber ocasionado los desastres y que, por el momento, están bajo investigación.

No obstante, recalcó que este problema también surge porque la Sierra, en esta época del año, presenta condiciones particulares (verano y vientos) que hacen más factible la aparición de estas quemas.

Pese a ello sostuvo que el Gobierno actúa con equipos y helicópteros en colaboración con los entes locales. “El Ministerio del Ambiente tiene un plan en líneas sencillas: prevengo, actúo y reparo”. En lo primero, enseñando a los ciudadanos los impactos ambientales de un incendio y las sanciones en caso de provocarlos; en lo segundo, incorporando personal como guardaparques para proteger estas áreas; y en tercer  lugar  efectuando labores de reforestación.

En tanto que el alcalde Nebot manifestó que Guayaquil es una ciudad solidaria, por lo que ya está en Quito el primer jefe del Cuerpo de Bomberos, con 5 equipos, 40 bomberos y los implementos para combatir con éxito los incendios de bosques, en los cuales los porteños tienen preparación. El viaje se efectuó por tierra y a bordo de dos aviones. (I)

Los bomberos forestales usan 14 herramientas

El mayor Mauricio Bedón, jefe del Departamento de Prevención de Incendios del Cuerpo de Bomberos de Ambato, explica que la extinción de un incendio forestal demanda de un gran esfuerzo humano y de un tiempo mayor que el que se ocupa normalmente en uno estructural. “Esto ocurre así porque usualmente los sitios de las quemas son inaccesibles y es preciso dejar los vehículos en las vías y luego caminar largas distancias”, aseguró. Los bomberos dentro de su pénsum académico reciben una materia que trata exclusivamente sobre los incendios forestales.

Además, utilizan las herramientas de zapa como palas, azadones, rastrillos, hachas, machetes, matafuegos, pulaski, cortadores de yerba, gafas, cascos, trajes, botas, mascarillas y mangueras especiales de 1 pulgada y de 15 metros de largo que se arman por tramos de 3, 4, 5 y hasta 10 y que van conectadas a los autobombas. “Es una labor muy riesgosa debido a la vegetación seca y la topografía con cuestas, rectas y pendientes. En esas circunstancias el casaca roja debe cortar, ahogar, enfriar y liquidar el fuego”, aseguró.

Según el experto, los incendios forestales no siempre se liquidan en un día por cuanto los hay superficiales, subterráneos y aéreos. “Por eso se debe volver a inspeccionar el terreno, para evitar que el fuego vuelva y con eso se inicie otra propagación”, afirmó. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: