Manuel García. Artista de la localidad

García: “En la primera clase dibujé a un compañero, ahí empezó la historia”

- 18 de junio de 2018 - 00:00

No abandonar sus sueños, a pesar de todas las dificultades de la vida, es la principal lección de García.

¿Quién es Manuel García?
Un pintor que ha salido adelante gracias a las habilidades, y que ha surgido con esfuerzo para superar las dificultades. Fui uno de los fundadores del Colegio General Píntag. La primaria me formé en la escuela Gabriel Noroña.

¿Cuándo se creó la institución educativa fiscal General Píntag?
En la década de los 70. Entonces hubo rumores sobre la creación de un colegio en la parroquia Píntag. Las primeras clases se dictaron en el colegio Pedro Pablo Traversari, y luego en la escuela Gabriel Noroña. Asistieron 64 estudiantes. Mi esposa fue una de las fundadoras. En 1974 se inauguró un bloque del colegio con la presencia del ministro de Educación. Ahí comencé mi afición al arte. Mi colección contaba con 64 dibujos.

¿Qué es para usted el arte de dibujar?
Aprendí a dibujar a los 14 años en el colegio de Artes Daniel Reyes. En la primera clase dibujé a un compañero, y así se inició mi historia en la que he desarrollado mis destrezas no exentas de dificultades.

¿De dónde surgió su impulso, ¿qué papel cumplieron sus padres?
Su apoyo fue muy importante. Ellos me ayudaron a potenciar mis habilidades para ser dibujante y pintor, y expresar mis sentimientos a través del arte.

¿Cuál fue su mayor desafío?
Comunicar a los jóvenes mi experiencia: que nada es imposible, cuando se propone algo se lo debe cumplir. Y no abandonar sus sueños. Seguir adelante, a pesar de las dificultades.

¿Recuerda haber recibido críticas sobre sus trabajos?
Al dibujar a mi compañero todos se rieron, pues, al principio, no tenía una educación técnica. Con el tiempo he mejorado las técnicas de dibujo.

¿Por qué le gusta su profesión?
He tenido la “casta” para ser un pinteño de corazón. Y a pesar de las críticas he seguido con el oficio. Porque el arte del dibujo transmite sentimientos y eso me ha producido profunda alegría. También porque he adquirido la capacidad de ser un pinteño que dibuja su lugar natal.

Por ejemplo, las imágenes de dónde venimos, los paisajes, las montañas, entre otros. Por último: porque he tenido una gran oportunidad que Dios me ha dado, para transmitir mediante el arte, con sencillez y humildad, el amor a mi querido Píntag. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP