La tradición de la chagrería alegra las “Fiestas del Maíz”

08 de septiembre de 2013 - 00:00

Cerca de 1.800 jinetes participaron ayer en el tradicional Paseo del Chagra, uno de los actos más representativos de “Las Fiestas del Maíz y el Turismo” del cantón Rumiñahui (sureste de Quito), que concluyó  pasado el mediodía.

En la mañana, grupos de chagras de Latacunga, Ibarra, Guaranda, Cayambe  y Cotopaxi  se concentraron en el coliseo de Sangolquí. Desde allí, a las 09:30, un toro novillero fue enlazado con betas (sogas de cuero) por cuatro jinetes que lo condujeron en  un recorrido de dos kilómetros hasta  la tribuna de la ciudad.

Detrás del acto desfilaron 50 asociaciones de chagras, que exhibían carruajes decorados con maíz, flores y zamarros (prenda de cuero que cubre el pantalón), comparsas y bandas de pueblo.

De ese modo, chagras amansando los caballos chúcaros y el aroma a puntas -bebida del chagra para resitir el páramo helado- disperso en el aire, escenificaban en las calles de Sangolquí, que estuvieron flanqueadas de gente y negocios de comida.

“Un chagra es apto para el cuidado del ganado, la crianza de este y el labrado de  la tierra”Estas festividades se efectúan desde 1959, época en que este sector instaló una feria para exponer la artesanía, gastronomía y el abundante maíz de la ciudad. Sin embargo, el desarrollo urbano de Sangolquí mermó la actividad agrícola. Manuel Aguirre, criador de la hacienda El Mirador, contó que “aún se cultiva el maíz chillo (o muela de caballo), mischa y chaquiñán (grano descompuesto para los chanchos)”. Entre tanto, “solo hay cultivos en las zonas altas de El Valle como Inchachillo o Mushuñán”, dijo Patricio Torres, comunicador del Municipio de Rumiñahui, quien añadió que “300 mil turistas visitan Sangolquí en las fiestas”.

Las chacras, en contraste, son surcos para sembrar. Esto originó el término chagra o agricultor. No obstante, los chagras también realizan faenas ganaderas y vaqueras. A través del paseo se “rescata, homenajea y preserva el rol ancestral de los trabajadores del páramo”, afirmó Wilmer Andrade, del grupo Chagraregia, quien detalló:  “Cuidado del ganado y su crianza,  y labrado de  la tierra son las funciones de la chagrería para las que estamos aptos”.      

Para Irina Sánchez, moradora del sector, “El Paseo del Chagra entretiene, genera una figura romántica de los campesinos y dinamiza la economía”. Corrida de toros populares, verbenas con baile y una marathon nocturna 10K amenizarán “Las Fiestas del Maíz” hasta el 20 de septiembre.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: