La gastronomía quiteña se degusta en 50 estands abiertos en 10 mercados

- 05 de diciembre de 2019 - 00:00

En Solanda se optó por recibir a los comensales en los exteriores del centro de abastos. En el norte de Quito, el Ministerio de Agricultura auspició la feria “De la mata a la mesa”; en ella un chef enseñó cómo elaborar dulces típicos.

Las tortillas con hornado, yaguarlocro, cuy asado, caldo de pata, pristiños e higos con queso se unieron al chullita quiteño, quiteña bonita y a las chivas para celebrar a la ciudad. Y en ese sentido, los visitantes llegaron hasta los mercados y ferias a degustar la gastronomía típica.

Con un pristiño en su mesa y al son de “Mi Quito tiene un sol grande”, Augusto Berrezueta compartió con sus compañeros de trabajo. “Vinimos porque no solo queremos festejar a la ciudad, también queremos que los emprendedores ganen un poco de dinero gracias a sus habilidades en la cocina”, dijo.

Para Juan Báez, presidente de la Federación de mercados y ferias de Quito, se trata de una oportunidad para que la ciudadanía conozca y disfrute de sus productos; por ejemplo en los mercados de San RoqueChiriyacu la feria se realiza dentro de sus instalaciones, mientras que en el mercado de Solanda, los quiteños degustan de los platos con mayor comodidad en los exteriores del mismo.

La feria “De la mata a la mesa” congregó a 17 productores, quienes se encargaron de llevar alimentos directamente desde la ruralidad. Foto: Mario Egas / ET

Hubo 50 puestos comida, de 10 mercados, para participar en esta feria gastronómica. “La inversión es poca y la ganancia llega hasta los        $ 300 dependiendo el tipo de plato”, explicó Báez.

En los exteriores del Ministerio de Agricultura (MAG), en cambio, se realizó el evento “De la mata a la mesa”, donde participaron 17 productores.

Para Wilma Suárez, subsecretaria de Agricultura Familiar Campesina, el acto llamó a promover una relación directa productor-consumidor. “Traemos una diversidad de productos que son cosechados en la ruralidad y son totalmente ecológicos”, destacó la funcionaria estatal.

El chef Geovanny Barba es uno de los productores que por tercer año consecutivo participa de la feria. Entre los platos que se ofrecen están las espumillas de guanábana, de chirimoya, empanadas de mejido, morocho quiteño, canelazos, entre otros.

Los emprendedores que ofertan estos platos convocan a los quiteños a que conozcan la elaboración de los mismos; “por ejemplo, vamos a enseñarles cómo se saca la esencia de la fruta para elaborar una espumilla saborizada”, explicó Barba. 

Los costos varían entre $ 1 y $ 7, dependiendo del producto que se adquiere.

Otro de los lugares de encuentro para degustar la gastronomía quiteña fue la intersección de las avenidas Amazonas y Eloy Alfaro. Allí se instaló la Asociación Cultural del Rescate de la Comida Típica Ecuatoriana.

Margarita Maldonado, presidenta de la organización, destacó que este es el año 30 en el que buscan rescatar la comida típica de Quito. En el lugar, 15 locales se dieron cita para ofrecer sus platos.

Ana Albán tiene un puesto de espumillas, postres y ensaladas de frutas dentro de la feria. Los costos iban desde $ 1 hasta $ 2 y venía acompañado de frutas o galletas.

La asociación resalta su trayectoria e “invita a los quiteños a deleitarse con exquisitos platos típicos”, dijo la comerciante. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: