Conductores esperan que las obras viales aligeren el tránsito

05 de junio de 2013 - 00:00

La congestión vehicular en la confluencia de las avenidas La Prensa, Mariscal Sucre y Manuel Córdova Galarza, al norte de la capital, causa malestar entre los ciudadanos, pese a la intervención de la Policía Nacional y  Metropolitana para evitar los embotellamientos.

Desde que inició la construcción del intercambiador El Condado, las autoridades han identificado dos momentos críticos: desde las 5:30 hasta las 13:00 y a partir de las 16:00 hasta las 19:00.

El agente de tránsito Pabel Solines explicó que las horas más congestionadas guardan relación con las horas pico, es decir, cuando la mayoría de la gente se dirige a su sitio de trabajo o centro de estudios. Por ello, 10 oficiales están encargados de dirigir el tránsito en esos horarios.  

Marcela Farinango, moradora de Pomasqui, indicó que la aglomeración vehicular varía, por ejemplo dijo, los lunes es insoportable pasar por el sector de El Condado, le toma 20 minutos, mientras que el resto de la semana el tráfico es más fluido, pese a  la obra.   

Según el alcalde de Quito,  Augusto Barrera, los trabajos concluirán en tres meses, pues al momento se ha avanzado con el 61% de la construcción. El intercambiador  El Condado facilitará la movilidad de la zona, es decir, si antes tomaba hasta 45 minutos pasar el redondel, se estima que una vez habilitado el paso deprimido no sea más de  4 minutos.

DATOS

La inauguración del Intercambiador de la Fernández Salvador será en 45 días.

El paso a desnivel
dispondrá de dos carriles de circulación vehicular por sentido, que estarán a nivel y servirán para encauzar el tránsito que circule hacia o desde el redondel de El Condado.

La rehabilitación integral de las avenidas Mariscal Sucre desde el túnel de San Juan hasta el intercambiador de Carcelén, tiene una extensión de 14 km. Se construyen dos calzadas de tres carriles.
En el sitio donde se construye el intercambiador El Condado, así como en la Fernández Salvador, existía infraestructura de servicios básicos que debió ser reubicada para continuar con los trabajos. La construcción de los intercambiadores bordeó los 11 millones de dólares.

En el caso  de El Condado se reubicó el colector que pasaba justo en el punto de implantación del proyecto (en el deprimido), por lo que  los trabajos incluyeron la construcción de un nuevo colector y el encauzamiento de las aguas lluvias. El paso deprimido tiene una longitud de 850 m y la losa es de 200 m.  

Marcelo Amaguaña  vive en Carcelén, y el trayecto de su casa a su negocio, en el sector de La Luz, le toma 45 minutos. “La congestión inicia 20 metros antes del nuevo intercambiador. La Policía deja pasar dos semáforos en rojo para que los vehículos que vienen desde la Manuel Córdova Galarza sigan hasta La Prensa  y  La Mariscal Sucre. Los autos circulan, aunque lentamente y espero que cuando la obra concluya,  el tráfico se aligere”, dijo.

La semana pasada se habilitó parcialmente el intercambiador de la Fernández Salvador, pero el semáforo a la altura de San Fernando provoca nuevos embotellamientos. Además, la vía continúa en mantenimiento en sentido sur-norte.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: