Conductores de buses deberán someterse a examen de alcoholemia

19 de abril de 2012 - 06:45

A partir del próximo lunes, 23 de abril, los conductores de buses interprovinciales deberán someterse un examen de como requisito obligatorio para obtener la autorización operativa de salida que faculta su desplazamiento hacia los distintos destinos del país.

El conductor tendrá que acercarse hasta el el edificio de Servicio al Conductor de cada terminal y cumplir con las instrucciones que aparecen en la pantalla de diálogo de uno de los 8 kioscos alcoholímetros que la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) entregó el pasado 5 de abril. En la terminal de de Quitumbe  existen seis kioscos  en la terminal de Carcelén hay dos.

El chofer tendrá que ingresar sus datos básicos como número de cédula y escaneo de su licencia. Luego, debe soplar a través de una boquilla personal para que la máquina realice el registro de su aliento y capture su fotografía.

Algunos de los datos que recoge el test de alcoholemia están los nombres completos del transportista, su número de licencia y la fecha de expiración de ésta, los puntos del carnet de conducir, su huella digital, la ciudad, hora y fecha.

En caso de que el conductor no presente el resultado del examen o este da como resultado positivo para el consumo de alcohol, la administración de las terminales de Quitumbe y Carcelén no emitirán la autorización de salida y la unidad hacer su recorrido.

La Gerencia de Terminales y Estacionamientos de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (EPMMOP) capacitó a transportistas y miembros de la Policía Nacional sobre el uso de los kisokos alcoholímetros.

En las instalaciones de las Terminales Quitumbe y Carcelén se desarrollaron talleres de capacitación dictados por técnicos de  la ANT y personal de las terminales, para explicar detenidamente el procedimiento al que deberán ceñirse los conductores de las unidades de transporte interprovincial, previo a su salida. Así desde este lunes y hasta el este viernes los choferes se  realizan los exámenes de prueba del kiosco.

El examen de alcoholemia es el primero de los controles que los conductores deberán realizar seguido por la revisión técnica vehicular. También se  revisarán los documentos del transportista como la licencia, carnet del conductor, matrícula y SOAT. Además, se comprobará que el vehículo haga un control de salida donde se hará una revisión de autorización operativa, lista de pasajeros, constatación física de exceso de pasajeros y colocación de sellos en la puerta de cada unidad.

La Policía Nacional podrá realizar operativos sorpresa en cualquier punto de las carreteras del país y solicitar al conductor su test de alcoholemia para comprobar que se hizo la prueba de control de consumo de alcohol y que la fotografía impresa en el ticket corresponda a quien conduce el vehículo.

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: