Con el regreso a clases la circulación vehicular aumentará un 30%

28 de agosto de 2012 - 00:00

El retorno a clases puede ser para muchos un día caótico. Los padres salen más temprano para dejar a sus hijos en los establecimientos educativos, los transportes escolares salen nuevamente a circular y el transporte público funciona  el 100% de su capacidad.

Aunque el inicio de ciclo escolar en la Sierra y Amazonía está previsto para el próximo lunes, en las calles de la ciudad ya se observa el fenómeno, en estos días, a causa de la compra de útiles, uniformes y demás. Es que, según el Municipio, durante las vacaciones (julio y agosto), el tráfico disminuye en un 30%, por lo que  la circulación vehicular es más fluida.

Ayer, por ejemplo, desde las 07:00 el Corredor Sur Occidental empezó a saturarse, sobre todo por el sector Los Dos Puentes. Entre 5 y 7 buses hacían fila en una de las paradas para dejar y coger pasajeros. Luis Salazar, conductor de un auto particular, contó que cuando los estudiantes vuelven a clases “es difícil avanzar, porque hay muchos carros. Ahora circulamos a 50 km/h, pero en esa época lo máximo es 30 km/h”, comentó.

En el sector San Diego el tráfico fue más fluido, pero al llegar a San Roque, en donde desemboca una gran cantidad de automóviles que vienen desde el Centro Histórico, se formaron largas filas de transporte público y privado.

En La Villaflora, en el sur de la ciudad, los vehículos particulares optaron por la avenida Carlos María de la Torre en lugar de la avenida Napo, lo que les permite avanzar hacia La Recoleta y de ahí continuar por el Centro Histórico.  Fausto Alvear transita habitualmente por esa ruta y, a su criterio, la falta de sincronización del semáforo “que se pone en rojo cada minuto no permite que los vehículos circulen con mayor rapidez”.

28-8-12-quito-carrosEl conductor reiteró que la congestión vehicular en la capital es a toda hora, pero reconoció que durante las vacaciones disminuye y ahora que vuelven a clases “no tengo otra opción que madrugar más”, comentó.

Otra alternativa para atravesar la ciudad de sur a norte es la avenida Napo. Rolando Valencia, conductor de la cooperativa Translatinos, señaló que durante julio y agosto la congestión se redujo considerablemente, pero con el retorno a clases la cantidad de vehículos en la esa avenida aumenta, sobre todo, por la presencia de uno de los colegios más grandes de Quito, de modo que el tráfico se alivia un poco desde el sector la Pasteurizadora Quito.

Ello también producto de la gran cantidad de alumnos que ingresan al colegio Juan Pío Montúfar y que no utilizan el paso peatonal. “Durante las vacaciones transporté unas 700 personas al día, mientras que en época de clases llegó hasta 1.000”, contó el conductor.

Agregó que desde el sector de Guajaló, en el sur de la capital, hasta el Seminario Mayor, en el norte, el recorrido normal en época de clases toma una hora y cuarenta minutos, mientras que en vacaciones es de apenas una hora.

Plan Seguros a Clases

Se estima que, alrededor de 620.000 estudiantes volverán a las aulas el próximo 3 de septiembre, por lo que habrá mayor congestión vehicular. Para mitigar el problema, el Municipio presentó ayer un plan para evitar el tráfico y dar seguridad a los estudiantes.

El ingreso será escalonado, como se realiza desde 2010. El próximo lunes ingresarán a clases los alumnos de primero a tercero de bachillerato; el martes, los estudiantes de octavo a décimo año de educación básica; el miércoles,  niños de  primero a séptimo de educación básica; y el jueves, los niños de educación inicial.

El alcalde Augusto Barrera indicó que “nos ha dado buenos resultados el ingreso escalonado a clases. Esto disminuye los accidentes, el caos y las carreras”. A más del ingreso escalonado, para evitar el tráfico en las vías se dispuso que las obras de repavimentación y rehabilitación que se realizan en las avenidas: Eplicachima, en el sur, y Amazonas, en el norte, se realicen fuera de las horas pico, es decir, desde las 09:30 hasta las 16:30 y en las noches.

Además  aclaró que los trabajos en las calles del Centro Histórico concluyen esta semana. También se realizarán controles a las ventas ambulantes en los alrededores de los establecimientos educativos y se evitará que los autos particulares que llevan a los alumnos a los centros de estudios se estacionen. “Cuando los padres llegan en su carro y se estacionan por un largo rato, lo que provocan es más congestión y que otros niños se bajen en plena vía”, dijo Carlos Páez, secretario de Movilidad.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: