El complejo legislativo lleva 6 años inconcluso

- 23 de noviembre de 2018 - 00:00
La circulación se reanudó ayer por la calle Piedrahíta y el Bulevar Cívico. En el sitio está prevista una agenda cultural hasta el 5 de diciembre.
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

La intervención de la calle Piedrahíta, uno de los elementos del proyecto urbanístico, fue entregada anteanoche por la Presidenta de la Asamblea.

Los vecinos del barrio quiteño El Belén esperan que la reapertura, anteanoche, de la calle Piedrahíta aumente el comercio en la zona aledaña a la Asamblea Nacional.

La medida permite que circulen vehículos en dirección occidente-oriente. Asimismo, que transiten las personas por el Bulevar Cívico, creado en el flanco sur de la Legislatura.

La reapertura se realizó dos años después de que se iniciara la intervención en la arteria y a seis de que empezara la construcción del proyecto urbanístico denominado Complejo Legislativo en diciembre de 2012.

Durante ese tiempo, según quienes viven y trabajan en el área, las ventas de los negocios que operan allí disminuyeron.

Manuel Guaranga, quien comercializa gafas, comenta como ejemplo el cierre del restaurante Casa Asia, que funcionaba en la intersección de Piedrahíta y 6 de Diciembre.

El comerciante espera que sus ventas recuperen el nivel anterior al cierre tras retomar desde el miércoles su tradicional lugar, ubicado en la acera opuesta al restaurante cerrado.

Graciela Guamán, quien vende periódicos y confites a pocos pasos del cruce entre Piedrahíta y Clemente Ponce, espera lo mismo. La mujer aseguró que sus ingresos no fueron los mismos mientras duró el cierre.

Hasta la noche del miércoles se intervinieron la calle Piedrahíta; el establecimiento del parque Juan Montalvo y un bloque subterráneo de estacionamientos y se rehabilitó la casa cercana Lasso-Conto.

Están pendientes el Parque Lineal 6 de Diciembre, la plaza Luz de América y un bloque de oficinas.

Elizabeth Cabezas, presidenta de la Asamblea, atribuyó hace unos días a la situación económica del país el estado del proyecto, valorado en $ 39 millones.

Sin embargo, la obra ha tenido otros problemas. Fernando Cordero, extitular del Legislativo, planificó que estaría lista a mediados de 2013. Pero a fines de ese año, su sucesora, Gabriela Rivadeneira, terminó de mutuo acuerdo el contrato con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

Un informe de Contraloría sobre el período 2008-mayo de 2013 estableció que no hubo estudios adecuados a nivel técnico y económico y que el plazo fijado inicialmente fue demasiado optimista y no se ajustó a las condiciones de la obra. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: