Buseros plantean tarifa de $ 1,65 por km recorrido

- 06 de agosto de 2019 - 00:00
Los transportistas capitalinos reclaman que el pasaje ha permanecido congelado 16 años y que sus costos de operación han subido 265,65%.
Foto: Jhon Guevara / EL TELÉGRAFO

Los transportistas reclaman una elevación inmediata de pasajes a $ 0,35 en Quito, mientras las autoridades planifican los nuevos contratos de operación que regirán.

Alza de la tarifa general de transporte a $ 0,35; aplicación de nuevos indicadores de calidad del servicio; y cambio del actual sistema de recaudación, basado en el número de pasajeros, a otro en el que se retribuyan los kilómetros recorridos.

Esos son algunos de los acuerdos alcanzados entre las autoridades capitalinas y los dirigentes del gremio de movilidad de pasajeros en tres talleres realizados el 11, 12 y 15 de julio pasados. 

La propuesta ya está en manos del alcalde Jorge Yunda, quien debe ponerla en consideración de la Comisión de Movilidad del Concejo para que luego sea debatida en el pleno del órgano legislativo quiteño.

No obstante, existe discrepancia entre transportistas y Municipio en el orden en que deben aplicarse las medidas.

Seis dirigentes de los conductores pidieron este lunes al Alcalde que aplique de manera inmediata el alza de pasajes de los actuales $ 0,25 a los $ 0,35 propuestos.

Ellos recordaron que la tarifa no se ha incrementado en la capital desde 2003. Y según cálculos del sector, el incremento de sus costos de operación se ha elevado en ese mismo periodo 265,65%.

En los últimos cinco años, desde que el control del tránsito pasó a manos de los municipios, 12 ciudades del país han subido la tarifa de transporte a $ 0,30: Guayaquil, Santo Domingo, Cuenca, Loja, Manta, Ibarra, Machala, Chone, Esmeraldas, Quevedo, Babahoyo y Ambato.

En el caso del puerto principal, incluso existe una tarifa diferenciada de $ 0,35 para los usuarios de la flota de buses eléctricos que opera en esa urbe.

Sin embargo, la Secretaría Metropolitana de Movilidad plantea que antes de que se aplique el incremento, primero deben firmarse los nuevos contratos de operación en los que se establecerán 41 indicadores de calidad que deben cumplir los transportistas.

El secretario metropolitano de Movilidad, Guillermo Abad, dijo que esos documentos establecerán, también, que en caso de incumplimiento de los parámetros las unidades e incluso las operadoras podrán ser suspendidas.

Jorge Yánez, directivo de la empresa Unitrans-Q, señaló que los nuevos indicadores establecen el 40% de la responsabilidad de aplicación en la autoridad municipal, 40% en los transportistas y 20% se trataría de una responsabilidad compartida.

El Secretario de Movilidad apuntó que los parámetros que se plantean medir en la futura operación del transporte capitalino se relacionan con lo que establece la Ley de Tránsito. 

Y aunque no se han hecho públicos todos los detalles de la propuesta, los transportistas mencionaron este lunes algunos de los que conocen.

Entre ellos están la frecuencia de salida de las unidades frente al nivel ideal; número de salidas de buses por hora; número medio de asientos disponibles por número medio de pasajeros transportados.

Además, número de llegadas a tiempo por el total de viajes; número total de accidentes por vehículo, y kilómetros y costo total de viaje por distancia recorrida.

Sobre este último indicador, cuya responsabilidad los choferes le asignan al Municipio, el gremio señaló que para 2019 el costo del kilómetro recorrido les significa $ 1,65.

De acuerdo con las cifras que maneja ese sector económico, el valor por kilómetro pasó de $ 0,62 en 2003, a $ 1,03 en 2010, hasta el costo actual ($ 1,65).

El establecimiento de una tarifa basada en este factor (kilómetro operativo) es  una de las propuestas que plantean los transportistas para la unificación de cobros, de cara al acoplamiento futuro del sistema de transporte a la operación del Metro.

Una idea similar es manejada por la Secretaría de Movilidad. Su titular aseguró que para evitar debates sobre el costo de la movilidad en lo posterior, se debe establecer una fórmula técnica que lo defina automáticamente.

Abad apuntó que en urbes en que el sistema está consolidado, la eventual revisión de las tarifas en base de la fórmula se ejecuta cada seis meses. En otros lugares se lo hace cada dos años.

Sin embargo, el funcionario consideró que en el caso de la capital podría establecerse una revisión anual.

Abad aclaró que en caso de incumplimiento de requisitos o cambio de factores de medición, la tarifa también puede bajar. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: