Los aludes son un riesgo en tres avenidas de Quito

- 09 de enero de 2020 - 00:00
Jhon Guevara / ET

El monitoreo de los riesgos vinculados con los deslizamientos de tierra no se limita a la estación lluviosa, sino que se desarrolla de forma permanente.

El accidente ocurrido el pasado 2 de enero en la avenida Simón Bolívar -entre el puente de Guápulo y el acceso a la Ruta Viva- evidenció que la época de lluvias incrementa los riesgos y cuidados para los conductores en las principales vías perimetrales de la ciudad.

 El monitoreo a las zonas de riesgo es permanente, según Fernando Pazmiño, gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop).

Al momento está desplegado un grupo de geólogos y geotécnicos que trabajan dentro de un plan de investigación. Este incluye recorridos y observación de las avenidas de los Conquistadores, Oswaldo Guayasamín y la Simón Bolívar. Las tres arterias presentan riesgos producto de sus estructuras geológicas.

Pazmiño aclaró sin embargo que por ahora no se puede entregar una lista detallada de los puntos de riesgo ya que el estudio no está terminado.

Por lo pronto se sabe que los mayores peligros se presentan en la zona que abarca la llamada “Falla de Quito”, área entre el puente de Puengasí (sureste de la ciudad), pasa por El Batán (norte), La Bota y llega hasta Catequilla.

“Se trata de una falla dinámica, viva, que tiene movimientos entre cuatro y siete milímetros y ha producido movimientos sísmicos de hasta 5 puntos en la escala de Richter”, explicó el titular de la Epmmop.

Intervención en la Simón Bolívar es compleja
El trabajo que realizó la Epmmop en la avenida Simón Bolívar, en el área ubicada entre el Intercambiador Monteolivo  hacia el sur, tardó más de lo programado.

Estaba previsto dar paso al tránsito vehicular a las 14:00 horas de ayer, sin embargo -hasta el cierre de esta edición- el plazo se extendió hasta las 17:00. Cerca de las 15:00 la extracción de la roca ubicada a 25 metros de altura en el talud occidental de la avenida y con un volumen de 9 metros cúbicos, estaba avanzada en un 60%.

Además del retiro de la piedra se procedió a limpiar de vegetación la parte superior del talud. En el sitio se encontraban árboles con sus raíces expuestas, lo que genera mayor riesgo para la estabilidad del suelo.

La intervención incluye un estudio de las cunetas de coronación, encauzamientos, descargas en la parte superior para que se elimine el riesgo actual en este tramo de la avenida.

Una vez concluida esta primera parte, inmediatamente se iniciará la segunda etapa de  remediación en la zona frente al Mirador de Guápulo, lugar del accidente que cobró la vida de una persona a inicios de enero.

En esta parte se retirarán rocas que presentan peligro de deslizamiento y se ordenará la geometría del talud, luego se le dará estabilidad a través de una geomembrana.

Prevención ciudadana
Las acciones de la ciudadanía también pueden influir en el nivel de riesgo de estas zonas, según los entendidos.

Un factor importante de prevención que está en manos de los habitantes es el respeto y uso adecuado de los espacios públicos, específicamente en lo que se refiere al desecho de escombros de la construcción, que deben ser depositados en espacios determinados y no en las orillas de las carreteras.

Según los técnicos municipales el lanzar escombros en cualquier parte debilita la estructura de los taludes.

Otro problema identificado son las construcciones que no consideran factores técnicos y que se asientan en áreas de laderas. Esto además de constituir una amenaza para los residentes afecta los paredones, porque puede alterar la corriente natural de las aguas lluvias.

Las cifras proporcionadas por la Secretaría General de Seguridad y Gobernabilidad del Distrito Metropolitano de Quito indican que 118 emergencias, relacionadas con lluvia, se atendieron desde el 24 de septiembre de 2019 hasta el 5 de enero de 2020.

De estos datos, 55 fueron inundaciones, 52 por movimientos en masa y 11 por colapsos estructurales.

En cuanto a las afectaciones humanas, en ese mismo periodo, nueve personas resultaron heridas, 18 familias afectadas, 14 ciudadanos fueron evacuados y una persona perdió la vida.

La Administración Zonal Manuela Sáenz, en el Centro Histórico de la capital, registró 15 movimientos en masa en este periodo. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Últimas noticias
Medios Públicos EP