70 zonas de la ciudad son más proclives a un desastre

13 de abril de 2012 - 00:00

En la última semana, el fuerte temporal causó varios estragos en los sectores considerados de riesgo ante un desastre natural. En el barrio Atucucho, en el norte de Quito, las aguas se acumularon, humedeciendo una pared, hasta que se desplomó. En Guápulo, en cambio, la fuerza de la lluvia debilitó un muro y cedió. 

Sesenta sectores de Quito han sido identificados por el Municipio como zonas de riesgo. La mayoría se encuentran en lugares cerca de quebradas, como: Pulida Grande, Rumihurco, Singuno, San Antonio, Horinaza, en el norte; Tajamar, San José, en Tumbaco; las laderas del Pichincha, en el sur de la ciudad, y los bordes de las avenidas Oriental y Occidental; también las áreas de protección ecológica como: el bosque protector Ilaló, en los Chillos; y el Río Machángara.

Según Lourdes Rodríguez, secretaria de Seguridad del Municipio, los estragos causados por el invierno en las zonas de riesgos no han sido de mayor magnitud, pero asegura que el Cabildo  está preparado para atender una emergencia. Y las zonas de riesgo  tienen levantado un sistema de alerta temprana que se monitorea diariamente, agregó.

Antes de una intensa lluvia, la administración zonal da aviso a los moradores de los sectores en riesgo para que se preparen ante una posible evacuación; además el Cuerpo de Bomberos y la Policía Metropolitana realizan patrullajes en los sitios donde la lluvia será más intensa.

Según el Municipio, las lluvias serán irregulares, pero muy fuertes y durante períodos muy cortos de tiempo, hasta mayo. Además puso a disposición de la comunidad la línea telefónica 1800 242424, para que se informe oportunamente una eventual situación de riesgo.

Luis Robles, presidente del comité barrial de Atucucho, cuenta que las charlas sobre prevención de riesgos y cómo reaccionar ante un desastre natural han aportado a que la comunidad se organice de mejor manera y ha reducido el impacto del invierno en el barrio.

Robles recordó que hace varios años hubo tres muertes y que están luchando por la reubicación de las familias que están en un lugar con riesgo de derrumbe.

El Municipio también reconoció áreas de impacto moderado y alto, en las que están las avenidas Simón Bolívar, Occidental, Oriental y 5 de Junio. Además los pasos deprimidos de La Y, Orellana y Diez de Agosto; la entrada al túnel Guayasamín, las calles Ulloa y América, la parada Trolebús Villaflora y en el túnel de San Diego.

En varias zonas se han mitigado los efectos de las fuertes lluvias, pero en zonas como San Juan de Calderón aún no se realiza ninguna acción. Moradores del sector explican que no cuentan con alcantarillado y cuando llueve las aguas bajan por la calle Jesús del Gran Poder, deteriorándola y dificultando el paso de los pocos vehículos que llegan hasta esos alejados barrios.

Además, se humedecen las paredes y estructuras de las viviendas, explicó Carmen Solís, moradora del sector. Por ese motivo, piden a las autoridades municipales que se agiliten los trámites para la construcción del alcantarillado y así evitar los daños por las lluvias.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Últimas noticias
Medios Públicos EP