Solidaridad con los niños palestinos

- 03 de junio de 2018 - 00:00

El primero de junio varios países celebran el Día Universal del Niño, gracias al activismo de una mujer extraordinaria llamada Eglantyne Jebb. Ella, una maestra de primaria en Inglaterra, sintió la necesidad de salvar a los niños y niñas en los contextos bélicos.

Se convirtió en una activista por la paz, porque sabía que “todas las guerras son contra los niños”. El horror de la I Guerra Mundial la inspiró para fundar Save the Children Fund, que impulsa la reflexión internacional sobre los derechos de los niños. Murió antes de la llegada del nazismo infanticida en Alemania, que dejó más de un millón de niños y niñas asesinados en cámaras de gas o de hambre en campos de concentración, muchos de ellos eran judíos.

Paradójicamente, el pueblo que fue víctima del Holocausto hoy hace un tipo de genocidio en los territorios de resistencia del pueblo palestino. Los datos de Save the Children muestran que la represión a la primera Intifada, en la década de los ochenta, cobró la vida de más de 200 niños y niñas e hirieron alrededor de 25.000. En la segunda represión del año 2000 murieron 500, hirieron a 10.00 y arrestaron a 2.200. En  2008, más de 300 niños y niñas murieron en Gaza. En otro ataque ofensivo en Gaza, en agosto de 2014, 373 perdieron la vida. Según la organización,  7 niños mueren diariamente y 70 son heridos en ese territorio. El pasado 14 de mayo de 2018, por la cruenta represión ante las legítimas protestas contra la inauguración de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén, 62 personas perdieron la vida, entre ellas 14 niños.

En este contexto nació y creció la conocida adolescente, Ahed Tamimi, quien a sus 16 años abofeteó a un policía israelí. Ella es activista desde los 8 años. Ese activismo de los niños y niñas en Palestina ha sido denigrado por el marketing de Estados Unidos e Israel que los acusa de “terroristas”. EE.UU. no firmó la Convención de los Derechos del Niño porque tiene estados que permiten la pena de muerte a menores de edad. Por el lado de Israel, aunque firmó la Convención en 1991, tiene la Ley de Juventud que permite encarcelar a menores de 14 años.

Hay cerca de 450 menores en las cárceles de Israel.

Vale aclarar que Eglantyne Jebb nunca tuvo hijos, incluso después de muerta, su organización trata de salvar a los niños y niñas de las guerras.

Tratemos de seguir su legado. (O) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: