2014: Un cambio de último minuto

- 19 de junio de 2018 - 00:00

El fútbol no se inventó en Brasil, pero vive ahí, así que un mundial en el país más grande de Sudamérica generó un interés adicional: ¿Iba la canarinha a sanar la herida del Maracanazo? No, no iba. Alemania, a la postre campeona, le infligió la peor derrota de su historia con un 7-1 en semifinales. Otra goleada, esta vez por 0-3 ante Holanda, relegó a la anfitriona al cuarto lugar. La sombra del Maracanazo se hizo más grande que nunca: Cuando Brasil organiza un mundial, es para llorar a su selección.

Con todo, hubo varias escenas para la historia. Una es la entrada de Farid Mondragón al segundo tiempo del partido entre Colombia y Japón para convertirse en el jugador más veterano en una Copa del Mundo. Holanda se vengó de la final de 2010 con un 5-1 a la campeona España, eliminada por Chile en la segunda fecha. En un partido de vida o muerte, Luis Suárez destrozó a mordidas, literal, a la defensa italiana, eliminada por segunda vez consecutiva en primera fase. Y Lionel Messi fue, más que nunca, el capitán que necesitaba Argentina, a la que guió hasta la final, que pudo haber ganado si no fuera por la mala puntería.

La decisión de que las cabezas de serie se asignarían según el ranking FIFA hizo posible que en un mismo grupo jugaran 3 campeones. Costa Rica, por la que nadie daba nada, doblegó a los tres y pasó como primera: venció a Uruguay e Italia y empató con Inglaterra.

Costa Rica también estuvo en el momento más emocionante del mundial, pero desde la posición de los derrotados. Tras empatar 0-0 con Holanda, los ticos confiaban en que su arquero, Keylor Navas, fuera tan decisivo como había sido ante Grecia en los octavos. Pero entonces, Louis Van Gaal demostró que la picardía no es exclusiva de América Latina.

Al minuto 121, el técnico holandés metió a un arquero desconocido, Tim Krul, que no era precisamente un ataja penales, pero eso en Costa Rica no lo sabían. Ese golpe psicológico lo complementaba Krul antes de cada disparo tico, gritándole al tirador en esa lengua incomprensible que a él no le iban a marcar. Tapó dos y Keylor ninguno. Krul se convirtió en el héroe de esa tarde al eliminar a una Costa Rica que se fue invicta a su casa. Curiosamente, no lo pusieron en la tanda contra Argentina, en la que Holanda fue eliminada. (O) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: