El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.16/Sep/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

Lucha contra la corrupción

Capítulo turbio del PSC

14 de junio de 2020 00:00

El Partido Social Cristiano (PSC) es sin duda, una muestra de los antivalores de la sociedad ecuatoriana. Su estructura, sus líderes, sus deslealtades y sus contradicciones reflejan mucho de lo que, lamentablemente, ocurre en el país.

Esto se refleja en el escándalo de corrupción de las últimas semanas que involucra al prefecto del Guayas, Carlos Luis Morales, quien fue conocido en la década de los 80 por su éxito futbolístico, sobre todo en el ídolo de Astillero y donde se le apodó como “Pestañita”.

Morales es el ejemplo de ese transitar entre los partidos políticos como Alianza PAIS (AP), Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE) y PSC.

El PSC se define como un partido conservador que cree firmemente en la economía social de mercado y se fundamenta en la doctrina social de la Iglesia. Sin embargo, sus posturas frente a los grandes temas no son fieles con esos postulados.

En los últimos meses el país ha enfrentado una crisis sin parangón provocada por la pandemia del covid-19 y consecuentemente se agudizó la debacle económica que se arrastraba hace años atrás.

Frente a este escenario el PSC ha cobrado protagonismo por dos circunstancias, la primera por el triste papel que desempeñó la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, que tomó varias decisiones imprudentes como por ejemplo cerrar el aeropuerto José Joaquín de Olmedo impidiendo el aterrizaje de un avión comercial proveniente de España; la segunda circunstancia que ha sido determinante en esta crisis, es la denuncia de la red de corrupción que aparentemente existe en la Prefectura del Guayas, cuyo prefecto además de haber llegado al cargo de la mano del PSC fue uno de los concejales cercanos del último período del alcalde Nebot.

La respuesta del PSC, como acostumbra, consiste en dar la espalda a sus militantes. No da respuesta, ni asume responsabilidad. Promueven una moción de censura al Prefecto, si bien hay razones de sobra para hacerlo, no explican bajo qué criterios los incluyó en sus filas como candidato e inclusive lo consideraron para la presidencia.

La bancada socialcristiana en la Asamblea Nacional no lidera ningún proyecto de ley relevante. Rechaza las medidas económicas en momentos de urgencia bajo argumentos populistas. Lamentable papel para uno de los partidos políticos emblemáticos del Ecuador. (O)

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado