Feminizar la política

- 05 de junio de 2020 - 00:00

¿Las mujeres son mejores líderes que los hombres? ¿Existe un estilo de liderazgo político femenino? Estas inquietudes no son para menos. Con esta crisis sanitaria y en medio del despertar feminista de los últimos años, encontramos que en al menos siete de los países que mejor han atajado la crisis del covid-19, sus líderes son mujeres (Alemania, Nueva Zelanda, Finlandia, Dinamarca, Islandia, Noruega, Taiwán). Este dato que sorprendió a unos cuantos fue explotado por la prensa, que no se hizo esperar para potenciar un estereotipo generalizante que hace creer en cierta superioridad de unos frente a otros solo por su género. ¿Qué hicieron los países que más rápidamente afrontaron la crisis? ¿Lo hicieron mejor porque tenían mujeres líderes?

Los que lo hicieron mejor, hombres o mujeres, hicieron esto: una intervención rápida; test de diagnósticos de manera anticipada, muchas pruebas que permitieron aislar a los que estaban contagiados, rastreo agresivo de contactos y aislamiento selectivo. Los resultados del Índice de Respuesta Global a Enfermedades Infecciosas (GRID), del Institute of Certified Management Accountants de Australia, dan cuenta de las políticas impulsadas por quienes atajaron antes esta crisis.

Si bien habían líderes mujeres entre los que fueron más exitosos, no existe evidencia estadística que sostenga que ellas lo hicieron mejor solo por ser mujeres. Eso es un mito que resulta difícil de sostener dado que solo el 6% de las lideresas mundiales son mujeres. Lo que sí hay que destacar es que las mujeres que lo hicieron mejor contaban con un contexto que mejoraba el impacto de sus decisiones: fuertes capacidades estatales, sistemas de salud articulados, ciudadanía responsable y confianza en el Gobierno.

Esta crisis enseña que un buen liderazgo debe tener empatía y pedagogía; aceptar lo que no se sabe y buscar a los que saben; habilidad para comunicar decisiones difíciles, serenidad y sentido común; creatividad para pensar nuevas opciones para resolver problemas complejos y decidir de manera colaborativa, aceptando la crítica. Mi sugerencia sería que, además, impulsaran políticas de feminización de la política, que permita revertir las desigualdades estructurales que impiden una sociedad igualitaria. Esta es una oportunidad única para hacer que las mujeres puedan liderar en igualdad de condiciones que los hombres, sin tener que enfrentar estereotipos de género ni ser súper mujeres. (O)

Dra. Flavia Freidenberg
IIJ-UNAM, México
@flaviafrei
Red de Politólogas

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP