Covid marca revés para las mujeres

- 17 de julio de 2020 - 00:00

Estuve hablando junto a expertos del Banco Mundial, el Banco de Desarrollo Holandés y otros sobre el impacto desproporcionado del covid-19, y la experiencia fue sombría e inspiradora en igual medida.

Sombría, porque las perspectivas para las mujeres ante esta pandemia son devastadoras. Inspiradora, porque sentí un deseo colectivo de abordar el problema de frente. Seré clara: el impacto a largo plazo de la pandemia no será igual para mujeres y hombres. Actualmente estamos experimentando el mayor retroceso en la igualdad de género en la última generación. Esto no lo dicen solo organismos humanitarios y de desarrollo como CARE: mis compañeros ponentes del sector bancario también tenían evidencia; durante esta pandemia, el Banco Mundial ha sido testigo del cierre de más empresas dirigidas por mujeres que empresas dirigidas por hombres.

Esta pandemia tiene un profundo impacto en las mujeres y está tirando por la borda décadas de batallas duramente ganadas en términos de igualdad de género y de derechos económicos de las mujeres. La pandemia aumentó significativamente la carga del trabajo no remunerado sobre las mujeres en todo el mundo; se produjo un fuerte aumento de violencia de género a raíz del confinamiento. Asimismo, millones de mujeres perdieron sus medios de subsistencia de la noche a la mañana. Solo en América Latina, hay alrededor de 19 millones de trabajadoras domésticas, el 80% sin contrato, que han sido despedidas con muy poca protección legal y social.

Para las mujeres emprendedoras de nuestros programas, el panorama es sombrío. En Guatemala, el 96% no tiene suficiente dinero para comprar alimentos básicos, y el mismo porcentaje afirma que la crisis ha aumentado el desempleo en su comunidad. Antes de esta crisis, el Foro Económico Mundial predijo que se tardarían 257 años en alcanzar la paridad económica entre mujeres y hombres; es devastador y frustrante que esta cifra haya retrocedido todavía más generaciones.

Las mujeres emprendedoras han superado barreras para prosperar y superar la pobreza, y son precisamente ellas las que pueden enfrentarse a la gigantesca tarea que les espera. Lo hemos visto con la crisis del ébola, con mujeres de países devastados por la guerra, y sabemos que lo veremos después de esta pandemia. Las mujeres pueden levantar y levantarán a sus comunidades para sacarlas de la pobreza, reconstruyendo lo que han perdido, y necesitan urgentemente nuestro apoyo y ayuda. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP