El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.4/Dic/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

Cambio de mando 2017

Virgilio Hernández: “No queremos solo construir casas sino espacios sustentables”

Virgilio Hernández, consejero presidencial de Hábitat, destaca que la propuesta dinamizará la economía y generará empleo, de la mano del sector privado.
27 de mayo de 2017 00:00

Después de ejercer como legislador de la Asamblea Constituyente de Montecristi y en la Asamblea Nacional (2009 - 2017), Virgilio Hernández asumirá un nuevo reto: la Consejería Presidencial de Hábitat.

Este -afirma- será uno de los objetivos más ambiciosos del nuevo Gobierno porque conlleva a un arduo trabajo, sobre todo, por la diferencia que implica “llevar a la práctica las leyes que hemos aprobado y reconocer las contradicciones que se encuentran en ellas”.

¿Cómo nace y qué enfoque tendrá la Consejería de Hábitat?

Aún se está diseñando de manera legal, pero abordará los temas de hábitat y vivienda. Lo que buscamos es mirar al hábitat de forma integral y coordinar las acciones que se hagan desde Senagua (Secretaría Nacional del Agua), el Ministerio de Vivienda y el Ministerio del Ambiente.

Buscamos construir una política sectorial y al mismo tiempo perfilar las acciones para el Plan Nacional 2017-2021 y del presupuesto para los siguientes años.

¿La Consejería se enfocará en cumplir la propuesta de campaña, con respecto a vivienda, del Plan Toda una Vida?

En la posesión, el presidente Lenín Moreno se refirió a tres ejes: el diálogo como política fundamental del Gobierno, la corresponsabilidad entre los ciudadanos y las propuestas de campaña como compromisos que deben ser parte de la ejecución de la política pública. Ahora no solo es una propuesta de campaña, ahora es parte de la planificación del Estado y será parte de la planificación del presupuesto general. Vamos a construir 320.000 viviendas, de las cuales 190.000 serán enfocadas a los sectores más pobres de la población ecuatoriana.

Esto nos obligará a tener un primer gran momento de acuerdos concretos para cumplir esta propuesta que es una necesidad de la población.

¿Qué tan importante es para la dinamización de la economía y la generación de empleo?

Esa es precisamente una de las virtudes que tiene edificar viviendas, lo que al mismo tiempo permite la dinamización de la economía. Construir viviendas implica generar empleo, inversión pública y privada; significa buscar los recursos necesarios e impedir que salga el dinero del país para que se reinvierta en él. Esta no es una acción paternalista sino que el Estado debe cumplir su rol de redistribuidor. Por lo tanto, para aquellas personas que no han podido tener acceso a una línea de crédito, el Estado pueda establecer condiciones para ayudar.

Es decir, ¿actuarán interinstitucionalmente?

Por supuesto. No queremos viviendas solo compuestas por paredes sino que tengan todo lo necesario y para ello se requiere una coordinación con los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD), con otras instancias nacionales, con la Secretaría Técnica que fue creada para ejecutar el Plan Toda una Vida, con el Ministerio de Vivienda.

Necesitamos también la colaboración de la ciudadanía. No queremos solo construir casas sino también hábitat, que son los espacios sustentables, sostenibles, con armonía con la naturaleza y entre las personas que habitan.

Esto también nos lleva a tener una relación con el sector privado y con organizaciones internacionales.

Si alguno de ellos no interactúa de manera adecuada no vamos a lograr ese propósito.

El acceso a vivienda propia es el sueño de miles de familias. ¿Incorporar el tema en el Plan Toda una Vida fue fundamental en la campaña electoral?

El presidente Lenín Moreno se ha propuesto la forma en que va a estar presente en todos los momentos de la vida de los ecuatorianos y una parte importante es la consecución de vivienda. Es una propuesta ambiciosa pero que ahora se trata de una política pública que las instituciones del Estado estamos obligadas a desarrollar.

¿Esta propuesta cómo se vincula con Hábitat III?

El Hábitat III -desarrollado en Quito por Naciones Unidas en 2016- fue una reflexión de los temas que son preocupación contemporánea: construir ciudades y espacios donde se concretan derechos y, en función de eso, que el conjunto de actores públicos y privados respeten y busquen corresponsabilidad por parte de los ciudadanos.

¿De qué trata la corresponsabilidad?

Necesitamos ciudadanos dispuestos a trabajar, pero también que actúen responsablemente.

Por ejemplo en el cuidado de los espacios verdes. Es una toma de conciencia global. Encontramos temas en los cuales hay que ir trabajando, por ejemplo, en las autorizaciones del agua.

¿Cómo trabajarán en el área rural?

El papel de esta Consejería de Hábitat es tener esa mirada transversal. Hay que ver el espacio con integralidad. Hay que enfrentar la necesidad donde exista, hay espacios que son ideales para la propagación de la alimentación de la ciudadanía y que no pueden destinarse a vivienda. Una manera de evitar los procesos de migración es dotando al campo de espacios para vivienda que sean dignos, buscar una concepción más integral del suelo y armonizar. Esta necesidad de vivienda hay no solo en la ciudad sino también en el campo. (I)

El exasambleísta Virgilio Hernández fue nombrado consejero presidencial de Hábitat y habla de los objetivos que tendrá que cumplir.
Foto: Carina Acosta / El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado