El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.17/Jun/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

Especial

Los CEAR permitieron mejorar la preparación deportiva

Los cinco centros acogen a atletas de élite y también en formación, donde fortalecen sus talentos y capacidades en sus disciplinas.
20 de mayo de 2017 00:00

En los últimos 10 años, el deporte ecuatoriano cambió de forma radical. No solo por los recursos que se asignaron para la preparación de los atletas nacionales, sino también por la infraestructura destinada para que puedan competir  en mejores condiciones con la élite mundial.

Ecuador dispone de cinco Centros de Entrenamiento de Alto Rendimiento (CEAR), localizados en diversas ciudades del país. Carpuela, Macas, Durán, Cuenca y Río Verde cuentan con esas instalaciones. Se invirtieron $ 62’046.872.

La diversidad de locaciones otorga a los deportistas climas variados y condiciones distintas para entrenarse. Por ejemplo, pueden mejorar sus habilidades al nivel del mar o subir a la altura, hasta los 2.560 metros, o perfeccionar sus técnicas a 27 o 12 grados.

Según datos del Ministerio del Deporte, desde la creación de los cinco centros 45.103 personas se han hospedado en ellos, 225.918 han utilizado las instalaciones deportivas, 16.013 han recibido atención médica en los dispensarios y 5.736 emplearon las salas de uso múltiple. No solo los deportista de alto rendimiento se han beneficiado de los CEAR, sino también quienes buscan esparcimiento a través del deporte. 292.770 individuos han pasado por cada uno de ellos.

En diciembre de 2012 se inauguró el primero de ellos, ubicado en Esmeraldas. El lugar cuenta con una extensión de 8,3 hectáreas con escenarios para fútbol, baloncesto, voleibol, béisbol, sala de boxeo, superficies para deportes de contacto, entre otros deportes. Los deportistas también tienen un espacio para alojarse.

“Ustedes, queridos deportistas, son parte fundamental del cambio cultural y del proceso educativo que necesita el país para salir adelante. Estas instalaciones estarán al servicio de todos los esmeraldeños”, dijo el presidente Rafael Correa en el discurso de inauguración de las instalaciones, donde acudieron destacados deportistas de la provincia, como Seledina Nieve y Álex Quiñónez.

El gobierno nacional, a través de la cartera de Deporte, gestionó la construcción y rehabilitación de esos lugares. De los cinco, cuatro fueron construidos desde cero, mientras que el que se encuentra en Durán fue reacondicionado, pues el lugar estaba deteriorado y hasta 2013 fue administrado por el Comité Olímpico Ecuatoriano, bajo la figura de comodato.

El ministro de ese entonces, José Francisco Cevallos, indicó que no se puso “ni un ladrillo más” a la construcción existente; el dinero se usó para restaurar el establecimiento y dejarlo en condiciones apropiadas para los deportistas.

“Antes este lugar servía como centro de esparcimiento de lujo, que solo beneficiaba a unos cuantos. Ahora este lugar está a disposición de los deportistas ecuatorianos para que se preparen íntegramente. Ya tenemos cinco lugares en el país donde los atletas podrán trabajar planificada y sistemáticamente. Con esto buscamos mejorar el nivel de nuestros atletas y convertirnos en potencia mundial del deporte”, agregó el Primer Mandatario durante un recorrido por el CEAR de Durán hace tres años.

Los deportistas nacionales aprovechan cada uno de los centros de entrenamiento durante el año. Dependiendo de la planificación de su preparación, los talentos ecuatorianos acuden a la altitud o al llano. No solo lo hacen para ponerse a punto para las competencias, pues los CEAR cuentan con tecnología de punta para rehabilitación y otros implementos relacionados a la salud deportiva.

También cuentan con expertos en diversas áreas, como sicología y nutrición, para abarcar todas las áreas y así los deportistas se enfoquen totalmente en su participación.

En 2014 se creó la Empresa Pública que administra los cinco CEAR y que está domiciliada en Cuenca. Para el mantenimiento y operación se estableció un presupuesto anual de $ 3’340.000, con el que se cubren todos los gastos que se generan para su funcionamiento.

Según la rendición de cuentas de esa empresa pública del año pasado, en 2016 la ocupación por hospedaje de los CEAR fue variable entre los cinco. El que mayor gente recibió en la residencia fue el de Durán, con el 30%, mientras que los de Cuenca y Carpuela les siguieron con  28% y 27%, respectivamente.  Macas tuvo un 9% y Río Verde un 6%.

La intención es que los centros acojan cada vez a más deportistas y los lugares se conviertan en referentes a nivel internacional.

Aquello ya se ha cumplido, pues deportistas de otros países del continente se han alojado y entrenado en las ciudades ecuatorianas. Los propios deportistas nacionales son los encargados, de alguna manera, de promocionar, cuando compiten fuera del Ecuador, las virtudes de los centros de entrenamiento y la diversidad de factores que incluyen los campamentos que suelen realizar como preparación.

El de Cuenca, donde se ha focalizado la preparación de los marchistas, fue el que más tiempo tardó en construirse y entrar en funcionamiento. Luego de ofrecimientos de varios gobiernos, que no llegaron a cumplir con la obra, en 2015 se inauguró el último de los centros de alto rendimiento del país.

El Presidente detalló que la demora en la entrega surgió porque la obra pasó por 27 contratistas que incumplieron el contrato. El edificio tiene 185 habitaciones, un auditorio para 400 personas, cocina, cafetería y área de lavandería. Además cuenta con una piscina semiolímpica de siete carriles. Los establecimientos también están abiertos para los clubes e instituciones deportivas que así lo requieran.

Por ejemplo, Barcelona y Liga de Quito realizaron parte de sus pretemporadas antes del campeonato nacional de fútbol en el CEAR de Río Verde, por las condiciones idóneas que se registran en el lugar. Existe una tarifa referencial de $55 diarios por el uso del lugar, que contempla el hospedaje, las tres comidas y el uso de las instalaciones. En comparación con otros centros de alto rendimiento, donde deportistas del mundo suelen realizar sus entrenamientos, el de Ecuador resulta mucho más económico. Por ejemplo, en Cuba deben cancelar $ 133; en Miami, $ 193; en Brasil, $ 260 y los valores continúan aumentando en otras localidades.

Los centros no solo se limitan a ser un lugar para fortalecer la preparación de los mejores deportistas ecuatorianos, sino también para fomentar la práctica deportiva y promover el crecimiento de los atletas del futuro.

La implementación de los CEAR ha permitido el crecimiento sostenido de los deportistas, que a lo largo de estos años han logrado destacadas actuaciones a nivel internacional. Muestra de ello fue la presencia en Río 2016 de 38 atletas ecuatorianos, algo nunca antes alcanzado. (I)   

Contenido externo patrocinado