Ecuador, 23 de Abril de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Especial

“Hoy existen mayores espacios y aceptación”

“Hoy existen mayores espacios y aceptación”
Foto: Mario Egas / EL TELÉGRAFO
20 de mayo de 2017 - 00:00 - Redacción Política

Ana Lucía Yela mide 1,06 metros y a los 19 años se convirtió en madre de un niño, quien hoy tiene 11. Ella nació con acondroplasia múltiple por incompatibilidad genética, trastorno que afecta elcrecimiento. Pero la talla baja y el uso permanente de muletas no fueron obstáculos para que esta quiteña, de 31 años, se preparara hasta graduarse de ingeniera electrónica en la Escuela Politécnica del Ejército (ESPE). Después cursó una maestría en la Universidad de las Américas (UDLA).       

El primer trabajo lo obtuvo en la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), en 2009. Precisamente, en ese año el Gobierno Nacional aprobó una ley que exige a las empresas que incluyan en el 4% de su nómina a personas con discapacidad.  

Ana Lucía también laboró en Alcatel y en la actualidad trabaja en la Federación Nacional de Ecuatorianos con Discapacidad Física (Fenedif). En esa institución imparte capacitaciones a sus compañeros.

“He participado en concursos (por un puesto) sin que sepan que tengo discapacidad. Cuando me llaman a contratarme, se enteran de mi situación”. Recuerda que debió ingeniárselas para manejar máquinas pesadas, como demanda su carrera.

Sus complicaciones en la movilización diaria la impulsaron a comprar un auto adaptado, el cual conduce con ayuda de extensiones en los pedales. El vehículo fue importado con ayuda del Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades (Conadis). “Aún falta sensibilizar más a las personas sobre la discapacidad, pero en este país sí se han dado avances. Hoy tenemos mayores espacios y somos más aceptados”.

Los compañeros de su hijo le tenían miedo cuando la veían. “No se me acercaban, pero ahora sí y hasta me hacen preguntas”, recuerda Ana, hija de un coronel retirado. Ella cuenta que, con el tiempo, los niños y sus padres descubrieron que no era diferente, porque es capaz de desarrollar las mismas actividades, pero a su ritmo. “Soy una madre de familia más”.

El Conadis hizo una campaña, a través de cuentos, para sensibilizar a los demás sobre las personas con varios tipos de discapacidad (intelectual, física, auditiva).

Ana reconoce que las oportunidades para acceder a la educación superior son mayores. “Ahora las universidades tienen que construir rampas, instalar ascensores y habilitar estacionamientos especiales”. Cuando estudió en la ESPE sus compañeros la ayudaban a subir al salón. “En la actualidad se mejoró la infraestructura”.

Para Ana no existe el “no puedo”. “Nos podríamos tardar, pero lo logramos. Una discapacidad no te hace menos que otros; te hace ver las cosas con una perspectiva diferente”. (I)

Para estar siempre al día con lo último en noticias, suscríbete a nuestro Canal de WhatsApp.

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media