La Corte de Justicia de Zamora Chinchipe autorizó la causa

Quishpe enfrenta un juicio por peculado

A la autoridad y dos exfuncionarios se los acusa por la construcción de un puente en la provincia. El prefecto denuncia una persecución política. Aún tiene pendientes otras audiencias.
12 de febrero de 2016 00:00

El presidente de la Corte Provincial de Justicia de Zamora Chinchipe, George Salinas, resolvió enjuiciar al prefecto de la provincia, Salvador Quishpe, por supuesto peculado. El caso obedece a la construcción de un puente ubicado en el cantón Nangaritza.

Esta decisión se tomó luego de que el miércoles se realizó la audiencia de preparación de juicio en contra de la citada autoridad, así como del exviceprefecto, Alonso Cueva; y el exprocurador síndico de la Prefectura,  Segundo Larreátegui. Ellos también fueron llamados a juicio por el magistrado.

Según la acusación, fue el fiscal de la provincia, Eduardo Moreno, quien solicitó el juicio, porque supuestamente los acusados no siguieron los procedimientos legales  y reglamentarios pertinentes para la contratación y ejecución del viaducto.

Ayer también estaba prevista otra audiencia de juicio contra las mismas personas y por el mismo delito, a raíz de la construcción del puente Sangola-Palanda, en el cantón Chinchipe. Esta audiencia no se realizó porque el titular de la corte no asistió.

Para el próximo martes se prevé una tercera audiencia por el supuesto delito de peculado en la construcción de un puente en el sector de Palanda. Quishpe rechazó la acusación en su contra. Afirmó a medios locales que esto se trata de “una persecución política”, que “no existe delito, sino odio”.

“Mañana a las 10am en el banco d los acusados. El fiscal E. Moreno d Zamora dijo que no hay perjuicio económico, sin embargo el juicio sigue”, escribió el prefecto en su cuenta de Twitter el pasado miércoles.

Como antecedente, la Contraloría del Estado realizó una auditoría a la construcción de los puentes, que se ejecutaron por una declaratoria de emergencia. Sin embargo, el organismo de control determinó que dicha declaratoria no se justificaba.

El puente fue construido en 2010, para lo cual se invirtieron $ 193.000. Dos años después la Contraloría General del Estado realizó una auditoría a las obras en cuestión y determinó que, si bien no hubo un perjuicio económico, no era necesaria la declaratoria de emergencia para la disposición de fondos públicos.

En 2015 la Fiscalía provincial realizó el seguimiento de este caso y tras abrir las indagaciones determinó solicitar el enjuiciamiento en contra de las referidas autoridades y del contratista de la obra. Finalmente, la autoridad judicial determinó el enjuiciamiento contra Quishpe, Cueva y Larreátegui.

Quishpe es uno de los máximos dirigentes de Pachakutik. Junto con los líderes de la Conaie, como Jorge Herrera y Carlos Pérez Guartambel, ha promovido protestas contra el Gobierno. (I)