Vigencia de la LOC no garantizó la producción audiovisual

- 20 de agosto de 2018 - 00:00
Alfredo Mora, director de Encuentros del Otro Cine (EDOC), muestra parte del material audiovisual generado por productores independientes, que ahora son parte del archivo del festival, que se halla en las oficinas ubicadas al norte de Quito.
Foto: Mario Egas / El Telégrafo

Cineastas y productores resaltan que durante los 5 años de vida de la Ley de Comunicación, lo estipulado quedó simplemente en una buena intención. Dicen que ha sido beneficiosa para el tema de la creación de publicidad, no así para la producción de obras cinematográficas, porque la normativa estuvo mal planteada desde un inicio.

Cinco años de vigencia de la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) no han permitido un desarrollo marcado para la elaboración de productos audiovisuales (documentales y material de ficción) en el país.

Así coinciden en señalar productores de material audiovisual independiente, quienes consideran que lo escrito en este marco legal simplemente se quedó en una buena intención.

Para Jan Paul Peter Vandierendonck, director del Instituto de Cine y Creación Audiovisual (ICCA), la LOC solo ha sido beneficiosa para la producción de publicidad, pero para la producción de obras cinematográficas no ha funcionado. “Porque, honestamente, la ley estuvo mal hecha desde el inicio”.

Incluso aseguró que el número de productos cinematográficos presentados antes y después de la existencia de la LOC no ha cambiado.

“Esta ley no ha cambiado nada en lo absoluto para el sector creativo del audiovisual, no hay diferencia en cifras de antes y después. Salvo en función del presupuesto del Consejo del Cine que ha variado en función del precio del petróleo”.

El cumplimiento a medias de lo que está establecido en este articulado, según explicó Alfredo Mora, director del Festival Encuentros del Otro Cine (EDOC), es la adquisición de material cinematográfico independiente por parte de los canales de televisión, como lo establece la ley.

Dijo que hay dos aspectos importantes con respecto al audiovisual que tiene la LOC y  que no se han cumplido en su totalidad.

“Por un lado está la exigencia de adquirir material a la producción nacional independiente. Esto quiere decir, fuera de (los programas) canales de televisión y cableoperadoras, y que cada uno de estos canales haga una compra de derechos de dos largometrajes al año”.

Indicó que esto no se ha cumplido porque dentro de la regulación, la multa era más baja que lo que exigía la ley. Estos porcentajes, para el cálculo de los montos que se destinarán para la adquisición de los audiovisuales independientes, están establecidos en el artículo 102 de la LOC.

Allí se indica que la televisión abierta y los sistemas de audio y video por suscripción destinarán un valor no menor al 2% o 5% de los montos facturados y percibidos por el medio o sistema, y que hubiesen declarado en el ejercicio fiscal del año anterior. Esto,  dependiendo de la población residente en el área de cobertura del medio.

Mora consideró que, para que eso se cumpla, se debe establecer qué organismo será el competente. “Recordemos que una de las reformas propuestas desde el Ejecutivo es la eliminación de la Superintendencia de la Información y Comunicación (Supercom)”.

En el caso de los medios de comunicación públicos, este porcentaje que consta en la normativa se calculará en relación a su presupuesto. “Creemos que esas actividades administrativas deben recaer en alguien, si es que eso va a caer en el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom) o si es en el Conatel (hoy llamado Arcotel). No lo sabemos”.

Esa es una actividad administrativa importante, ya que esas cuestiones ayudarían a que el audiovisual ecuatoriano, de cierta manera, se financie. “Para ello, deben tener un amparo dentro de una entidad, no se pueden dejar solamente en la ambigüedad”.

Productores dicen que no hubo el apoyo para adquirir producción nacional y cumplir con la LOC

Marcela Camacho, cineasta documentalista, comentó que hace 2 años realizó un producto audiovisual independiente denominado El 49. El trabajo presenta los momentos vividos durante el terremoto de Ambato (Tungurahua) en 1949.

Lamentó que al buscar apoyo en los canales de televisión, el audiovisual no fue aceptado. “Yo postulé para un canal de televisión, y los peros fueron que, como dura 40 minutos, me dijeron que ese tiempo no se maneja en el canal. De lo contrario, te dicen cosas irreales”.

“Entonces, si no te proyectan en cine porque es caro y no es fácil acceder a las cadenas de cine, la televisión es nuestra segunda opción para poder mostrar nuestro trabajo y recuperar la inversión realizada, pero no hay tal porque no receptan nuestros materiales”, explicó Camacho.

Para Vinicio Cóndor, representante de la Asociación de Documentalistas de Ecuador (ADEC), esta situación ha sido una constante durante el tiempo de vigencia de la ley. Coincidió en que a los medios de comunicación no les interesó adquirir producción nacional independiente.

“Ellos (los medios), a la final, lo que te dicen es que no les interesa o que no tienen dinero o se inventan cualquier tipo de excusa para no comprar contenido. Eso es lo que ha venido sucediendo”. Indicó que eso es fácil de confirmar: “En las pantallas de televisión falta producción ecuatoriana, no se cumple esto”.

Cóndor añadió que a este articulado legal le han faltado garantías suficientes para que los medios puedan cumplir lo determinado. “Lo único que pedimos es que se haga cumplir a los medios lo que estipula la norma”.

La Ley de Comunicación, en su artículo 102, establece que, para fomentar la producción nacional y producción nacional independiente, los medios de televisión abierta y los sistemas de audio y video por suscripción, adquirirán anualmente los derechos y exhibirán al menos dos largometrajes de producción nacional independiente.

Sin embargo, y de acuerdo a los testimonios recabados por los medios públicos, este es un apartado de la LOC que no se cumplió, como en su espíritu lo establece la normativa.

El incumplimiento se da pese a que la ley determina una multa de 10 salarios básicos unificados. Dichos montos de las multas debían tener como destino el Fondo de Cine, manejado por el Instituto de Cine.

Según el director del Festival Encuentros del Otro Cine, Alfredo Mora, se desconoce si eso ocurrirá. “Ese dinero que recaudó la Supercom no se sabe si va a ir o no al Instituto de Cine. Por ejemplo, allí hay una cantidad importante que podría formar parte del fondo de fomento”.

Esta situación muestra, a criterio de Pablo Mogrovejo, cineasta e integrante de la Asociación de Documentalistas de Ecuador (ADEC), que la LOC que vio la luz hace 5 años, debe tener cambios sin alterar los apartados que generaron crecimiento del sector audiovisual en el país.

“Resumiendo la ley, se ha cumplido, y se ha cumplido a medias. La parte que se cumplió ha tenido un efecto extraordinario para el sector audiovisual y del sector de la producción nacional independiente. Pero hay otra mitad de la ley que, en vez de seguir el espíritu de tener un espacio de creación nacional independiente, se resolvió por el pago de unas multas”.

De allí que Mogrovejo manifestó que con el pago de unas multas no se va a lograr el efecto de transferencia de conocimientos, transferencia de tecnología y creación de empleo.

La eliminación de la Supercom también preocupa a Mogrovejo, ya que, al eliminar el organismo, por el momento no queda claro quién será el encargado de garantizar el cumplimiento de la LOC.

Cree que si no existe una institucionalidad mínima administrativa, lo que puede pasar es que se judicialice todo el tema de la comunicación. Es decir que para el pago de una multa, para el cumplimiento de un punto dentro del reglamento, se tenga que estar varios años en juzgados o en la propia Defensoría del Pueblo, para lograr el cumplimiento de la Ley Orgánica de Comunicación.

Por ello, destacó que están expectantes de las reformas que se analizan a la Ley de Comunicación en el Legislativo.

Al momento, la Comisión de Derechos Colectivos de la Asamblea Nacional debate los cambios a varios artículos de la normativa, entre ellos, los que forman parte de la Sección VI, referente a la Producción Nacional.

Los productores independientes coinciden en que la LOC no generó un crecimiento del cine ecuatoriano. No obstante, dicen que la publicidad, otro tema vinculado a la producción nacional, ha sido el más favorecido. En ese sentido, se ha registrado una importante inversión en equipos y tecnología para crear productos audiovisuales con calidad de exportación.

Este tema será abordado por los medios públicos el próximo lunes. Desde varias fuentes se analizará si la LOC fomentó el crecimiento de esa parte de los productos audiovisuales. (I)

En detalle  
Nacimiento de la normativa
La propuesta para contar con una Ley de Comunicación de deriva de la Constitución de 2008 y de la consulta popular de 2011, durante el primer mandato del gobierno de Rafael Correa.

Intención de la Ley
El marco legal nació con la intención de regular la difusión de contenidos en los medios de comunicación, y establecer criterios de responsabilidad ulterior de los periodistas.

Su aprobación
Transcurrieron 3 años y 8 meses para que la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) fuera aprobada en segundo y definitivo debate en la Asamblea Nacional.El articulado fue aprobado con 107 votos afirmativos y 20 negativos.

El contenido
La Ley Orgánica de Comunicación vigente se divide en 7 títulos, 119 artículos, 24 disposiciones transitorias, 6 reformatorias, 2 derogatorias y una disposición final.

Su reglamento
El Reglamento de la Ley Orgánica de Comunicación contiene 89 artículos y 4 disposiciones transitorias. Entró en vigencia el 20 de enero de 2014 y contiene los lineamientos para aplicar la normativa.

Reemplazó a la ley de 1975
La actual Ley de Comunicación, cuyo debate para su nacimiento empezó en 2009, reemplazó a la Ley de Radiodifusión y Televisión, vigente desde el 18 de abril de 1975, durante la dictadura militar del general  Guillermo Rodríguez Lara. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: