Los políticos no dominan sus estrategias

- 09 de febrero de 2020 - 00:00
Ilustración: El Telégrafo

A siete meses de la inscripción de las candidaturas para las elecciones de 2021, los aspirantes no presentan cambios en sus tácticas de promoción.

Aunque internet llegó hace 29 años a Ecuador, aún es una herramienta experimental para el marketing político y más aún en una carrera contrarreloj al 2021.  

“Hay una sobredimensión o sobrevaloración a la comunicación digital, los candidatos ahora creen que las calles están en las redes y en los escritos en Twitter”, reflexiona el politólogo Oswaldo Moreno quien advierte que los posibles aspirantes apuntan mal en sus estrategias de comunicación. “Probablemente estén haciendo funcional la campaña en las redes sociales y no las redes sociales funcionales a la campaña”.

Apostar por internet no es una casualidad. Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), los ecuatorianos de 12 años en adelante pasan un promedio de 7,21 horas al día navegando online y de este total 6,35 horas se destinan a las redes sociales: Twitter, Facebook, Instagram, entre otras.

Para que la promoción electoral sea efectiva es necesario un estudio previo minucioso que permita a los políticos ser seleccionados como el candidato ideal en las urnas.

El experto en neuromarketing y en conducta humana Eduardo Reinoso opina que en Ecuador falta “madurar” en el uso correcto y óptimo de internet como una de varias alternativas comunicacionales. “A la gente no le gusta que le vendan, no le gusta que le pidan el voto, no le gusta los políticos, ni las campañas”, destaca.

Reinoso recomienda que los “precandidatos o marcas de nombres” deben transmitir que entienden y conocen los problemas de la gente, pero esto solo se logra si verdaderamente se estudia la conducta de los electores y se viven sus problemáticas. De esta forma, el elector cambiará el concepto del candidato y votará por él.

“En un año, la comunicación cambia mucho, la distribución del tiempo de las personas es cada vez más pequeño, por lo que la atención es más selectiva en internet que no necesariamente es de política”.

El director de la carrera de Comunicación de la Universidad Católica Santiago de Guayaquil, Efraín Luna, reconoce que aun cuando los jóvenes que manejan muy bien el denominado community manager no se puede comparar con el marketing político digital de otros países o continentes con mayor experiencia.

“Algunas veces los políticos inundan de información las redes sociales sin mayor interés o atención y eso resulta molestoso a la vista”, admite.

Luna espera que los estrategas políticos estudien estas situaciones para que se promocionen adecuadamente en el tiempo de campaña electoral. “No se ha generalizado en su totalidad el uso de internet, los recorridos y el trabajo en campo siempre serán necesarios”.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) aprobó, el último jueves, parte del cronograma electoral. El periodo de campaña será del 21 de enero al 25 de febrero de 2021.

Aunque la presencia de un candidato en internet permite una comunicación horizontal, de fácil y constante respuestas; estos factores la convierten en un canal informal y le resta credibilidad, más aún, si no es usada correctamente, coinciden los expertos consultados.

Adicionalmente consideran que no existe hasta el momento una evidencia de nuevas estrategias de marketing político para las elecciones del 28 de febrero de 2021.

Sin embargo, el politólogo Oswaldo Moreno, recalca que todavía es muy temprano para que se presenten abiertamente las propuestas comunicacionales electorales.

“A pesar de los beneficios de la tecnología, los medios tradicionales de contacto tienen mayor credibilidad y esa es una herramienta con la que deben contar los candidatos. Nada absolutamente nada reemplaza el contacto directo con la gente”, insiste Moreno.

La fecha aprobada por el CNE para inscribir las candidaturas es del 2 de octubre al 1 de noviembre de 2020. El resto del cronograma está pendiente. (I)

Medios Públicos EP