Pierina Correa: "Lograremos la gobernabilidad con consensos en una Asamblea atomizada"

"Los acuerdos al interior de la Asamblea deben concretarse sobre ejes programáticos claros".
15 de enero de 2021 08:00

Pierina Sara Mercedes Correa Delgado tiene 59 años y es la candidata principal en la lista de asambleístas por la coalición Unión por la Esperanza (UNES), conformada por Centro Democrático y Compromiso Social.

Es arquitecta urbanista por la Universidad Católica Santiago de Guayaquil y entre los años 2011 y 2019 fue presidenta de la Federación Deportiva del Guayas. 

Posee un máster en Alto Rendimiento Deportivo por la Universidad Católica San Antonio de Murcia y el Comité Olímpico español.

Se graduó con honores en la Universidad Católica Santiago de Guayaquil y desde muy joven dedicó tiempo y trabajo al voluntariado, actividad que la llevó a crear la Fundación “Abriendo Caminos”, cuyo eje principal de acción era la ayuda social.

En cuanto a su vida política, fue coordinadora de Migrantes de Alianza PAIS y participó como candidata a asambleísta constituyente, en abril del 2009, y a la Prefectura Provincial del Guayas. Obtuvo como asambleísta constituyente la votación más alta que ha alcanzado una mujer a nivel nacional. Es además consultora por Ecuador de POETA y ejerció el cargo de directora general de la Revista Encontexto.

En entrevista concedida a diario El Telégrafo, la candidata Pierina Correa delineó su plan de trabajo y dio a conocer, este 14 de enero de 2021, las propuestas que piensa llevar adelante desde la Asamblea Nacional.

¿Qué propuestas de ley va a impulsar en caso de convertirse en asambleísta? 

Derogar la mal llamada ley de apoyo humanitario, trabajar en una ley que garantice las condiciones de productividad en el campo y revisar a pedido de diferentes sectores la Ley de Pesca y La Ley de agua. Además, retomar el Código Orgánico de la Salud.

¿Cómo lograr la gobernabilidad (Ejecutivo-Legislativo) en este país y qué papel va a jugar usted como asambleísta y su bloque para lograr esa gobernabilidad en caso de que no obtuvieran mayoría? 

Lograremos la gobernabilidad con consensos, con acuerdos entre las diferentes bancadas, de manera especial en una Asamblea que va a ser muy atomizada.

Esos acuerdos deben ser concretados sobre ejes programáticos claros, y hacer valer la coherencia cuando decimos que estamos ahí en representación del pueblo ecuatoriano. 
Esto quiere decir que nos debemos al pueblo ecuatoriano, por lo tanto, no podemos trabajar con base en individualidades, sino en pro del desarrollo del pueblo ecuatoriano, respetando el hecho de que el Ejecutivo y el Legislativo son dos funciones distintas, autónomas e independientes del Estado ecuatoriano.

Sin embargo, al ser el binomio de la esperanza, Andrés Arauz, Carlos Rabascall y nosotros, partimos de un mismo proyecto político, trabajaremos de manera conjunta, con respeto a las competencias respectivas, para crear las condiciones de gobernabilidad, dentro del marco jurídico correspondiente para que el Ejecutivo pueda responderle al pueblo con obras, con proyectos y trabajo.

¿Cree que es necesaria una enmienda a la Constitución para disminuir el número de asambleístas o crear dos cámaras: una de senado y otra diputados, tal como sucede en Europa, Estados Unidos o Chile)? 

No es del todo necesario recurrir a una enmienda a la Constitución. La propuesta principal es clara. Se deben definir competencias puntuales para los legisladores nacionales y provinciales donde se establezca un marco claro de diferencias para que ellos tengan sus propias competencias y jerarquías. No es tan fácil simplemente decir “vamos a disminuir la cantidad de asambleístas”.

Debe haber argumentos, debe haber un análisis porque en principio la cantidad de asambleístas, tanto nacionales como provinciales, distritales y circunscripción en el exterior, tiene que ver con la cantidad proporcional de población a la que se deben y representan.

Por ejemplo, al no haber un censo actualizado, porque no se pudo hacer el año pasado por el covid, el Consejo Nacional Electoral (CNE) ha dicho que esta será la última elección en la que vayan 137 legisladores, lo que implica que con el censo habría que revisar ese número, que seguramente en diez años ha crecido considerablemente. 

Pero, más importante que detenerse a decidir o analizar si habrá dos cámaras o no, hay que recordar que la última bicameralidad en el Ecuador se dio a finales de la década de los 70.

Me parece que es más importante tener una clara definición de las funciones y el ámbito de competencia de los diferentes asambleístas en función de su representación: qué función cumplen los asambleístas nacionales, qué función cumplen o hasta dónde y en qué ámbito porque en este momento todos los asambleístas proponen leyes nacionales, provinciales o del orden que sea y no hay ningún problema porque se las analiza y se discute si pasan o no. 

Las más leídas