La paz en Colombia no redujo la violencia en la frontera

- 30 de abril de 2018 - 00:00
Firma de acuerdo de paz entre el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y el líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko', el pasado 26 de septiembre de 2016.

Roberta Zambrano y Paola Cabezas, oriundas de la provincia de Esmeraldas, tienen sus propias lecturas sobre el problema que mantiene en alerta a los ciudadanos y al Estado ecuatoriano.

Roberta Zambran, legisladora del PSC elegida por Esmeraldas

Foto: Álvaro Pérez / El Telégrafo

El pasado viernes 27 de abril se cumplieron tres meses del primer atentado en la frontera norte. En plena campaña por la consulta popular, un cuartel de la Policía fue afectado por el acto terrorista. Para la legisladora de Esmeraldas, Roberta Zambrano (PSC), este tema solo evidencia la violencia con la que han convivido los ciudadanos de esa provincia.

¿Cómo ha convivido Esmeraldas con la violencia?

Hay nervios, temor en toda la ciudadanía, en los niños en especial.

Comparto con la gente que vive en estado de terror de lo que les pueda pasar.

A eso se suma la cuestión económica. Río Verde, Eloy Alfaro, San Lorenzo son los cantones más vulnerables donde hay un gran porcentaje de analfabetismo, desempleo.

Los malos gobiernos no han puesto la cara a estos lugares.

¿El problema de la violencia sigue siendo una constante?

Ha sido una constante. No es del momento. No debieron sacar la Base de Manta, no debieron desvalijar a las Fuerzas Armadas (FF.AA.).

¿Cuántos años viene incursionando este señor “Guacho”?, ahí podemos sacar las cuentas, no es de hace poco. Se preparó desde la tierna edad. Lo que sí es cierto es que se ha acentuado en los últimos 10 años.

Entonces ¿el presidente Moreno tiene razón? ¿el principal responsable es el expresidente Correa?

Por lo que se puede ver, y según las declaraciones de muchas personas que han estado involucradas en el seguimiento de las acciones del expresidente (Rafael) Correa, pareciera que sí.

Decimos obras. ¿Un puente que costó $ 12 millones para que llegue a la selva?

¿Colombia es corresponsable?

Absolutamente. Los acuerdos de paz nunca sirvieron. Solo era una pantalla para que los ecuatorianos pensemos que todo estaba bien, mientras que aumentaba el problema de la droga.

En el gobierno pasado el Poder Legislativo aprobó una tabla de drogas. Así el microtráfico   aumentó, que llegó a las instituciones educativas. Parecería que les dieron luz verde.

¿Por qué se dispara la violencia este año?

Antes se tenía todo dormido. Ahora se activa. ¿Será venganza y dar inestabilidad al Gobierno? Por ejemplo, en el pleno pedimos que se cree una comisión para que se investigue un supuesto vínculo entre Correa y las FARC. Se unieron morenistas y correístas para impedirlo. No hay una gobernabilidad con independencia.

Hay pobreza en Esmeraldas que obliga a los jóvenes a incursionar en el mal camino y que los malos grupos estén mejor equipados.

¿Cómo ve las acciones del Gobierno actualmente en este problema?

Han transcurrido tres meses y nueve hermanos nos faltan.

Califico como pésima la acción del Gobierno. No culpo a las FF.AA. Creo que debió estar un ministro de defensa que sepa del tema.

La Ministra de Relaciones Exteriores no ha trabajado por la unidad con otros países.

¿Siente que Esmeraldas sigue abandonada?

Parecería que sí. Pero no hay que enfocarse solo en dos cantones, sino en toda la provincia. No tenemos ni siquiera los servicios básicos. Es una provincia tan rica y tan pobre al mismo tiempo.

Ya se eligieron a las autoridades de la Comisión de Seguridad ¿qué opina?

Mi voto fue a favor del asambleísta Juan Carlos Yar (AP). Pero creo que hay personas con más experiencia como el general (René) Yandún, solo que no teníamos mayoría.

La vicepresidenta (Carmen Rivadeneira) está bien elegida, es de la frontera norte y tiene conocimiento del tema.

No estuve el día que eligieron los nombres, pero no creo que la elección de algunos de ellos fue la indicada.

Paola Cabezas, Asambleísta alterna de Esmeraldas por RC

Foto: Marco Salgado / El Telégrafo

Una de las consecuencias del cese del conflicto armado en Colombia se refleja en la situación que afronta desde enero la frontera norte, especialmente San Lorenzo y Eloy Alfaro. Esa fue la conclusión a la que llegó Paola Cabezas, asambleísta alterna por Revolución Ciudadana (RC), en una entrevista con este diario.

Para los esmeraldeños, ¿cómo es convivir con este problema?

Decir narcotráfico es alarmar el tema, pero sí hay que hablar del contexto: Colombia ha vivido en actividades de grupos irregulares vinculados al narcotráfico. Lo importante aquí es tener claro el rol del Estado para evitar que este tema, que ha afectado a Colombia, no nos afecte al país. Por ejemplo, la DEA reconoció la política que llevó el gobierno anterior sobre el tema de incautación de drogas. La ONU estableció que Ecuador está entre los 10 países que lucha contra el narcotráfico.

Pero, ¿por qué justo ahora, existen estos actos de narcoterrorismo?

Primero, porque ha faltado liderazgo para enfrentar este conflicto y segundo, no entender la dinámica de zona norte. No sabemos qué cosas se firmaron en el Gabinete Binacional de Pereira, lo primero es develar esos acuerdos para saber en qué se comprometió con Colombia, porque una cosa es apoyar a la población para erradicar el narcotráfico y la inseguridad y otra cosa es que el Gobierno se meta en una guerra que no es nuestra. No es que antes no se hizo (nada en la frontera) y ahora sí. Los efectos del conflicto armado en Colombia es lo que vive la frontera norte.

¿Existe responsabilidad del gobierno anterior?

De 2000 a 2009, que fue la etapa que estuvo la Base de Manta, se incautaron 229.000 toneladas de droga. Pero desde 2009 hasta 2016 triplicamos la incautación de droga. Eso demuestra que la política de Ecuador ha sido clara en luchar contra el narcotráfico, pero tampoco sin darle la espalda a los ciudadanos. La frontera tiene una dinámica diferente: narcotráfico, trata de personas, tráfico de combustible, de gas licuado, de petróleo, de madera (...).

La mirada de la situación de la frontera debe ser integral.

Están haciendo un show del manejo de la crisis en esa zona.

¿Un show?

Sí, porque las vías se hacen para unir, para conectarse y desarrollarse. Incluso el 18 de febrero, en el Gabinete Binacional, el Presidente reconoció como un compromiso cumplido del Gobierno ecuatoriano.

¿Cuál es el problema principal que tienen los pobladores de la frontera?

Los ciudadanos, al no tener atención del Estado ecuatoriano -porque históricamente han sido abandonados-, tienen que tomar otros rumbos. Si un estadista entiende esta realidad, la opción es que promueva la inversión en esos sectores.

Pero ¿por qué en la anterior administración no se invirtió en ese sentido?

Históricamente, las fronteras tanto del sur como del norte fueron abandonadas. Por eso, Ecuador institucionaliza los gabinetes binacionales para obligar a trabajar conjuntamente con Perú y Colombia, en el desarrollo de las fronteras. Esa fue una visión de país. Nosotros dimos el primer paso en 10 años. Claro, antes no había infraestructura educativa, pero lo poco que hay lo hizo el gobierno de Rafael Correa. Por ejemplo, para llegar de Esmeraldas a San Lorenzo nos hacíamos un día, hoy, con la carretera son apenas dos horas.

Entonces, ¿la responsabilidad recae en este Gobierno?

El presidente Moreno tiene un problema grave de liderazgo y para tomar decisiones. Basta de echarle la culpa a otros. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: