“Vamos a facilitar toda la información que tenemos...”

- 08 de julio de 2019 - 00:00
Pablo Flores, gerente general de EP Petroecuador.
Foto: Mario Egas / et

La estatal petrolera aclara la situación del exfuncionario detenido en EE.UU. por presunto lavado de activos. La adjudicación del contrato para la seguridad de las instalaciones de Petroecuador está en suspenso.

El pasado 14 de junio fueron detenidas en Miami, Estados Unidos, dos personas cuando pretendían ingresar a ese país $250.000 cada una. Por no justificar la procedencia del dinero son investigadas por lavado de activos por la justicia estadounidense.

Versiones iniciales dieron cuenta de que los dos ciudadanos aparentemente eran funcionarios de Petroecuador y que los recursos presuntamente provenían de coimas por contratos relacionados con la empresa.

El gerente general de la estatal petrolera, Pablo Flores, informó a EL TELÉGRAFO sobre este hecho.

¿Qué sabe sobre la detención de los dos exfuncionarios?

El único que fue funcionario es el señor Raúl De la Torre, a quien se le desvinculó de la empresa el 14 de junio de este año y se tomó esa decisión porque faltó a sus funciones; no asistió a su trabajo. El departamento de Talento Humano me informó que éste señor no había pedido vacaciones, ni justificado la inasistencia por cuatro días seguidos y conforme a la normativa, si alguien tiene ausencia consecutiva o por más de 72 horas se le desvincula.

¿De la Torre cometió el presunto delito en Estados Unidos cuando ya no era funcionario?

Hasta este momento no tengo una versión oficial y creo que no lo tiene nadie sobre la fecha exacta de la detención. Si la desvinculación fue el día de la detención es una coincidencia.

Conocemos que él era asesor, pero ¿qué funciones le encargó en la empresa?

Cumplía las funciones de todo asesor. Su trabajo en ningún momento tenía que ver con la administración de contratos o liquidaciones contractuales.

¿Cuál fue la última función asignada?

Tiene fecha de febrero de 2019 para que contribuya a cerrar todos los procesos pendientes de la Empresa de Economía Mixta Refinería del Pacífico y en eso estaba.

¿También fue supervisor de los procesos de cooperación social?

Fue supervisor en noviembre de 2018, pero de ninguna manera tenía injerencia directa en la decisión final de los contratos como se ha dicho. Supervisar no significa liquidar ni tomar una decisión sobre los convenios o acuerdos, para eso Petroecuador tiene un departamento de Compensación Social.

¿Cómo supervisor tuvo la posibilidad de manejar recursos?

No manejó recursos y si lo hizo será su responsabilidad, pero no tenía esa potestad.

¿De la Torre pudo direccionar la cooperación?

Dentro de las funciones, particularmente en el tema de compensación social que tiene un departamento que se maneja eficientemente, le aseguro que no.

¿El otro detenido, Roberto Barrera, qué relación tenía con la empresa?

No ha sido funcionario de Petroecuador en ningún momento, mucho menos en mi administración. Tengo la certificación del departamento de Talento Humano donde ratifica lo dicho.

¿Tuvo alguna relación con la empresa?

No, tampoco ha sido contratista, proveedor de bienes o servicios, ni en mi administración ni en anteriores conforme la certificación.

¿De la Torre participó en el proceso de adjudicación de los servicios de seguridad de Petroecuador a una empresa privada?

Esa es otra manera de tergiversar la información. El último contrato que sigue vigente se firmó en marzo de 2016, pero se ha extendido demasiado. Tiene serias anomalías detectadas por Contraloría, por eso he impulsado un nuevo proceso que inició el 2018, pero la licitación no prosperó y lo volvimos a hacer a partir de marzo de 2019. Se estructuró una comisión integrada por cinco personas donde el señor De la Torre jamás tuvo participación, ni directa ni indirecta.

¿Entonces por qué se lo vincula a De la Torre?

El jueves de la semana pasada la comisión encargada del contrato o licitación de seguridad resolvió adjudicar y para ese día nadie había vinculado el proceso de seguridad con el señor De la Torre, quien ya estaba detenido. Pero apenas se conoce de la adjudicación salen voces para vincular las dos cosas.

¿En qué estado está el proceso?

El contrato está adjudicado pero no firmado. No se puede firmar hasta no recibir pólizas y documentos habilitantes, además no se ha desembolsado un solo centavo todavía y eso es importante.

¿Por qué Petroecuador decidió suspender la adjudicación?

Por el momento y antes de la firma del contrato, estamos evaluando y a la espera del informe especial de Contraloría, antes de continuar con el proceso. Cualquier acto administrativo de ese proceso se hará siempre con las garantías necesarias, para que no suceda como en el pasado.

¿Qué espera de ese examen?

Esperamos que Contraloría verifique la transparencia de lo realizado. Para ello vamos a facilitar toda la información que tenemos a fin de que tengan los elementos de juicio suficientes y puedan realizar el análisis con toda la documentación del proceso contractual.

Según el asambleísta Washington Paredes, los detenidos habrían recibido coimas para adjudicar el contrato de seguridad

Si el señor asambleísta o cualquier otra persona tiene información fehaciente y pruebas pido que se me entreguen para hacer los correctivos y tomar medidas. Pero no puede actuar de manera irresponsable sin tener los elementos de juicio para poder pronunciarse.

¿Hay indicios de sobornos?

Se ha dicho muchas cosas. Primero se habló de un maletín, luego de dos maletines con dinero, de que fue utilizado un avión de Petroecuador cuando no tenemos aviones en la empresa. Se habla de que se presume narcotráfico, de sumas de entre 18 y 40 millones de dólares. Se dicen muchas cosas.

En la Asamblea se anunció su comparecencia ¿acudirá?

Por supuesto, yo soy la persona más interesada en comparecer a la Asamblea o cualquier otro espacio en el que pueda contribuir para aclarar esta situación.

¿Hay sectores que quieren hacerle daño a usted o a la institución?

Una empresa como Petroecuador que maneja anualmente alrededor de 10 mil millones de dólares, siempre va a estar expuesta. Y respecto a mis actuaciones, son para mejorar la imagen de la institución y sacar proyectos para el bien del país.

¿Hay algún sector interesado en generar el caos?

Yo estoy muy preocupado especialmente por el contrato de seguridad, de que hayan intereses para perpetuar el contrato actual, el cual ha tenido acuerdos complementarios y órdenes de pago. Ahí quisiera que nos ayuden con una auditoria.

¿El valor se duplicó?

El contrato se firmó en marzo de 2016 por un valor de 38.8 millones de dólares, pero a la fecha se han pagado 63.9 millones de dólares. Fíjese cómo se ha incrementado el valor de pago y mientras más dilatemos la nueva licitación seguimos pagando a la actual empresa, cuando podemos conseguir en términos más competitivos y eso es lo que yo busco como gerente.

¿Se alarga el contrato anterior?

Mientras no podamos sacar el nuevo proceso estamos obligados a extender el contrato anterior porque Petroecuador no se puede quedar sin seguridad en sus operaciones y bienes. El nuevo contrato se lo adjudicó por 37.1 millones de dólares, cifra que está por debajo de los 38.8 millones de dólares que fue la adjudicación de hace tres años. Eso llama poderosamente la atención porque la cifra es menor y para los dos mismos años.

¿Cuál es su compromiso?

Luchar contra la corrupción en Petroecuador, tomar las medidas necesarias y adecuadas. Para eso pido que todos actuemos con responsabilidad. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: