El OIEA dona a Ecuador equipos para la detección del covid-19 mediante tecnología nuclear

- 30 de abril de 2020 - 16:10
El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) está enviando equipos a países de todo el mundo para que puedan utilizar una técnica derivada de la energía nuclear para detectar rápidamente el coronavirus que causa el covid-19.
Foto: OIEA / FLICKR

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), por un proyecto financiado en parte con un aporte de $6 millones del gobierno de los Estados Unidos, enviará un lote de equipos a más de 40 países, incluido Ecuador, para detectar rápidamente el covid-19.

Ecuador recibirá máquinas, 2,000 kits de diagnóstico, reactivos y consumibles de laboratorio, así como equipos de protección personal, informó la Embajada de Estados Unidos en Ecuador.

"Sabemos que lo que pasa a un país afecta a otros. Es importante que todos los países tengan los recursos necesarios para esta lucha", dijo al respecto Justen Thomas, vocero de la Misión de EE.UU. para la OIEA en Viena.

Luis Carlos Longoria, director de la División para América Latina del Departamento de Cooperación Técnica del OIEA, explicó que los equipos donados no usan radiaciones sino derivados de las aplicaciones nucleares.

La técnica de diagnóstico es conocida como reacción en cadena de la polimerasa con transcripción inversa en tiempo real (RT-PCR). El método nuclear detecta la presencia de material genético específico de los patógenos, como los virus. Inicialmente el método utilizaba marcadores de isótopos radiactivos para detectar materiales genéticos específicos pero, tras la realización de mejoras, el marcado isotópico se ha sustituido por marcadores especiales, que suelen ser colorantes fluorescentes.

A diferencia de la RT-PCR convencional, que solo arroja los resultados al final, esta técnica permite a los científicos observar los resultados de manera casi inmediata mientras el proceso sigue en curso.

"Las muestras que se toman de las personas son puestas en este equipo que va a hacer el diagnóstico y determinar en cuestión de 3 o 4 horas si la muestra tiene virus. Es un estándar reconocido y probado mundialmente", acotó Longoria.

¿Cómo funciona?

Se toma una muestra de una de las partes del cuerpo donde se acumula el coronavirus, por ejemplo, la nariz o la garganta; se le aplican diversas soluciones químicas para eliminar ciertas sustancias, como las proteínas y las grasas, y se extrae solo el ARN de la muestra. Este extracto de ARN consiste en una mezcla del material genético de la persona y, de estar presente, del ARN del coronavirus.

Se procede a la transcripción inversa del ARN para convertirlo en ADN mediante una enzima específica. A continuación, los científicos añaden pequeños fragmentos adicionales de ADN que complementan determinadas partes del ADN vírico transcrito. Esos fragmentos se adhieren a partes específicas del ADN vírico de estar el virus presente en la muestra. Algunos de los fragmentos genéticos añadidos sirven para crear la cadena de ADN durante la amplificación y otros, para producir ADN y añadir marcadores a las cadenas, que se utilizan posteriormente para detectar el virus.

A continuación, se introduce esa combinación en un aparato de RT-PCR, donde se someten a ciclos de calor-frío para provocar determinadas reacciones químicas que dan lugar a nuevas copias idénticas de partes específicas del ADN vírico. Esos ciclos se repiten una y otra vez para seguir copiando las partes específicas del ADN vírico. En cada uno de ellos se duplican las cantidades: de dos copias, se pasan a cuatro; de cuatro, a ocho, y así sucesivamente. Un sistema habitual de RT-PCR en tiempo real suele constar de 35 ciclos, es decir, que al final del proceso se habrán creado unos 35 000 millones de copias nuevas de las partes del ADN vírico de cada una de las cadenas del virus presentes en la muestra.

A medida que se producen nuevas copias de las partes del ADN vírico, los marcadores se acoplan a las cadenas de ADN y emiten una fluorescencia, que la computadora del aparato medirá y presentará en tiempo real en la pantalla. La computadora hace un seguimiento de la magnitud de la fluorescencia de la muestra tras cada ciclo. Cuando esta supera un determinado nivel, se confirma la presencia del virus. Los científicos supervisan también el número de ciclos que se tarda en alcanzar ese nivel para determinar así la gravedad de la infección: mientas menor sea el número de ciclos, más grave será la infección vírica. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP