Jervis: “Todavía es exótico las mujeres en la Corte Constitucional”

- 25 de noviembre de 2018 - 00:00
María Paz Jervis. Decana de Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de la Universidad SEK
Foto: Álvaro Pérez / El Telégrafo

La experta considera que quienes se posesionen en esa entidad no tienen por qué tener una agenda feminista.

Las 11 mujeres candidatas a integrar la Corte Constitucional se reunirán este lunes 26 de noviembre, en la Universidad SEK, para analizar los retos de la entidad a favor de este grupo social.  

¿Está preparada la sociedad para ver una Corte Constitucional integrada solo de mujeres?
Estamos preparados, porque somos el 50% de la población, pero tampoco queremos un lugar solo de señoras. En el hipotético caso que lleguen nueve mujeres a dirigir la Corte, o sean cuatro o cinco, tampoco se solucionan los problemas de violencia de género, pero al menos cambiamos un referente y se logra materializar el derecho a acceder a lugares tradicionalmente ocupados por hombres.

¿Por qué no ha habido una mujer como presidenta de este organismo constitucional?
La posibilidad existe, pero no hay la predisposición en los espacios de poder, en donde hay lógicas de relación muy tradicionales.

Nina Pacari fue la primera indígena y mujer en llegar a la Corte, pero sucedió hace siete años, y luego no hemos visto un representante  indígena...
Es un tema estructural. Los indígenas corresponden a sectores menos favorecidos en términos generales. Hay gente preparada y por ello hay que entender las leyes de cuotas y las acciones afirmativas.

¿Por qué la paridad de género no ha sido una constante desde la Constitución de 1998?
En el antiguo Tribunal Constitucional tuvimos una jueza, Ruth Seni, pero no deja de ser exótico, excéntrico, llamativo, la presencia de mujeres, a pesar de que es el corolario de la democracia. Hay que insistir en la participación.

No necesariamente la llegada de mujeres significa que tendrán una agenda de género. Una mujer que llega al ejercicio de poder no siempre es feminista y no tiene porque serlo. Debe llegar con agenda propia que puede ser agenda verde, de libre comercio, etc.

La Corte saliente tuvo problemas de independencia, ¿cómo lograr libertad plena de funciones?
Siempre hubo cercanía de las cortes al gobierno. El ejemplo más grotesco fue la del gobierno anterior. Hay una discusión del tipo de representación y ejercicio de poder. Los gobiernos no deben hacer eso y los ciudadanos no debemos permitirlo. La Función Judicial no debe caer ante esa seducción. Una forma de evitarlo es desde el proceso de selección.

¿Las cortes constitucionales funcionaron como organismos de puertas cerradas?
De puertas cerradas para muchos y de puertas muy abiertas para otros.

¿Quiénes son los otros?
Ciertos sectores que ejercieron poder. No es la Defensoría del Pueblo, ojo, sino la Corte más alta del Estado ecuatoriano. Debe tener abiertas las puertas para las posturas judiciales y constitucionales. Se debe evitar el lobbying al interior, ya que no es algo legítimo, pero hubo tradición de lobbying al nivel de gobierno.

¿Cuál es el rol de la Corte contra la violencia a la mujer?
Debe apegarse al derecho. Entender que la violencia contra la mujer es un problema de violación de derechos humanos sistemático y estructural. Deben haber respuestas jurídicas, ya que la legislación no es suficiente y se debe insistir en la política pública transversal en los espacios de la sociedad. Se debe pensar en una normativa que legalice derechos de hombres y mujeres.

¿Por qué no invitar a hombres para qué analicen los problemas de los mujeres?
La violencia contra la mujer no es solo un problema de mujeres, sino de la sociedad, pero las víctimas históricas son las mujeres. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: