María Alejandra Vicuña dimitió luego de 14 meses en el cargo

- 05 de diciembre de 2018 - 00:00
María Alejandra Vicuña estuvo catorce meses en el cargo. Un exasesor la acusó de haberle entregado aportes para su organización política. La Fiscalía inició una investigación. La semana anterior ella solicitó licencia al Presidente, pero debió hacerlo al Legislativo.
Foto: César Múñoz / El Telégrafo

Se marcha en medio de una investigación sobre el presunto cobro de “diezmos” a sus colaboradores cuando era legisladora. Cuestionó a los parlamentarios que votaron para exigir su renuncia. El artículo 145 de la Constitución estipula las causales para la cesación de funciones, una de ellas es la renuncia voluntaria aceptada por la Asamblea.

Un día después de que el presidente Lenín Moreno la liberara de sus funciones, María Alejandra Vicuña anunció su renuncia a la Vicepresidencia de la República. Lo hizo a través de un comunicado que fue difundido este martes 4 de diciembre por la tarde.

La decisión fue tomada en medio de una investigación sobre presuntos cobros obligatorios a sus colaboradores, cuando Vicuña era asambleísta.

Estos fondos, supuestamente, estaban destinados para la organización política a la que pertenece, Alianza Bolivariana Alfarista (ABA). No obstante, en declaraciones a las prensa la semana pasada, adujo que los valores fueron entregados a su cuenta personal porque la organización política es de hecho y no de derecho.

La carta de renuncia fue publicada en su cuenta de Twitter y en su contenido sostiene que su decisión se debe a que prefiere que el Mandatario cuente con alguien más para que asuma definitivamente las grandes responsabilidades que le encargó a ella. “El país quiere y necesita paz para avanzar”, añadió.

Sin embargo, cuestionó a los legisladores que votaron para exigirle la renuncia, así como a quien la acusó de los presuntos cobros indebidos.

“Setenta y siete legisladores en la Asamblea Nacional, haciéndose eco de esa patraña, me han pedido que renuncie sin al menos solicitarme que comparezca a dar una explicación, violentando el más elemental derecho al debido proceso también para los asuntos políticos”.

Indicó que deja una Vicepresidencia que realizó un trabajo articulado y efectivo por las provincias de Manabí y Esmeraldas, afectadas tras el terremoto del 16 de abril de 2016. Y agradeció al Presidente y al Gabinete, a los que deseó “que la razón también les acompañe en el ejercicio de sus delicadas funciones y el mayor de los éxitos en beneficio de los ecuatorianos”.

Vicuña asumió en octubre del año pasado, por encargo, la Vicepresidencia, en reemplazo de Jorge Glas, quien fue detenido por el caso Odebrecht. En enero fue sentenciado a seis años de prisión y la Asamblea Nacional, de una terna enviada por el Ejecutivo, la eligió oficialmente a ella.

Antes del anuncio de su dimisión, el Legislativo dio a conocer que para el jueves 6 de diciembre estaba prevista una sesión para analizar el pedido de licencia sin vacaciones de Vicuña, hasta el 31 de diciembre, tiempo que serviría para preparar su defensa.

El artículo 145 de la Constitución señala las causales para la cesación de funciones del Presidente; el inciso 2 indica que una de ellas es la renuncia voluntaria aceptada por la Asamblea Nacional. Mientras que el artículo 149 de la Carta Magna se refiere a que esos mismos requisitos e inhabilidades los tiene un vicepresidente.

De allí que el órgano legislativo tenía previsto, en primer lugar, conocer la solicitud de licencia. Hasta la tarde de este martes 4 de diciembre, una vez conocida la renuncia de Vicuña, en el Parlamento no se tenía previsto un cambio en el orden del día.

A la Asamblea le corresponde aceptar la renuncia

De su parte, el secretario particular del Presidente, Juan Sebastián Roldán, apenas conocida la noticia de la renuncia, reiteró que le compete a la Legislatura el tratamiento del tema.

“Hoy día (martes 4 de diciembre) la Vicepresidenta ha presentado su renuncia; el Presidente de la República agradece las palabras (de Vicuña) de desear buenos augurios al Gobierno, pero no le corresponde aceptar al Mandatario; es la Asamblea el ente nominador de esa persona como vicepresidente y esa misma Asamblea es la que tiene que tomar una decisión”, explicó.

El funcionario, al efectuar un paréntesis a la reunión de gabinete Ecuador-Colombia en Carondelet, aclaró que en el Ejecutivo no se está pensando en nombrar un reemplazo, “no podemos plantear ningún nombre porque no se ha pensado todavía”.

Recalcó que son temas que se deben discutir toda vez que el Jefe de Estado ha recibido recientemente la noticia de la renuncia. “La Asamblea debe tomar la decisión, el Presidente tiene dos viajes muy importantes este mes, uno a China y otro a Catar, y tenemos que decidir primero cómo manejar el tema de los viajes a partir de esta importante noticia que hemos recibido”.

Recordó que la Constitución estipula que es el Presidente quien encomienda funciones al vicepresidente. De momento estas fueron encargadas al secretario general de la Presidencia, José Agusto Briones.

Pese a ello, anticipó que el Presidente de la República tiene que decidir la terna que será presentada a la Asamblea y este órgano escoger, previamente a la aceptación de la renuncia.

“Tenemos que seguir los pasos como son. Una vez que la Asamblea acepte la renuncia hay que presentar la terna y después habrá que pensar quién se queda encargado; el Presidente ya no encarga el poder, pero es importante que exista un vicepresidente a cargo”.

Con ello desvirtuó rumores sobre supuestos nombres, pues reiteró que ni siquiera se ha discutido del particular, más aún cuando el Jefe de Estado acaba de recibir la renuncia. También rechazó que exista una supuesta inestabilidad por cuanto el Mandatario está en sus funciones, sobre todo considerando que es el tercer Presidente con mayor popularidad en América Latina.

Las reacciones no se hicieron esperar desde el Legislativo

En la Asamblea Nacional también hubo opiniones a raíz de la renuncia de Vicuña, por parte de legisladores de las diferentes bancadas.

Para Ana Galarza (CREO), la renuncia de María Alejandra Vicuña como Segunda Mandataria ha sido una decisión adecuada. “Está bien que haya dado un paso al costado para defenderse con total independencia de las acusaciones que se han vertido en su contra”.

Mientras que Fafo Gavilanes (PAIS) dijo que Ecuador esperaba que se tomara esta decisión y que, por lo tanto, fue lo acertado. “Los jóvenes deben tener la oportunidad para ocupar este cargo y una mujer probada puede ser una alternativa”, anticipó.

En tanto Cristina Reyes (PSC) fue crítica en sus comentarios. Para ella, María Alejandra Vicuña “entró por la ventana y sale por la puerta de atrás”. Anticipó que la persona que sea elegida debe dignificar la Vicepresidencia, ya que existen muchos ecuatorianos honestos, sin pasado correísta, “es hora de escogerlos”. (I)

------------------------------

Macías: “Con la dimisión de Vicuña la crisis se supera”

Para el jurista Miguel Macías Carmigniani, la renuncia de María Alejandra Vicuña beneficia al país y al Gobierno, ya que Ecuador “no puede seguir de tumbo en tumbo” en temas de corrupción.

“Me parece muy bien que haya renunciado al cargo porque si no lo hacía la destituían en la Asamblea Nacional, previo a un juicio político para lo cual había que esperar el dictamen de la Corte Constitucional”.

Macías mencionó que ahora el presidente Lenín Moreno debe enviar una terna a la Asamblea, como lo hizo cuando se destituyó a Jorge Glas del mismo cargo, en enero pasado.

El jurista cree que “con la dimisión de Vicuña se supera la crisis política en el Gobierno”, por lo que ahora espera que el Primer Mandatario escoja “gente de primera” en la terna que debe enviar a la Asamblea Nacional para ocupar la Vicepresidencia de la República.

“Ojalá el Presidente ponga gente de primer orden que ayude a sacar al país adelante, porque la falta de empleo y la reactivación económica son de enorme importancia para el país”, advirtió el analista. (I)

------------------------------

Araujo: “La estabilidad política debe recuperarse”

El analista político Carlos Araujo manifestó que la renuncia de María Alejandra Vicuña a la vicepresidencia de la República genera incertidumbre en el Gobierno y afecta la estabilidad política del país.

Por ello Araujo ve importante la necesidad de superar estos inconvenientes políticos, ya que la situación perjudica a los ciudadanos.

“La renuncia de una vicepresidenta de cualquier país, sobre todo del nuestro, ya que vivimos un proceso en el cual la inestabilidad política es del día a día, obviamente que afecta considerablemente a Ecuador”, recalcó.

Araujo mencionó que en la posición en que está hoy el presidente de la República, Lenín Moreno, le tocará escoger una persona idónea para que ocupe el cargo de vicepresidente y que le permita, de una u otra manera, hallar soluciones en el tema de estabilidad política para que así no se afecte la situación económica y política del país.

Además, considera que Vicuña se centrará ahora en presentar los descargos respectivos de defensa sobre el tema diezmos en el que se la implica. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: