Las redes sociales pueden marcar el éxito o el fracaso de una campaña política

Los candidatos a las elecciones nacionales de 2021 hacen sus campañas digitales. Una de sus estrategias más importantes es publicar contenidos de valor, propuestas claras, y adaptadas a cada grupo social.
19 de octubre de 2020 08:00

La política se hace de manera virtual en la pandemia. Los candidatos están obligados a migrar a las plataformas digitales y necesitan estrategias para informar a los ciudadanos sobre sus propuestas y programas. La reputación digital de un postulante debe ser la transparencia, honestidad y sin mentiras ni ofrecimientos populistas.  También deben tener una estrategia preventiva y de crisis frente a una campaña de desinformación de otros partidos o movimientos políticos. Verónica Altamirano, docente de la Universidad Tecnológica  Particular de  Loja (UTP), conversó con El Telégrafo sobre cómo hacer una campaña política en las redes sociales en medio de la emergencia sanitaria.

¿Cómo ha cambiado la forma de hacer política en tiempos de covid-19?

El principal cambio que se evidencia son las limitaciones para agruparse y de movilidad, por lo tanto, la campaña electoral en esta época de pandemia, será digital, mayoritariamente con presencia en las redes sociales.

¿Qué deben hacer los candidatos a las elecciones nacionales del 2021?

Los candidatos deben migrar a las plataformas digitales, estar en los entornos donde se encuentran los ciudadanos y, principalmente, comprender que las redes sociales no son una plataforma tradicional y unidireccional de difusión de contenidos en las cuáles los ciudadanos solo escuchan, sino que son entornos participativos que se fortalecen con el diálogo. Es decir, debe adoptar un compromiso 2.0, participar activamente, generar espacios de interacción, conversación y relacionarse con los ciudadanos.

¿Cuáles pueden ser sus estrategias de propaganda en las redes sociales?

Una de las estrategias más importante será la de contenidos, es decir, se debe publicar contenidos de valor, propuestas claras, y adaptadas a los formatos digitales (video, potcast, infografías, fotografías) y a cada audiencia dependiendo de la red social.

¿Por qué esa estrategia digital marcará el éxito o el fracaso de un perfil político?

Los tiempos han cambiado. Es evidente que los ciudadanos ocupan gran parte de su tiempo en Internet y en las redes sociales, por lo tanto, el utilizar estas plataformas permitirán acercarse a los electores, pero, principalmente, establecer un diálogo cercano.

Las redes sociales tienen una ventaja indudable, permiten segmentar las audiencias y de esta manera llegar con un mensaje personalizado, que se adapte a las necesidades y problemas de cada uno de los ciudadanos.

Pero no solo es importante tener presencia en las redes sociales, sino establecer una estrategia que marque la diferencia y permita alcanzar los objetivos de la campaña.

¿Cómo gestionar la reputación del político en las redes?

Considero que el principal componente de la reputación digital debe ser la transparencia, una campaña que no sea honesta no funcionará porque las redes sociales permiten la participación de todos, y verificar una mentira es cuestión de segundos hasta que los ciudadanos accedan a la información.

Las redes pueden dar una sensación de falsa cercanía con comunidad. ¿Eso es un peligro para los electores?

Efectivamente, en las redes sociales pueden ser peligrosas de diferentes maneras y se pueden prestar para engañar a los electores, pero ahí esta nuestra responsabilidad como ciudadanos, debemos ser más críticos y analizar las estrategias de campaña.

¿Qué opina de utilizar el crowdsourcing (democracia participativa) para que la audiencia participe en la construcción de propuestas de la campaña? Eso no se ha utilizado en Ecuador.

Las redes sociales al ser un espacio participativo e interactivo son las plataformas ideales para desarrollar estas estrategias, desconozco de alguna iniciativa con estas características en el país. Sin embargo, en diferentes campañas a nivel mundial se ha utilizado la analítica de datos para evaluar y conocer las necesidades y problemas de los ciudadanos, y en función de esta información desarrollar propuestas de campaña. Tenemos el caso de Barack Obama, Donald Trump en Estados Unidos; o  de Mariano Rajoy en España, sería interesante que se desarrolle una propuesta participativa en nuestro país.

¿Cómo crear un contenido que genere valor a los simpatizantes y seguidores de un político?

El contenido debe estar orientado a cada una de las audiencias, es decir, prácticamente, personalizar el mensaje de acuerdo a sus necesidades, problemas e intereses. Las propuestas de campaña deben explicar de manera clara, concisa y utilizar un lenguaje informal adaptado a las redes sociales. Se debe usar los diferentes tipos de contenidos de acuerdo a cada red social.

Otro aspecto fundamental, que se debe tener en cuenta en la estrategia de contenidos, es publicar contenido que promueva la participación de los ciudadanos, generar debate y permita a los partidos políticos escucharlos. 

En las redes sociales no se debe mentir a la gente, ¿si un candidato no escribe sus mensajes debe aclarar eso a su audiencia?

Las redes sociales exigen transparencia y veracidad, por lo tanto, es necesario que se aclare este aspecto.

¿En las redes no hay regulaciones ni límites, eso es positivo o no en las campañas electorales?

Obviamente es negativo, porque puede existir un abuso por parte de los candidatos electorales, llegando a desarrollar una campaña intrusiva e invasiva, sin embargo, esto será penado por la propia ciudadanía, que hoy más que nunca tiene el control y con un solo clic, puede bloquear o silenciar la información y la publicidad del candidato, lo que será más perjudicial para la campaña electoral.

Las redes sociales están llenas de insultos y de fake news. ¿Cómo lograr mensajes de credibilidad en medio de un ambiente tan hostil?

Los ciudadanos tenemos una gran responsabilidad, que es el destino de nuestro paísvotar de manera consiente e informado. Por lo tanto, debemos verificar la información que recibimos,  esto puede ser muy fácil, revisar que la fuente, de la cuál proviene la información, sea confiable y oficial. Los medios de comunicación serán nuestros aliados, porque su función será filtrar las noticias falsas y entregarnos información verás.

A esto también se suma la iniciativa Ecuador Verifica, que de acuerdo a su portal Web es una iniciativa inédita en el país que reúne a 15 medios de comunicación, 6 organizaciones de la sociedad civil y 7 universidades. Su objetivo, entre septiembre de 2020 y abril de 2021, es combatir la desinformación, verificar la veracidad del discurso de los aspirantes a la Presidencia y Vicepresidencia y desarrollar herramientas que permitan a la ciudadanía decidir con base en información certera. Serán una herramienta clave para informarnos con veracidad.

La desinformación y la confrontación será algo inevitable, por lo tanto, los candidatos deben tener una estrategia preventiva y de crisis para actuar en estos momentos.

Según Freedom House, la desinformación y otras técnicas de propaganda han servido para manipular el resultado de las elecciones en al menos 26 de los 30 países en 2019. ¿Qué dice usted?

Estoy de acuerdo, sobretodo en países con alto índice de analfabetismo digital como el nuestro, que, muchas de las veces, creemos todo lo que circula en las redes sociales. Como lo mencionaba anteriormente, existen muchos aspectos negativos detrás del uso de las redes sociales como plataformas electorales, y en este contexto nuestra mayor debilidad es que no tenemos un organismo de control y regulación de la campaña electoral en los entornos digitales.

Los líderes autoritarios y populistas en todo el mundo se están aprovechando de los algoritmos informáticos para conquistar el voto. ¿Qué deben hacer los electores para no caer en esa falsa seducción?

Debemos ser responsables de nuestro voto, creo que esto es fundamental para frenar la desinformación, así como el Internet y las redes sociales se constituyen como un peligro, los podemos utilizar de manera positiva para informarnos, investigar a los candidatos políticos y verificar la información que nos llega en estas plataformas.

Barack Obama es considerado el político más emblemático de la web 2.0. Consiguió millones de adeptos en su campaña de 2008, 750 millones de dólares en dos años, captó los correos electrónicos de 13 millones de personas interesadas en recibir sus informaciones ¿Usted ve a algún político local en ese camino?

En las últimas elecciones, el actual alcalde de Cuenca, Pedro Palacios, hizo una estrategia de contenidos exitosa que con propuestas claras llegó a una audiencia joven e indecisa a través de las redes sociales.

¿Regular los mensajes políticos en las redes es atentar contra la libre expresión o no?

Regular los mensajes políticos sería atentar contra la libre expresión, pero considero que se debería regular la campaña electoral en los entornos digitales, respetar el proceso, el gasto electoral y el silencio electoral, sin embargo, a la fecha no se han podido establecer estas normativas a nivel mundial. Aquí debería existir una autocensura de los partidos políticos por respeto al proceso electoral y a los ciudadanos, y nuevamente, es clave el papel de los electores, deberíamos analizar, si votamos por candidatos que están infringiendo estas reglas en la campaña electoral, qué podemos esperar cuando asuman el cargo.

Facebook utilizó los datos personales de 50 millones de personas para hacer campaña política a favor del presidente Donald Trump. ¿Eso puede ocurrir en este país?

Actualmente, las normativas de Facebook cambiaron y se fortaleció la protección de datos personales, inclusive muchos países, a partir de este hecho, modificaron y reforzaron sus normativas. Sin embargo, en Ecuador, podría pasar porque no tenemos una Ley aprobada para la protección de los datos personales, este proyecto de Ley fue presentado por el presidente de la República, Lenín Moreno a la Asamblea Nacional en septiembre del 2019, pero hasta la fecha sigue en análisis.

Por otro lado, cada uno de nosotros somos vulnerables y responsables de la información que publicamos, porque, muchas de las veces aceptamos los términos y condiciones, de aplicaciones, redes sociales, juegos, etc., sin haberlas leído previamente y aceptamos el acceso y difusión de nuestra información.

Los precios de la publicidad en las redes sociales son más bajos que en los medios tradicionales. ¿Cómo aprovechar eso?

La publicidad en las redes sociales tiene dos ventajas muy importantes, el bajo precio y el alcance que tienen, la manera de aprovechar estas ventajas es segmentando de manera adecuada a la audiencia, para que el mensaje llegue al público objetivo.

Tik tok es muy popular en la actualidad, pero es un medio poco usado por los políticos locales. ¿Qué recomendaciones tendría para ellos?

 Tik tok les permitirá a los políticos llegar a una audiencia joven e indecisa, que, probablemente, no esta muy involucrada en la campaña electoral y tiene poco interés en los medios de comunicación, mi recomendación sería adaptar los mensajes al formato de la red, que utilicen videos cortos, animados y con un lenguaje informal para transmitir la propuesta electoral, esto no quiere decir que los políticos deben comenzar a “bailar” para captar la atención de este público.

En EE.UU. se hacen debates digitales y recaudación de fondos para la campaña. ¿Es algo que se debe imitar?

Ha sido una estrategia exitosa, sin embargo, por la crisis económica que atraviesa el país en estos momentos y el rechazo que la mayoría de los ecuatorianos ha tenido por la asignación de fondos para la promoción electoral, no considero que sea una estrategia adecuada en este contexto.

Pero, los debates digitales se deben promover y se deberían incrementar espacios de diálogo entre el candidato y los ciudadanos, para esto las transmisiones en vivo son unas excelentes herramientas.