Henry Kronfle: “La Asamblea no puede ser acólita del gobierno de turno sino del pueblo al que representa”

¿Qué hemos hemos propuesto? Poner al productor como el centro de la reactivación económica.
24 de enero de 2021 10:17




Henry Kronfle busca la reelección para legislador auspiciado nuevamente por el Partido Social Cristiano.  En su primer período fue miembro de la Comisión Especializada de Régimen Económico y Tributario y fue interpelante del juicio político que derivó en la destitución del Presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, Christian Cruz, por incumplimiento de funciones.

El candidato dialogó con Diario El Telégrafo sobre sus propuestas y su visión de cómo debería trabajar la próxima Asamblea Nacional. 

¿Por qué decidió postularse nuevamente a la Asamblea Nacional?

Porque me siento frustrado como ciudadano, más allá de ser político, de ver que las cosas no se resuelven en el Ecuador e intento en esta ocasión tener más incidencia dentro del organismo para poder llevar a cabo la agenda que tanto requiere el país.  Por ejemplo, voy a impulsar que la Asamblea no esté entre cuatro paredes, perdiendo el tiempo en exhortos, sino que atienda realmente la problemática de los ciudadanos.  Que no sea más un acólito del gobierno de turno, sino del pueblo a quien representa.   Ir a la casa de todos, escuchar las propuestas de la gente y tratar de resolverlas de manera expedita dentro del recinto legislativo. 

Muchos proyectos quedaron pendientes y hay que darles seguimiento, más de doce que presentó el Partido Social Cristiano, Madera de Guerrero y aliados; que no han culminado el proceso para consagrarse en una ley de la República. 

¿Cuáles de esos proyectos son prioritarios en la situación actual del país?

Los temas de economía, los temas laborales, todo lo que tiene que ver con reactivación económica, seguridad, mejorar la calidad de la vida de la gente y por supuesto, la defensa de la dolarización.  Hay que ser claros sobre lo que está en juego en el país, está en juego que el Ecuador del mañana no sea el Venezuela de hoy.  Hay propuestas de candidatos a la Presidencia tan graves como decir que van a crear dinero electrónico como si el alimento fuera electrónico, propuestas de desdolarización amigable, otras tan ridículas como la minería inversa o la exportación de barriles de agua; son propuestas que no solo rayan en la payasada y lo irresponsable.  Eso también me impulsa a regresar a la Asamblea Nacional, porque como contrapeso del gobierno, el Congreso es muy importante en el equilibrio que requiere el país. 

A propósito de esto ¿Los poderes del Estado no deberían trabajar en armonía pero con independencia? ¿Cómo hacer para que lo que propone la Asamblea no lo coarte el Ejecutivo y viceversa?

Cuidando todos los poderes del Estado.  Ojalá que la propuesta de la alianza que hemos hecho con Guillermo Lasso triunfe y que podamos tener control dentro del Congreso, con gente aliada que tiene los mismos principios y valores que nosotros.

Qué es lo que hemos propuesto.  Poner al productor ecuatoriano como el centro de la reactivación económica y no el gobierno como el motor de la economía ya que ha demostrado que no es eficiente para administrar.  Créditos de mil millones de dólares, al uno por ciento por treinta años a través de multilaterales y la banca nacional de fomento, con exoneración de todos los impuestos excepto el Impuesto a la Renta y semillas gratuitas de alto rendimiento para mejorar la producción agrícola.

Para el sector turístico, eliminar el Impuesto a la Renta por cinco años.  Cuarenta mil puntos de internet gratuitos en todo el país para conectarse hasta 90 minutos con los celulares. Se entregarán cuatrocientas mil computadoras con internet 24/7 con programas de teleemprendimiento.  Seiscientos mil hogares serán dotados con equipos para la salud: para medir el azúcar en sangre, tensiómetros y oxímetros.  Se entregarán trescientos mil almuerzos familiares gratuitos a través de códigos de barra.  Estos son programas que llegarán a quienes más lo necesitan y no cuestan ni el dos por ciento del Presupuesto General del Estado.

Estas son propuestas de Gobierno, pero usted aspira ser legislador.

O se adopta esto por parte de un plan de Gobierno o lo hacemos nosotros desde la Asamblea a través de la modificación de las leyes; pero la propuesta no cambia.  Algunas cosas se pueden hacer por medio de la Consulta Popular de iniciativa ciudadana que está presentada en la Corte Constitucional, para que a través del voto, se puedan hacer un sinnúmero de modificaciones.  Lo que apruebe el pueblo solo podrá modificarlo el pueblo; es como un candado legal que la Asamblea no puede manosear. Entonces no podrá venir ningún astuto a decir que quiere modificar lo que la gente votó en la Consulta Popular. Todo eso es parte del trabajo que vamos a hacer en la legislatura. 

¿Cuál es la posición del Partido Social Cristiano sobre la posibilidad de dividir a la Asamblea en dos cámaras o que se reduzca el número de asambleístas?

Con que se reduzca el número de asambleístas estamos totalmente de acuerdo.  Lo otro, no podemos desconocer la voluntad popular si hay 300 mil firmas que piden esto, lo que hay que ver es cómo se hace y se hace bien; porque duplicar burocracia en dos cámaras para que funcione como opera hoy con diezmos, prebendas, con carnés de discapacitados y reparto por votos, eso no quiere el país.  La corrupción hay que cortarla a raya. 

Si esto va a ser un senado, como hubo en su momento en el Ecuador, que sea un senado con representantes funcionales, gente experta, impoluta, de probidad notoria, con concursos de méritos y oposición, de récord limpio, con una base de educación para desempeñar un puesto en un senado y sean personas que representen a sectores funcionales de la economía.  Para ir a resolver problemas puntuales de los ecuatorianos, enhorabuena; pero para tener más burocracia y duplicar lo que se habla, que ya es bastante, y resolver muy poco, para eso no. 

Fiscalización, una de las tareas con saldo pendiente de esta Asamblea Nacional.  Si es reelecto ¿cómo aportará en este ámbito?

Recuerde usted que yo fui el interpelante en el juicio político del Presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control social, un poder del Estado destituyó al presidente de otro poder del Estado.  Yo maneje el juicio político entonces creo que el país conoce muy bien mi capacidad de fiscalizar y también de legislar; porque gran parte de las leyes en materia económica pasaron por la Comisión de Régimen Económico y Tributario; ahí está el Código de Comercio nuevo, la Ley de Simplificación de Trámites, la ley para modificar el régimen tributario interno, reformas a las Compras Públicas, Fomento al Mercado de Valores, un sinnúmero de proyectos que hemos tratado.

¿Cómo hacer para cambiar la imagen negativa que tiene la ciudadanía de la gestión de la Asamblea?

En la corrupción ¿qué es lo que se necesita?  No solamente leyes como la Ley de Extinción de dominio mal aprobada porque que tiene errores constitucionales gravísimos, pero que es mejor tenerla que no tenerla; o los cambios en el Código Orgánico Integral Penal para endurecer las penas.  Son importantes pero se necesitan otras cosas.  El primer acto de corrupción es postularse a un puesto público para el que no se está preparado, es irresponsable, ignorante y corrupto.  Lo segundo, los puestos públicos deben tener concurso de méritos y oposición.  No puede ser que el ñaño, el amigo, el sobrino, el tío o el socio estén metidos en puestos públicos para robar. Tercero, la Comisión de Fiscalización no puede tener una corona para decidir qué pasa y qué no al pleno, no puede ser una comisión de archivo. Cuarto, debe haber cambios en la Ley de la Contraloría General del Estado para evitar el acto de corrupción con el debido proceso; el Consejo Nacional de la Judicatura debe cambiar a los jueces y fiscales corruptos y, finamente, debe proponerse una Ley Antisobornos que permita transparentar en el sector privado a aquellas empresas que estén involucradas en actos de corrupción. Hay que publicarlas para que la gente las conozca y no haga negocio con ellas.  

En el escenario en el que Guillermo Lasso no llega a ser Presidente de la República y usted sí consigue una curul en la Asamblea, ¿qué pasará en los primeros cien días de Gobierno? ¿Cómo debería ser la relación entre el legislativo y el ejecutivo?

Primero tenemos que ver quién gana pero este no es un tema de ideologías, hay que dejar esto claro, importa el bienestar y el progreso de la gente. Entonces, si viene un gobierno a plantear desdolarización amigable, dinero electrónico, a decir qué vamos a ir a la minería inversa o a subir impuestos, entonces tenga por seguro que conmigo a la cabeza, se encontrará con una Asamblea que va impedir este tipo de barbaridades.  Si ese es el gobierno que sube, que lo dudo mucho, tenga la certeza que seré el primero en combatir una mala política pública, así como seré el primero en apoyar una buena política pública.  

 

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado