Especial

Gobierno edifica las bases para una mejor educación

- 24 de mayo de 2019 - 00:00
Foto: William Orellana / El Telégrafo

Objetivos: ir hacia la autonomía de las instituciones educativas en lo pedagógico y administrativo; generar un modelo de gestión democrático, participativo y eficiente.

Noticias relacionadas

En agosto de 2017, en un evento realizado en Azogues (Cañar), el presidente Lenín Moreno mencionó que la educación es la herramienta que impulsa a volar cada vez más alto y el camino para alcanzar el progreso. Además, subrayó que “es un derecho y un bien público y el motor del desarrollo”.

Bajo esas premisas, en estos dos años de gobierno, las políticas públicas emprendidas por el Ministerio de Educación van encaminadas a ofrecer educación de calidad. Por ejemplo, uno de los primeros logros fueron las reformas a la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES), aprobadas por la Asamblea Nacional en mayo de 2018.

Los cambios buscan el fortalecimiento del sistema de educación superior y la libre elección de la carrera que quieren cursar los alumnos. Entre las reformas a la LOES se destaca que los institutos superiores técnicos, tecnológicos, pedagógicos, de artes y los conservatorios superiores se considerarán como institutos tecnológicos universitarios.

La ley establece también la reactivación de la Universidad Intercultural de los Pueblos y Nacionalidades Indígenas Amawtay Wasy como institución pública.

Uno de los cambios es la reapertura de las escuelas rurales, anunciada en enero pasado por el Presidente. “Hay niños y niñas que caminan largas distancias, la mayoría de las veces en pésimas condiciones, para llegar a las que se llamó escuelas del milenio”, resaltó Moreno.

Tras ello, el ministro de Educación, Milton Luna, dijo que durante dos años se reabrirán 2.000 escuelas rurales en el país, de ellas, 1.000 en este año, cuyo presupuesto bordearía los $ 70 millones. El Mandatario también anunció, como otra medida a favor del sector educativo, la reducción de la carga administrativa a profesores.

De eso se encargó el Ministro de Educación tras firmar el Acuerdo Ministerial 11A, del 20 de febrero. La medida beneficiará a más de 200.000 maestros de instituciones fiscales, fiscomisionales, municipales y particulares.

“Este es un primer paso dirigido a dos grandes objetivos: ir hacia la autonomía de las instituciones educativas en términos pedagógicos y administrativos, y generar un cambio en el modelo de gestión hacia una propuesta democrática y participativa”, afirmó el ministro Luna.

Iniciativas para las reformas

La Mesa Legislativa de Educación, que presidía Silvia Salgado, trata las reformas a la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI), que rige desde 2011. Los aportes provienen de los gremios de docentes, organismos internacionales y asambleístas.

Se estima que para mediados de 2019 se tendría una ley reformada que responda a los desafíos actuales y potenciales de la sociedad.

En su informe, Salgado detalló los ejes de las reformas: fortalecimiento de derechos, institucionalidad y modelo de gestión, educación bilingüe, carrera docente, convivencia escolar y régimen disciplinario.

Aborda también aspectos específicos que, en conjunto, tienden a garantizar el acceso, la permanencia y culminación en el sistema educativo de niños y adolescentes con discapacidad, mediante modelos regulares y de escolaridad inconclusa.

El proceso va por etapas

Otra propuesta que impulsa actualmente el Gobierno es el Acuerdo Nacional por la Educación, para mejorar la calidad educativa del país a través de políticas públicas. Los ejes para edificar la iniciativa son: gestión de conocimientos, intercambio de experiencias y diálogo permanente.

Luna dijo que el Acuerdo es un espacio voluntario para construir democráticamente normas a favor del sector y la ciudadanía. Es un proceso con etapas del corto, mediano y largo plazo que fortalecerán a la comunidad educativa.

A través de mesas de trabajo, el Acuerdo Nacional tomará forma con el análisis de los temas: Derechos humanos y educación; Educación técnica; Jóvenes y empleabilidad; Educación para el desarrollo sostenible; Educación en valores, Interculturalidad y Desarrollo infantil integral.

Skarleth Tamayo, de la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador, resaltó que “tenemos la fuerza para impulsar importantes cambios y, además, construir una educación democrática y de calidad”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP