Cevallos: “El Estado tenía una deuda histórica con el periodismo”

- 08 de mayo de 2019 - 00:00
Galo Cevallos. Presidente del Consejo de Regulación y Promoción de la Comunicación
Foto: Marco Salgado / El Telégrafo

El titular del Cordicom analiza la libertad de expresión en el país y el trato de los medios hacia las mujeres.

Galo Cevallos, presidente del Consejo para la Regulación y Desarrollo y Promoción de la Comunicación (Cordicom), conversó con Radio Pública, sobre la apertura democrática del Gobierno para garantizar la libertad de expresión, de opinión y de prensa que son derechos fundamentales en una sociedad.

La semana pasada crearon el Comité para la Protección de Periodistas en zonas de riesgo. ¿Qué garantías ofrece?
Tiene dos enfoques: privilegiar el respeto a la libertad de expresión y de prensa y establecer mecanismos y protocolos para proteger a los periodistas y trabajadores de los medios que cubren en zonas en riesgo. No queremos que vuelvan a ocurrir sucesos como el del equipo de Diario El Comercio.

Pero los familiares de los secuestrados y asesinados, en Colombia, tienen dudas sobre el financiamiento del Comité.
El accionar del Comité se fundamenta en una Secretaría, tenemos 30 días para organizar el trabajo y su reglamento. Funcionará de manera permanente y no requiere de financiamiento porque está compuesta por cinco entidades. Definiremos los protocolos y mecanismos en el pleno del Comité.

¿Las reformas a la Ley Orgánica de Comunicación y la firma de la Declaración de Chapultepec, en qué medida aseguran la libertad de expresión en Ecuador?
El Estado tenía una deuda histórica con el periodismo, pues la Ley Orgánica de Comunicación, aprobada hace cinco años por el Gobierno de Rafael Correa, se utilizó para perseguir y callar las voces críticas a ese régimen. La Superintendencia de Información y de Comunicación (Supercom) y el Cordicom eran entidades auditoras y sancionadoras que impidieron la libertad de expresión y de prensa.

Pero con el Gobierno de Lenín Moreno esa situación cambió radicalmente: se suprimió la Supercom y se dio un giro completo al Cordicom. A eso se suma la suscripción del Tratado de Chapultepec, que reforzó la voluntad política del Gobierno para respetar la libertad de expresión.

Esas reformas suprimieron el linchamiento mediático. ¿Eso es suficiente?
Cualquier proceso o entidad que sancione y persiga por interés político debe ser eliminado. En las reformas a la LOC se establece la  autorregulación de los medios y el trabajo del Cordicom es tener políticas públicas para fortalecer las competencias de los comunicadores y de los medios en ese proceso de autorregulación.

Pero los periodistas se quejan de funcionarios que los insultan. ¿Qué dice sobre esto?
Hay que lograr un equilibrio y un proceso de sensibilización de todos los actores que conforman la comunicación.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: