Entrevista / PABEL MUÑOZ / PRESIDENTE DEL INSTITUTO DE PENSAMIENTO POLÍTICO DEL MOVIMIENTO ALIANZA PAIS

"El ciudadano cree que las encuestadoras sacan resultados para quien las contrata"

- 08 de agosto de 2016 - 00:00
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

La propuesta es que el Consejo Nacional Electoral mejore la reglamentación de estas empresas para que cumplan con estándares técnicos y transparenten el proceso metodológico que utilizan.

A siete meses de las elecciones, el presidente del Instituto de Pensamiento Político del Movimiento Alianza PAIS, Pabel Muñoz, ha solicitado al Consejo Nacional Electoral (CNE) que regule y fiscalice la actuación de las empresas de investigación o encuestadoras.

La primera recomendación fue convocar a un gran debate a todos los sectores vinculados. Con esto se beneficiaría la democracia ecuatoriana, se garantizará la transparencia, la ciudadanía estará mejor informada y habrá credibilidad en las encuestadoras, dijo el extitular de Senplades, en diálogo con EL TELÉGRAFO radio.

Hay una estrategia, quizá de carácter mediático - electoral, para borrar las diferencias, anular las ideologías, los puntos de vista, las visiones políticas de la gente, ¿cómo mira eso?

Es una estrategia de Marketing Político, basado en la mentira política. En esta época estamos prácticamente a seis meses del proceso electoral y me parece que veremos incrementadas estas dos referencias en el escenario electoral, marketing y al menos falsear la realidad. Ahí está lo que ha pasado en Argentina o el caso más cercano aquí en la ciudad de Quito. ¡No soy ni de izquierda ni de derecha, soy más bien de centro!, pero cuando tienen que implementar sus agendas políticas evidentemente responden a una agenda de derecha.

¿Hasta dónde las encuestas ofrecen resultados claros?, porque hemos visto que ciertas encuestadoras brindan información muy diferente frente a otras...

Hay que discutir una estandarización o normativa más técnica alrededor de las encuestas. Estamos acostumbrados a que las encuestas solamente nos digan si determinada persona está arriba o abajo, pero discuten muy poco sus marcos muestrales, no se discute cómo hacen sus estratificaciones, el tipo de diseño que han utilizado, no publican el cuestionario que fue planteado.

Tampoco hablan sobre la cobertura geográfica, sobre las unidades de muestreo y análisis, no determinan el tamaño muestral, las etapas fijadas, la distribución muestral, por qué escogieron una ciudad y no otra, cómo están definiendo los sectores urbanos y rurales; y si no hacemos este ejercicio lo que va quedando en la opinión pública es un debate cojo.

¿Las encuestadoras tienen la obligación de transparentar sus métodos?

Si no hay una definición robusta de sus fichas metodológicas, a la gente le queda la sensación de que la encuesta brinda resultados que son convenientes a quien le contrató.  Si me fijo en Perfiles de Opinión, en la empresa CIES y en Cedatos, todas cumplen una característica común. Todas posicionan en primer lugar a dos candidatos posibles de Alianza PAIS, Lenin Moreno y Jorge Glas; pero Cedatos pone en primer lugar a (Guillermo) Lasso, en algún escenario.

Si en este momento estoy en una instancia de investigación o interés político y quiero saber por qué y qué está pasando en esa encuestadora Cedatos, por qué tiene datos distintos, voy a su ficha técnica y veo que es muy escueta.

Por lo tanto, alguien que está en el mundo de las encuestas o la investigación sabe que ahí puede haber problemas de muestreo, pero en cambio el ciudadano común cree que las encuestadoras no sirven, que no son útiles y que están sacando los resultados para los candidatos que les han contratado.

Hace poco el Instituto de Pensamiento Político ya hizo una gran encuesta. ¿Ese estudio, más las encuestas, no les permite a ciertos analistas enfocar su opinión derivando hacia escenarios y conclusiones equivocadas?

Efectivamente, porque hay una confusión. No sé qué tanto sea cierto en el electorado, pero muchas veces se maneja la hipótesis de que las encuestas posicionan a determinado candidato para jalar cierta opinión pública favorable en pro de ese candidato.

Al ser esos procesos metodológicos poco velados, no tan claros, no tan robustos en la información que brindan, alimentan esa sensación en la ciudadanía. Por lo tanto hago un llamado directo al CNE para que  reglamente mejor un artículo que es bastante vago en el Código de la Democracia. Lo que dice es: las encuestas deberán realizarse en apego a los criterios de las ciencias sociales y las ciencias afines, más o menos.

¿Las encuestadoras y otros van a decir que ya se las quiere regular?

Aquí el problema es que le temen a la regulación. Tal vez la palabra suena fea, no utilicemos regulación, ni control, digamos estándares técnicos, normativa técnica, y  digamos que no es para ningún candidato sino para la transparencia del debate.

Que transparenten cómo hicieron la encuesta, cómo distribuyen la muestra que hoy sí la presentan, pero que vayan más allá y expliquen cómo estratifican esos casos, cuáles fueron las unidades de muestreo utilizadas, qué cobertura geográfica utilizaron, cómo definieron lo urbano y lo rural, cómo generaron sus marcos muestrales, la población objetivo.

¿Que se proponga una composición social con los problemas particulares de cada región?

Efectivamente, el estrato social y el socioeconómico ubicado en esos territorios. Si yo encuesto solamente a uno de ellos y a eso le doy como referencia de que esa es la opinión general, entonces, de alguna manera,  estoy sesgando mi muestra, mis resultados y, por lo tanto, el debate que vamos con la opinión pública será, al menos, no cierto, no claro.

Creo que el CNE tiene la obligación de velar por la transparencia de ese tipo de debate.

¿Habría que pedir una reforma o por lo menos establecer alguna normativa?

El propio Instituto de la Democracia que existe en el CNE podría hacer una convocatoria para un debate sobre estos temas, podría empezar a trabajar en una normativa en conjunto con las propias encuestadoras. Estoy seguro de que Cedatos y todas las encuestadoras serias estarán de acuerdo con que el CNE pueda tener una reglamentación donde no es que se controle, que se impida, sino que pueda decirle a la gente cuáles fueron las referencias técnicas de mayor detalle.

Si el contratante paga para recibir ciertas encuestas y se falsea la información para quedar bien con el contratante, ¿la encuestadora está cometiendo una estafa?

Sí, por eso la transparencia sería útil y buena para todos. Los medios de comunicación se beneficiarían de un debate más eficiente, al igual que el electorado y eso, seguramente, ayudaría para que mañana no aparezcan candidatos diciendo que  serán presidentes. Ahora se ha dado también la moda de decir que las encuestas son una foto del momento, por lo que hay que ver qué pasa más adelante, todos dicen que creen más en las encuestas de carne y hueso, si es así, que los medios de comunicación no saquen noticias a partir de ellas, pero las encuestas son instrumentos válidos de investigación de las Ciencias Sociales modernas y deberían utilizarse bien. Hay una instancia que debería estandarizar o emitir una reglamentación técnica para que se hagan mejor en el país. Creo que el CNE debería iniciar un debate en ese sentido con las propias encuestadoras. (I)

ESCUCHE LA ENTREVISTA COMPLETA AQUÍ

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: