Ejecutivo elabora plan para nuevos créditos

BanEcuador dispone de líneas de crédito de contingencia a largo plazo por $ 200 millones para la recuperación productiva de sectores afectados.
19 de marzo de 2020 00:00

La crisis sanitaria mundial también afectará a la economía nacional, por eso el presidente de la República, Lenín Moreno, adoptó varias medidas de alivio fiscal.

Por ejemplo, los pagos de los aportes al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) de abril y mayo se aplazarán por 90 días para los afiliados voluntarios y sin relación de dependencia.

Esa decisión se suma al anuncio sobre el diferimiento a seis meses en los pagos de impuesto a la renta de abril, mayo y junio para los sectores turísticos, exportadores y pequeños contribuyentes.

Las medidas también incluirán créditos de contingencia a largo plazo para su recuperación productiva.

Las autoridades económicas analizan ayudas a los trabajadores por cuenta propia que viven del día a día y que por esta emergencia ven peligrar sus ingresos.

“Estamos trabajando en un plan especial, este Gobierno nunca los va a dejar solos, sin duda habrá más sectores afectados por la crisis”, manifestó el Mandatario.

Así BanEcuador y Corporación Financiera definieron que  los pagos de marzo, abril y mayo se reestructurarán de la siguiente manera: los intereses no cobrados se repartirán en 12 meses a partir de junio, así como el capital hasta el final del período del crédito.  

 Las personas que se encuentren en mora con el Banco del Seguro Social (Biess), se beneficiarán de una reestructuración y refinanciación de sus préstamos hipotecarios, por lo que tendrán hasta 18 meses de gracia y 30 años de plazo, dijo el presidente.       

BanEcuador, además, resolvió disponer la moratoria de 90 días a todos los negocios que tengan obligaciones crediticias con la entidad. 

También están disponibles líneas de crédito de contingencia a largo plazo para la recuperación productiva de sectores afectados por alrededor de $ 200 millones.

Las medidas también están dirigidas a los pequeños y medianos gobiernos seccionales, que son usuarios del Banco de Desarrollo del Ecuador (BEDE). Ellos podrán solicitar una reestructuración de su deuda para un período de gracia o ampliación de plazo.

Las cooperativas de ahorro y crédito, que tienen recursos de la Corporación Nacional de Finanzas Populares, podrán reprogramar las cuotas de abril y mayo. Y los clientes podrán acceder a un préstamo a 12 meses plazo.

Estas iniciativas gubernamentales motivaron a los bancos privados a hacer algunas concesiones: anunciaron el aplazamiento de hasta 60 días, sin recargos, para el cobro de cuotas de créditos personales, microcréditos y de pequeñas empresas.

Moreno comentó que  los bancos privados también refinanciarán las  deudas de sus clientes, de acuerdo a las necesidades particulares. (I)   

Crisis sanitaria exige la ayuda de todo el país
La crisis sanitaria amerita apoyar las medidas adoptadas por el Estado. Esta es la conclusión de líderes políticos ante el avance de la epidemia del coronavirus.

Al margen de la discusión sobre si las disposiciones son necesarias, lo más importante es priorizar el tema de la salud, manifestó la asambleísta Wilma Andrade, presidenta de la Izquierda Democrática. Comentó que las resoluciones ordenadas pueden parecer extremas, “pero son necesarias, pues buscan impedir que la epidemia se expanda y los ciudadanos no corran riesgos”, apuntó.

La asambleísta recalcó que se debe velar por los desfavorecidos y una vez terminada la crisis todas las autoridades se enfocarán en buscar soluciones a las consecuencias de esta pandemia en el país.

En esta línea Vicente Almeida, jefe de bloque del Partido Social Cristiano-Madera de Guerrero (PSC-MG),  señaló que es prioridad que todos respeten el estado de emergencia decretado por el Gobierno. Aseguró que no es bueno pensar en temas políticos “sino en la manera de superar esta pandemia con unidad de todos los ecuatorianos”.   

Ximena Peña, coordinadora del bloque legislativo de Alianza PAIS (AP), dijo que es primordial apoyar al Gobierno, pues todas las medidas aplicadas son las que se necesitan.  

La oficialista coincidió en señalar que no es el momento de posiciones políticas particulares cuando el Ecuador está en riesgo; la prioridad es la salud de los ecuatorianos. (I)