“Correa está muerto electoralmente, pero vivo políticamente”

- 09 de septiembre de 2020 - 14:55
Archivo

César Ulloa, politólogo, académico y comunicador ecuatoriano, analizó con El Telégrafo las repercusiones de la sentencia contra Rafael Correa por corrupción en el Caso Sobornos 2012 - 2016. El experto prevé que se repita en Ecuador un fenómeno similar a lo ocurrido en otras naciones populistas, como Venezuela o Bolivia, tras la salida del poder de sus líderes; por lo que no califica su ausencia de la papeleta como una "muerte electoral, pero no política".

Sin el expresidente Rafael Correa en la papeleta, ¿Es el fin del correismo?

Inevitablemente no. Hay fenómenos muy parecidos como el de votar por (Juan Domingo) Perón fuera de la Argentina o seguir votando por él ya muerto; o lo mismo que pasa con Venezuela, que se vota por (Hugo) Chávez que está muerto. Es difícil que la inhabilitación política de Correa mate al correismo porque el correismo pasó a ser una estructura. Es una organización que a lo largo de 14 años no ha dejado de producir discurso, convocatoria, movilizaciones, iniciativas de ley, candidatos y tener partido. El correismo si bien está atado a una figura mesiánica, ya tiene una estructura y, por lo tanto, más allá o no que esté el líder en la papeleta, esto significa que la estructura irá por los ideales del líder.

¿Será beneficioso para Andrés Arauz estar en las elecciones sin Correa como binomio?

Diría que en el Ecuador, insisto, se produce lo mismo que en Argentina, Venezuela o Bolivia. Hay un tutelaje porque la figura hegemónica es la que define, decide, arma la lista y aprueba, a través del olfato del instinto, ciertos recursos de lealtad, de fidelidad comprobada para determinar quiénes son los candidatos. Indudablemente, Correa nunca va a poner una figura que él considere le supere. Por eso Chávez escogió a (Nicolás) Maduro o (Evo) Morales a su ministro de Economía (Luis Arce). Si usted hace una encuesta y pregunta quién es Arauz, nadie sabía. A Arauz lo conocen por Correa. Si pierde deja de ser la figura, es la de este momento y luego el correismo buscará otra.

¿Cómo afectará la sentencia ejecutoriada en los comicios presidenciales de 2021?

En las elecciones se va a producir un plebiscito, voto a favor o en contra, de la casación. Esta casación le dio a Correa un margen para victimizarse, que no es algo nuevo en él. Ahora, 14 años de organización (política) y estructura son más fuertes que las tres campañas de (Guillermo) Lasso. No soy partidario del correismo, trato de ser objetivo en lo que produce la figura de Correa. Está muerto electoralmente, pero vivo políticamente.

¿Para algunos correistas esto les convendría para escalar posiciones dentro de la organización?

A todos les conviene que Correa esté porque hasta a los más desconocidos les bastaba con recibir su “bendición” para saltar a la tarima y ganar. Correa puso alcaldes, prefectos, etc.

¿Pero no cree que podría darse un fraccionamiento al interior del correismo?

¿Por qué cree que nunca se han fraccionado? Mientras los indígenas se pelean entre ellos (diferencias entre Pachakutik – Conaie) los otros nunca demuestran sus diferencias hacia afuera, solo con (Lenin) Moreno porque es disidente del proyecto. Cuando hay una estructura, un tutelaje segmentado esto muestra que es más importante un proyecto porque con eso ganan todos y con la bronca pierden todos. Eso no entiende la oposición porque si estuvieran juntos sumarían. El correismo tiene la cualidad del chavismo (Venezuela), del MAS (Bolivia), del Frente Para la Victoria (Argentina), del Partido de los Trabajadores (Brasil); ellos tienen un acuerdo: que ninguna diferencia, bronca o animosidad trascienda.

Hay quienes creen que la ausencia del exmandatario le otorga a los candidatos de derecha una opción real de ganar las elecciones. ¿Cuál es su opinión?

La derecha tiene una opción electoral, pero eso no significa que tenga ganada la elección. Esta alianza electoral, no programática, entre (Jaime) Nebot y Lasso es histórica. No se había visto antes. Esto le ha dado una posibilidad pero dependerá de la estrategia de la campaña. En el Ecuador todo puede suceder.

¿Que otras consecuencias se presentarán en la política nacional por la muerte electoral de Correa?

La consecuencia es que las organizaciones políticas tienen que repensarse en cuanto a la construcción de liderazgos nuevos porque con los líderes que tenían no les alcanzaba para hacerle frente a Correa. Quiere decir que estando afuera Correa hay la posibilidad de que los partidos generen un tipo de liderazgo nuevo. Se viene una época de reconstrucción general indiscutible porque  para Lasso será su última actuación política; (Álvaro) Noboa está más que afuera, Nebot no será más candidato y Gustavo Larrea morirá con el sueño de mantener  su partido. El que puede tener futuras elecciones es Yaku Perez. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP